Victoria, pero pobre imagen de Inglaterra en el debut de Hodgson

Inglaterra venció por 0-1 a Noruega el día en el que Roy Hodgson debutaba como seleccionador. Mejor resultado que juego para los ingleses, que vieron como Noruega les dominó el encuentro prácticamente en su totalidad.

Victoria, pero pobre imagen de Inglaterra en el debut de Hodgson
Ashley Young en el momento de marcar el gol. Imagen: Telegraph.
Noruega
0
1
Inglaterra
Noruega: Jarstein; Hogli (Ruud, min. 40), Hangeland, Demidov, Riise; Elyonoussi, Henriksen (Verisha, min. 84), Tettey (Jenssen, min. 90), Pedersen (Grindheim, min. 62), Braaten (Husekleep, min. 74) y Abdellaoue.
Inglaterra: Green; Jones (Kelly, min. 88), Jagielka, Lescott, Baines; Milner, Parker (Walcott, min. 56), Gerrard (Barry min. 46), Downing (Adam Johnson, min. 85); Young (Oxlade-Chamberlain, min. 73) y Carroll. Henderson entró por Barry en el 73.
MARCADOR: 0-1, min. 9, Ashley Young.
ÁRBITRO: Michael Weiner (ALE) No amonestó a ningún jugador.
INCIDENCIAS: Partido amistoso entre Noruega e Inglaterra, para preparar estos últimos su concurso en la Eurocopa de naciones 2012. El encuentró se disputó en el Ullevaal Stadion de Oslo, que registró una buena entrada pero no se llenó. Muchos aficionados ingleses presenciaron el partido en directo.

Victoria el día del debut para Hodgson. Buen resultado, pero dando una imagen muy mejorable si quiere hacer algo importante esta Eurocopa. Noruega fue claro dominador del juego durante la mayor parte del tiempo. Quiero y no puedo de los noruegos. Pusieron mucho empeño, crearon más ocasiones, tuvieron más el balón, pero sucumbieron a la pegada de los de Hodgson.

La mano del veterano técnico inglés es ya fácilmente reconocible. Echando un rápido vistazo a la disposición de los futbolistas en el terreno de juego, se aprecia sin dificultad el clásico 4-4-2. Carroll, para muchos una de las sorpresas de la convocatoria, tiene visos de ser una pieza clave en el organigrama ofensivo de Hodgson. El delantero del Liverpool fue siempre la primera opción de ataque de Inglaterra.

A Inglaterra no le importó ceder el protagonismo al rival. Desde el principió los ataques fueron poco elaborados, veloces, buscando directamente a Carroll, o abriendo el juego a las bandas, y posteriormente colgando balones al área. En el minuto tres, el delantero del Liverpool pudo abrir el marcador mediante un acrobático remate de cabeza tras centro de Downing desde la izquierda.

En la primera parte, hubo fases en las que Inglaterra intento controlar más el esférico, pero no llegó a fabricar ninguna ocasión así. Se la veía más cómoda aguantando atrás con las dos líneas muy juntas y Carroll y Young esperando cualquier balón largo para crear peligro.

Así llegó el primer tanto, obra de Ashley Young, gracias a un balón largo tras una pérdida del equipo local. Young controló con mucho espacio por delante y al llegar al borde del área se sacó de la chistera un recorte sublime que lo dejó sólo frente a Jarstein, al que batió cruzándola con la izquierda. Al ver la alineación sorprendió que el del United jugase centrado, siendo él un jugador de banda.

Reacción de Noruega

Poco tardaron, sin embargo, los noruegos en reaccionar. Henriksen hizo que Green tuviera que esmerarse para mandar a saque de esquina un potente disparo desde la derecha. En ese mismo corner, el zurdo Pedersen mandó el balón al palo, en lo que pudo ser un gol olímpico. A partir de ahí, monopolio del balón para Noruega. No se le veía incomoda a Inglaterra en esa tesitura. La baja calidad de la selección escandinava también ayudo a la comodidad de los ingleses. Los locales lo intentaban, pero no creo peligro real más allá de las jugadas de estrategia.

Hasta el descanso, los Pross sólo dispusieron de una oportunidad clara, también al contragolpe. Una bonita jugada de Milner, recortando en el área, acabo en manos de Jarstein, que detuvo en dos tiempos. Aparte de eso, poco de Inglaterra. Cuando intentó tocar el balón algo más, se vieron muchas carencias en la circulación. No tenían muchas ideas para salir jugándola desde la defensa.

A poco para el final de la primera parte, Steven Gerrard cometió una dura falta sobre el lateral zurdo de Noruega Hogli. La infracción parecía merecedora de tarjeta amarilla pero el colegiado no lo estimó así. Hogli no pudo seguir y tuvo que ser sustituido por Ruud. Desde ese momento, cada vez que Gerrard tocaba el balón el público local lo abucheaba.

Monólogo noruego en la segunda mitad

Puede que para ahorrarle ese mal trago, Hodgson decidió sustituir al capitán en el descanso, y dio entrada a Barry. Parecían haber despertado algo los visitantes. En el 47 Baines a punto estuvo de marcar de falta directa, pero el meta noruego se estiró bien y mandó el balón a corner. Un minuto después, Jones controló el balón en el lateral derecho y avanzó. Nadie la salía al paso por lo que se plantó en el borde del área finalizó la jugada con un potente disparo que golpeó en el palo.

A partir de ahí poco más supo de Inglaterra Jarstein. El balón apenas salió del medio del campo ingles, y noruega con más ganas que ideas inquietó la meta de Green. Los de Hodgson, al más puro estilo Chelsea, juntaron la linea defensiva y la medular y se dedicaron a defenderse durante toda la segunda mitad. Riise, en el 62, tuvo el gol cerca, pero Green anduvo rápido de reflejos ante el potente disparo del lateral.

Ambos seleccionadores decidieron mover el banquillo en la segunda mitad, pero el guion del partido no varió. Por parte de Inglaterra entraron Walcott, Oxlade-Chamberlain o Adam Johnson, pero ninguno consiguió dinamitar el encuentro. Gareth Barry, que había entrado tras el descanso por Gerrard tuvo que ser sustituido en el 73 por problemas musculares. En su lugar entró Henderson.