Análisis Goya 2013: Mejor película europea

'Intocable', ‘Shame’, ‘En la casa’ y ‘De óxido y hueso’ competirán este domingo por hacerse con el Goya a la Mejor película europea del 2012. Una categoría bastante abierta en la que la francesa ‘Intocable’, gracias al gran éxito que obtuvo en nuestro país, parece partir con ligera ventaja para hacerse con el galardón que otorga la Academia de Cine de España.

Análisis Goya 2013: Mejor película europea
Las finalistas al Goya a la Mejor película europea. / Foto: unblogdepelicula.com

La próxima gala de entrega de los Goya, en su 27ª edición, va a contar con un claro país protagonista en la categoría de Mejor película europea. Y es que el país vecino, Francia, ha conseguido introducir hasta tres películas finalistas candidatas a hacerse con el máximo reconocimiento que la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas otorga a la Mejor película europea del 2012. Intocable, En la casa y De óxido y hueso competirán contra la británica Shame en una edición con mucho sabor francés.

Rivalidades deportivas aparte; el cine francés goza de una gran popularidad y aceptación entre el público español, y eso suele verse reflejado año tras año en las nominaciones de la Academia. En los últimos diez años once películas francesas fueron finalistas al Goya a la Mejor película europea y en dos se hicieron con el preciado galardón: The Artist (2012) y Amelie (2002).

Otra curiosidad que nos ha dejado esta categoría en los últimos años es que las vencedoras de las tres últimas ediciones se hicieron a su vez con el Oscar a la Mejor película de su año. The Artist (2012), El discurso del Rey (2011) y Slumdog Millionaire (2010) cerraron un año cargado de éxitos consiguiendo el doble reconocimiento de dos de las academias de cine con mayor prestigio internacional. Sin embargo, este año no podrá perpetuarse esta curiosa coincidencia al no haber conseguido, ninguna de las finalistas, una nominación en la próxima edición de los Oscar. Intocable, la película que más opciones tenía de competir por los dos galardones este año, quedó fuera de la categoría de Mejor película de habla no inglesa contra todo pronóstico en la selección final.

Sorprende la ausencia de la exitosa película franco-germano-austríaca de Michael Haneke, Amor, elegida Mejor película europea del 2012 y candidata a cinco premios Oscar (Mejor película, Mejor director, Mejor guión original, Mejor actriz principal y Mejor película de habla no inglesa).

Repasemos las películas finalistas al Goya a la Mejor película europea de esta edición:

Intocable de Olivier Nakache y Eric Toledano

Intocable parte, a priori, con cierta ventaja sobre las demás para hacerse con el Goya a la Mejor película europea. Esta película obtuvo un gran éxito en nuestro país convirtiéndose en una de las cintas más taquilleras del 2012 con una recaudación de más de 16 millones de euros.

Cuenta la historia de la relación entre un aristócrata francés tetrapléjico y su nuevo cuidador, un negro en paro procedente de los suburbios de París. Dos hombres, interpretados magistralmente por François Cluzet y Omar Sy, con distintas actitudes frente a la vida y con personalidades radicalmente opuestas que terminarán por complementarse y perfeccionarse en esta película llena de amor, de optimismo y de vida.

Premiar a ‘Intocable’ sería apostar por la comedia, pues estamos ante una película tremendamente divertida e inteligente que, aunque pueda carecer de cierto grado de profundidad a la hora de ser elegida por los académicos, hace disfrutar al espectador como nunca. Es, sin duda, la preferida del público.

Shame de Steve McQueen

El trabajo del director británico, tal vez el más completo de los finalistas, ha sido alabado y odiado a partes iguales.  Después de triunfar en el Festival de Venecia en 2011 y de cosechar alguna nominación importante, sobre todo en las categorías de mejor actor principal, fue totalmente olvidada en los Oscar del año pasado donde ni siquiera destacaron la soberbia interpretación de Michael Fassbender en el papel de un adicto al sexo que vuelve a convivir con su hermana (Carey Mulligan) tiempo después. Una relación llena de pasión y sufrimiento entre dos personas incapaces de amar y marcadas por un pasado del que jamás podrán escapar.

Tal vez por ser demasiado realista, visceral y explícita; este demoledor trabajo, respaldado por la crítica, pasó por la cartelera española de puntillas y sin hacer mucho ruido. Ahora, en esta edición de los Goya, tiene un nuevo reconocimiento y una última oportunidad de hacerse con un importante galardón que, en caso de conseguirlo, estaría más que merecido.

En la casa de François Ozon

Un profesor, un alumno y una relación bastante atípica entre ambos. En la casa sería la apuesta más arriesgada de la Academia por su originalidad, descaro y frescura. La realidad y la ficción se entremezclan y se fusionan manteniendo siempre un nexo de unión a través de la Literatura. Esta película, meticulosa y absorbente, tiene su punto fuerte en los diálogos y en el modo en el que juega con el espectador al que convierte en observador privilegiado al guiarle a introducirse "en la casa" también.

En España entró fuerte ganando la Concha de Oro a la Mejor película y el Mejor guión en el Festival de Cine de San Sebastián. Sin embargo, su presencia en la taquilla española fue bastante discreta ¿Volverá a triunfar en territorio nacional? No cabe duda de que también sería justa vencedora de esta edición en caso de hacerse con el galardón.

De óxido y hueso de Jacques Audiard

Jacques Audiard repite nominación a los Goya, después de la que consiguió en 2010 por Un profeta, con la que tal vez pueda ser la película más irregular de las cuatro y la menos favorita para hacerse con el galardón. De óxido y hueso sería la apuesta por el drama y el romanticismo.

Cuenta la historia de Alí (Matthias Schoenaerts), un hombre solitario e impulsivo que de pronto tiene que hacerse cargo de su hijo. Sin hogar ni trabajo se refugia en casa de su hermana en Antibes donde conoce a Stéphanie, una domadora de orcas interpretada por una maravillosa Marion Cotillard, cuya vida se ha visto radicalmente truncada a raíz de un desafortunado accidente.

El amor, el sufrimiento humano y la capacidad de superación son los ingredientes de este trabajo ambientado en el escenario menos glamuroso de la Costa Azul.

Cuatro películas, tres francesas y una británica. Cuatro candidatas a hacerse con el Goya a la Mejor película europea en la próxima gala de entrega de los premios. Cuatro estilos y cuatro historias muy distintas con un elemento en común: relaciones poco convencionales entre dos personas.

¿Quién se llevará el preciado galardón? ¿El aristócrata tetrapléjico y su cuidador negro amante del rap? ¿El adicto al sexo y su inestable hermana pequeña que nos conmocionó versionando el ‘New York, New York’? ¿El profesor frustrado y obsesionado con su misterioso y oscuro alumno aventajado? ¿O el impredecible pero bondadoso boxeador clandestino y la bella e inválida domadora de orcas? Hagan sus apuestas.