A un salto del vacío

Sam worthington encarna en esta película, Al borde del abismo, a un ex policía que es acusado de robar un valioso diamante a un pez gordo. Escapa de la cárcel una vez ideado un plan vertiginoso para demostrar su inocencia mientras amenaza con saltar al vacío desde la cornisa de un gran edificio de Nueva York.

A un salto del vacío
A un salto del vacío

Si buscáis entretenimiento, ahora mismo en todos los cines españoles hay una  película que cumple con ello: Al borde del abismo (Man on a ledge). Dirigida por Asger Leth, este filme sigue una línea argumental similiar a la de Enlace mortal (2003), dirigida por el mismo director, en la que la trama se desarrollaba en una cabina telefónica, mientras un francotirador apuntaba al protagonista para asegurarse de que acataba sus órdenes. 

Por el contrario, Al borde del abismo se basa en la historia de Nick Cassidy (Sam Worthington, Furia de Titanes o Avatar), ex policía que fue a la cárcel al ser culpado de un robo que nunca cometió. Para poder demostrar al mundo su inocencia, decide fugarse de la cárcel  e idea un ambicioso, pero peligroso plan  desde la cornisa de uno de los pisosmás famosos del hotel Roosevelt de Nueva York, cornisa desde la que amenza con tirarse. Su plan cuenta con la participación de su hermano, Joey Cassidy (Jamie Bell) y su cuñada, Angie (Génesis Rodríguez, la hija de El Puma) cuyo objetivo será  verificar que el diamante  del que se le acusa haber robado sigue en manos de su dueño y que nunca le fue sustraído ni arrebatado de sus manos. Resulta que justo en frente del edicio desde el que el protagonista planea armar todo el escándalo, se encuentra la joyería del malo malísimo que le acusó del robo y joyería en la que tanto el hermano como la cuñada de Cassidy, Joey y Angie, se colarán para averiguar dónde está el diamante y conseguirlo para demsotrar a la prensa que Nick Cassidy es  inocente. 

El hilo argumental de esta película se desarrolla, en su mayoría, desde la cornisa en la que Sam Worthington anda como por su casa, se fuma algún que otro cigarrillo, lanza dinero al vacío para distraer a los policías y dar más tiempo a su hermano para obtener la joya, le da morbo al público amenzando con saltar al vacío y da noticia a la comunicación mediática neoyorquina. Los numerosos planos en los que la altura del edificio es plasmada, traslada el vértigo del protagonista a sus espectadores. 

En esta película observamos el salto a  la gran pantalla de la protagonista de varios culebrones, Génesis Rodríguez, en telenovelas como Dame chocolate, Doña Bárbara y el clásico donde se dio a conocer, Prisionera, logrando un gran cambio de registro, deja de ser esa niña llorona y víctima para ser una mujer dura, toda una experta en escaladas y en colarse por los conductos de ventilación. 

El mejor recurso del que se vale este filme para poder descomprimir el vértigo de los espectodores con esos durísimas escenas desde alturas infinitas en las que si llegas a caer pones el asfalto bonito, es el humor. Para ello se pone bajo la luz del foco a Joey Cassidy y Angie, a los que veremos discutir en momentos de gran tensión y lucha por obtener la joya más preciada de un magnate muy peligroso que tiene a la policía comiendo de su mano. Aunque se trate de una película comercial en la que la historia que cuente defienda el honor y la justicia, cuyo fin es únicamente el entretenimiento he de decir, y lo podéis comprobar cuando la veáis, que la película no tiene desperdicio ninguno, plantea una reflexión increíble y te mantiene en vilo desde el principio hasta el final. Sin duda, una cinta que merece ser vista por toda la familia, más que ver películas que no contribuyen nada con el cine o quedarse en casa viendo la basura que se emite por ciertos canales de televisión. 

El tema de trasfondo de la historia que se narra en este filme, el honor, la valía por demostrar la inociencia, da mucho  en lo que pensar. Pues, ¿hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar para demostrar nuestra inocencia? ¿Estarías dispuesto a saltar al vacío por honor?