Ferrari 2012: en busca de la gloria perdida

El objetivo de la escudería de Maranello para este año no es otro que el de volver a ganar un mundial tras cuatro temporadas de sequía. Fernando Alonso busca su tercer mundial, que sería el primero con Ferrari. Por su parte, Felipe Massa se enfrenta al que podría ser su último año en el equipo del cabalino rampante de no recuperar el nivel demostrado en sus primeras temporadas.

Ferrari 2012: en busca de la gloria perdida
Ferrari 2012: en busca de la gloria perdida

Ferrari quiere volver a pertenecer al grupo de favoritos en la lucha por el mundial, cosa que nunca logró conseguir a lo largo de 2011. La escudería busca revertir la situación a la que le ha relegado el equipo de las bebidas energéticas, Red Bull, durante los últimos dos años.

El nuevo cambio de reglamento para la máxima competición automovilística busca mermar el dominio aplastante ejercido por los actuales campeones del mundo, Red Bull y Sebastian Vettel. En la escudería italiana mantienen la esperanza de que sus ingenieros, liderados por Pat Fry, den con la tecla que les permita volver al pedestal de donde no debieron haberse bajado.

Los registros logrados por Ferrari en 2011 no son difíciles de superar: una sola victoria y ocho podios; todos logrados por Fernando Alonso. Los guarismos finales fueron de 375 puntos, lo que les otorgó la tercera posición tras Red Bull y McLaren.

F2012, el arma de Ferrari para volver a lo más alto

La escudería de Maranello avisó, a mediados de la temporada pasada, de que, de no mejorar los resultados obtenidos, a partir del último tercio de la temporada se dedicaría, única y exclusivamente, al desarrollo del monoplaza del año siguiente.

El F2012 fue presentado el día 3 de febrero en la propia sede de Ferrari. Algo había que cambiar dados los resultados obtenidos la temporada anterior. Y, desde luego, algo ha cambiado. Al contrario que otros equipos, como Red Bull, no ha basado el nuevo proyecto en una evolución del anterior, sino que ha buscado la innovación desde el primer boceto. La reglamentación de esta temporada exige que la altura del morro se encuentre a 55 centímetros, problema que los italianos han solucionado con el, ya famoso, morro delfín. La ausencia de los escapes sopladores ha sido suplida con el espacio que queda libre debajo del morro y los laterales, de modo que se gana el sustento aerodinámico perdido con la ausencia de aquellos.

La revolución de Ferrari también se manifiesta en la nueva solución ideada para las suspensiones. Han cambiado del sistema push rod (empujadores) al pull rod (tiradores). Este nuevo sistema permite que pase más aire hacia la parte trasera del monoplaza, ganando más apoyo aerodinámico.

Fernando Alonso, en busca del, tan ansiado, tricampeonato

El piloto asturiano quiere volver a ser el firme candidato al título que fue en 2010 y redimirse, así, de una frustrante temporada 2011, en la que sólo consiguió imponerse en un gran premio, el del Reino Unido, y bajo unas circunstancias especiales, pues no estuvo permitido el uso de los escapes soplados en la carrera. Pero, sin duda alguna, el objetivo final es convertirse, de nuevo, en campeón del mundo. De lograrlo, sería el piloto más joven de la historia en lograr el tricampeonato. Rebajaría el récord marcado por el legendario Ayrton Senna en 1991, cuando se proclamó tricampeón con 31 años y 227 días. Es, a su vez, la última oportunidad que tiene de asaltar tal marca.

El currículum de Fernando Alonso invita a pensar que es el gran candidato a poner en dificultades al binomio que forman Sebastian Vettel y Red Bull, que han dominado la Fórmula 1 durante el último año. Fernando ya ha demostrado que con un coche poco competitivo ha hecho milagros, así que si Ferrari fuese capaz de proporcionarle un buen coche, todo invita a pensar que el piloto español volvería a situarse con regularidad en lo más alto del podio.

A Fernando Alonso lo avalan los dos campeonatos logrados de forma consecutiva en los años 2005 y 2006 a manos del Renault. En aquellos años disfrutó de un coche siempre con garantías, aunque sin ser  el mejor. Aun así, se sobrepuso a la presión a la fue sometido, primero, por Kimi Räikkönen y, luego, por Michael Schumacher. Son precedentes alentadores que invitan a pensar que, si como se ha dicho, Ferrari es capaz de suministrarle un monoplaza con mayores garantías que el precedente, estará, sin lugar a dudas, en la pelea por el cetro mundial.

Felipe Massa, a recuperar la competitividad perdida

La temporada 2012 se presenta para el piloto brasileño como la última oportunidad para demostrar que es un digno miembro de la familia Ferrari. Felipe viene mostrando una progresiva pérdida de competitividad desde que sufrió allá por el mes de julio de 2009 durante la disputa del Gran Premio de Hungría. Aquel incidente cortó en seco una trayectoria ascendente aquella temporada y parece que todavía no ha sido capaz de recuperarse del mismo. Si la temporada 2010 estuvo por debajo del nivel mostrado por su compañero de equipo, siendo incapaz de ganar ni siquiera una carrera, la temporada 2011 fue, directamente, penosa para el paulista: ni siquiera una tercera posición en todo el año, pues no pasó del quinto puesto.

El brasileño aspira a volver a conseguir subirse al podio con regularidad, como cuando estuvo luchando por el campeonato de 2008. De no ser así, muchos son los rumores que apuntan a que podría ser el último ejercicio de Massa en la plantilla de Ferrari. A pesar de que, desde la cúpula, los mensajes han sido de apoyo al paulista, es evidente que hay era un candidato a suplir a Felipe como segundo piloto en la escudería del cabalino rampante.

Pretemporada 2012: fiabilidad como punto fuerte

Lo mostrado hasta ahora por el equipo Ferrari hace pensar que se debe mejorar bastante si se quiere aspirar a ganar el campeonato. Tras finalizar las dos primeras tandas de entrenamientos de pretemporada, las celebradas en Jerez y Montmeló, las conclusiones son confusas. Si hemos de atenernos al nivel que se ha expuesto en pista, todo parece negro, pues los tiempos rara vez se han situado en la parte noble de la tabla de tiempos. Pero, si por el contrario, hacemos caso a lo declarado por Fernando Alonso, no debemos tener en cuenta ninguno de los resultados, pues son circunstanciales y poco fiables.

Los pilotos de Ferrari han completado cuatro días, cada uno, de ensayos, dos días por circuito (Massa lleva un día más, pues ayer fue el piloto elegido por Ferrari para poner en pista el monoplaza). El brasileño, teniendo en cuenta los datos de Jerez y de los primeros test de Montmeló, ha completado más de cien vueltas más que el bicampeón español: Massa ha realizado 351 giros (456 teniendo en cuenta los de ayer) por 268 del español. A pesar de lo dispar de los datos, la escudería italiana ha sido capaz de llevar a cabo todo su programa de pruebas hasta el momento.

Hasta la fecha, sólo un día ha sido capaz de liderar la tabla de tiempos un monoplaza de Ferrari, hecho logrado por Alonso en las últimas pruebas llevadas a cabo en Jerez. Esto no es un dato preocupante, pues, por ejemplo, Red Bull también ha marcado el mejor tiempo en, tan solo, una sola ocasión. Las escuderías punteras dejan los puestos de mayor protagonismo a las más humildes, que, al rodar más descargadas, se alzan con mejores tiempos, hecho que tiene como fin el atraer la mayor cantidad posible de patrocinadores.

El trabajo de Ferrari se ha enfocado en comprender el comportamiento aerodinámico del coche y en la fiabilidad. El nuevo monoplaza ha conseguido calentar las ruedas de forma más rápida que su predecesor, uno de los motivos por el cual, en la escudería italiana, han decidido centrarse en las tandas largas en vez de en las cortas, frente a las que se sienten más seguros.

Ferrari ha sido una de las pocas escuderías que ha sido capaz de llevar a cabo simulacros de carrera con una buena media de tiempos, aunque, en términos absolutos, siguen estando detrás de los favoritos, si bien no tanto como la temporada pasada.

Todo lo anterior parece indicar que Ferrari se va a situar en el pelotón de cabeza de cara a la nueva temporada. Eso sí, si quiere evitar sufrir, debería mejorar aún algo más de cara al Gran Premio de Australia, pues Red Bull se perfila como la favorita a conseguir la primera victoria de la temporada.