La extraordinaria temporada de Bradley Wiggins

El ciclista británico recibió el premio a la personalidad deportiva inglesa del año, otorgado por la BBC, de mano de Kate Middleton. El curso ciclista de Wiggins no ha dejado indiferente a nadie.

La extraordinaria temporada de Bradley Wiggins
'Wiggo' afronta 2013 con nuevos desafíos. Foto: AFP.

Sir Bradley Wiggins ha sido el gran dominador de las vueltas por etapas en las que se ha presentado. Ayudado por su gran equipo, Sky, ha culminado el trabajo del proyecto británico. Ganador de la Bicicleta de Oro, ha firmado una temporada de dominio absoluto y ha elevado al ciclismo a un nivel superior en Gran Bretaña. Es una estrella.

Temporada triunfal

Comenzó el año en Algarve, donde 'sólo' firmó el tercer puesto, pero sumó su primera victoria, en la crono. En París-Niza hizo subir sus enteros de cara al Tour de Francia, demostrando un paso adelante, aguantando en todas las cimas con los mejores y rematando en la cronoescalada al Col D'Eze.

Tras ser cuarto en 2009, detrás de Lance Armstrong (temporada de su regreso), Bradley había sido el elegido para liderar el sueño de que un británico ganara un Tour. Tom Simpson o David Millar no lo habían podido concretar. Brillante pistard, dejó atrás once kilos y completó su metamorfosis para ser el líder del proyecto inglés, aunque fracasó en 2010 al no poder aguantar con los mejores.

2011 dejó las primeras trazas, donde dominó en Dauphiné y una caída en la primera semana del Tour llenó su cabeza de interrogantes. Cuestiones que no pudo despejar totalmente en la Vuelta, donde quedó tercero, tras apostar por él como líder. Aquí apareció un 'compañero inesperado'. Fue Chris Froome, que pasó de sorpresa a segundo de la ronda española. 

La victoria en la París-Niza de este 2012 demostró que no había perdido la clase, pero parecía difícil seguir demostrando ese nivel. Su temporada continuó en Cataluña, donde abandonó debido a una fuerte nevada. Volvió ganando al sprint, por increíble que parezca, en Romandía, rematando la ronda helvética en la crono final, para sumar otra carrera a su palmarés.

Sky asombra en Dauphiné

Eligió Dauphiné para probarse de cara al Tour de Francia, su gran objetivo y que parecía más factible sin Alberto Contador (sancionado) y Andy Schleck (lesionado en dicha carrera). Su gran rival sobre el papel fue Cadel Evans, que nada pudo hacer ante el rodillo del Sky, que demostró de lo que era capaz en su máximo nivel. Wiggins dio una sensación de supremacía que hizo que se generaran ciertos debates sobre si él y su equipo secuestrarían el Tour, no dejando ningún margen de maniobra a sus rivales.

Foto:Velonews

El objetivo en la salida oficial de Lieja estaba claro: subir a lo más alto del pódium. Tras un buen prólogo, en la primera etapa en línea, su compañero Froome perdió en una montonera casi tres minutos que a la postre serían decisivos.

Sky demostró su poder en el primer final en alto, La Planche de Belles Filles. Ganó Froome, dejando claro que tenía fuerza para mucho y Wiggins cogió el liderato. Un liderato que ratificó en la crono, donde nadie pudo acercarse. Tenía el peso en su espalda del maillot amarillo.

El conjunto británico controló perfectamente la situación, creando sensación de ser infranqueable. Incluso Wiggins se permitió el lujo de lanzar sprints a Mark Cavendish.

El paso por Pirineos no tuvo ningún problema, salvo en la etapa con final en Peyragudes. En las rampas finales, Froome mostró ser más fuerte y tuvo que esperar a su compañero. Desde ese momento estalló el cruce de declaraciones, que aún no ha terminado, como reconocen sus mujeres y el propio Wiggo en su libro. La crono de Chartres dejó claro que nadie podía hacerle sombra para encumbrarse en París como el primer inglés ganador de la ronda gala.

Nada de celebraciones, quedaba una semana para que el mayor evento deportivo de cuantos existen se disputara en casa. Wiggins fue imagen de los Juegos de Londres, donde tras estar presente en la ceremonia inaugural, al día siguiente, se puso el mono de trabajo para Cavendish, que no pudo rematar el gran trabajo en la prueba en ruta.

Objetivo cumplido, broche de oro en casaFoto: Que.es

En la lucha individual contra el crono, nadie pudo plantarle cara y sumó un nuevo oro olímpico, aparte de los dos que ya consiguiera en pista, uno en Atenas (2004) y otro en Pekín (2008). Con una temporada dorada, llegó el momento para celebraciones (alguna que otra polémica) y para continuar trabajando por el equipo, en carreras como el Tour de Gran Bretaña o el Mundial en Ruta. Así consiguió ser segundo en el World Tour, tras Joaquim Rodríguez.

El susto del año lo dio el pasado 8 de noviembre, cuando fue atropellado, aunque, por suerte, sin consecuencias.

Giro, Tour o las dos en 2013

Llega el momento de plantearse la próxima temporada. Wiggins ha declarado en varias ocasiones y le han confirmado en Sky que puede ir a por el Giro para conseguir dos grandes vueltas. Después podría ir al Tour a ayudar a Froome o hacer la Vuelta para sumar las tres grandes. Pero, en las últimas horas, tras las declaraciones de Froome en The Guardian, ha dejado entrever que podría disputar la Corsa Rosa y el Tour.

A sus 32 años tiene varias opciones, pero el Giro de este año parece una buena elección, dejando a Froome el peso en la ronda gala. También podría ser criticado por no defender su corona. Sea como fuere, Wiggins aprovecha estos días para divertirse, al tiempo que entrena, actuando o creando un equipo para féminas, a la vez que es imagen de todos los medios de comunicación. En Inglaterra se ha desatado la 'Wigginsmanía'.