Lance Armstrong: del cielo al infierno

Lance Armstrong, que debutó en el ciclismo profesional en el año 1992, parecía que iba a tener una carrera llena de triunfos antes de que en 1996 le detectaran un cáncer testicular que apunto estuvo de retirarle. Logró salir adelante. En 1998 volvió y en 1999 se convirtió en una leyenda del deporte. Todo un ejemplo de superación que llegó a ganar 7 Tours de Francia, de forma consecutiva (1999-2005).

Lance Armstrong: del cielo al infierno
La UCI ha desposeído a Armstrong de sus 7 Tours Foto: fotosdeldeporte.blogspot.com

Nacido en 1971 en Austin, Texas, Lance Armstrong saltó al ciclismo profesional en el año 1992 en las filas del equipo Motorola, donde se mantuvo hasta 1996. En 1993 fue cuando el corredor americano se dio a conocer ganando su primera etapa en el  Tour. Además, en ese mismo año, cuando aún  no tenía tanta repercusión en el pelotón, dio la sorpresa al proclamarse campeón del mundo en ruta. A partir de ese momento, las miradas se empezaron a centrar en el joven corredor americano de tan solo 22 años.

La vida de Armstrong cambió en el año 1996 cuando se le diagnosticó un cáncer testicular con metástasis pulmonares y cerebrales. Eso, seguramente, supondría el adiós a su carrera profesional con tan solo 25 años. Pero no fue así, Lance Armstrong se sometió a sesiones de quimioterapia y en 1998 volvió a subirse a la bicicleta como profesional en las filas del Cofidis, equipo en el que no continuó la temporada siguiente. 

En 1999 cuando fichó por el US Postal, llegó su gran momento. Fue cuando logró el primer Tour de su carrera y que le convirtió en todo un ejemplo de superación. Ese triunfo le valió para multiplicar los ingresos de su fundación contra el cáncer, creada en 1997 con el nombre de “Livestrong”.

Pero la cosa no se quedó hay, tras el Tour de 1999, vino el Tour del 2000, y el del 2001 y así hasta el año 2005, cuando ganó su séptima ronda gala consecutiva y decidió poner punto y final a su carrera desde lo alto del podio de los Campos Elíseos.

La retirada no fue definitiva. Tras 3 años alejado del pelotón, en 2008 anunció su decisión de volver al ciclismo profesional en las filas del conjunto Radioshack. En esta nueva aventura logró un 3ª puesto en el Tour del 2009 antes de colgar la bicicleta de forma definitiva en el año 2011.

Armstrong puso así fin a una carrera llena de éxitos y de triunfos, tanto profesionales como personales. Entonces se le consideró todo un ejemplo de superación, el mejor corredor de todos los tiempos, una leyenda del deporte. Lance Armstrong había alcanzado el cielo.

Ahora la Unión Ciclista Internacional (UCI)  le ha desposeído de todas sus victorias logradas desde el 1 de agosto de 1998 por "dopaje masivo". Esto supone el fin de una leyenda del deporte, una leyenda que ha pasado del cielo al infierno.