Mercedes GP 2012: la continuidad como camino hacia el podio

La escudería germana espera el inicio de la nueva temporada con el objetivo de mejorar los resultados de la pasada campaña y dejar atrás la irregularidad de la escudería. El MGP W03 contiene varias novedades con las que se buscará encontrar la competitividad en un equipo joven. El tándem alemán Schumacher-Rosberg exprimirá al máximo el rendimiento de un bólido que se ha mostrado sólido y fiable en las simulaciones de carrera.

Mercedes GP 2012: la continuidad como camino hacia el podio
Mercedes GP 2012: la continuidad como camino hacia el podio

Tras la consumación en 2010 de Mercedes GP como escudería, comenzó la carrera de fondo de Ross Brawn tras los éxitos del año anterior. La llegada del heptacampeón Michael Schumacher supuso un extra para un equipo que, sin embargo, cerró una temporada floja en 2010 y una siguiente, marcada por luces y sombras. 

Entre las victorias de Red Bull y el dedo índice al aire de Sebastian Vettel durante todo el 2011, Mercedes continuó trabajando para la nueva temporada. Los pronósticos positivos surgen cada día y las casas de apuestas atesoran alrededor de la escudería germana. Para alcanzar tan altas expectativas, Brawn apostará por un nuevo modelo Mercedes cerró una temporada 2010 entre luces y sombras de bólido. Por ello, los ingenieros han trabajado seriamente durante los meses previos a la nueva temporada y varias son las innovaciones aplicadas al coche. Tal ha sido el nivel de secretismo dentro de la escudería, que, al igual que ya hiciera su predecesor Brawn GP en 2009 con el doble difusor que sentenció el año, no se conoció la esencia del nuevo bólido hasta su presentación, pospuesta en lo máximo posible. 

A las novedades mecánicas cabe añadir la permanencia de los mismos pilotos de las anteriores dos campañas: el joven Nico Rosberg y el veterano campeón Michael Schumacher. La experiencia del segundo no fue suficiente para frenar el ánimo novato del germano-finés, que terminó ganándole la partida por resultados en el 2011. A pesar de esto, ambos forman un equipo de garantías para continuar con la evolución de Mercedes GP en la Fórmula 1, una escudería llamada a seguir la estela gloriosa de su antecesora Brawn GP. 

MGP W03 y su W-duct como principal novedad

La expectación que el nuevo monoplaza de Mercedes había generado en todos los medios especializados y en los fans de la Fórmula 1 se vio saciada en la presentación del W03 en el Circuit de Catalunya.

En términos generales, el monoplaza del equipo de Brackley es bastante continuador con respecto al del año pasado y muchos conceptos son prácticamente similares. Donde otros equipos, incluso de la parte media de la parrilla, han innovado, los germanos han preferido continuar. A pesar de que el monoplaza no fue, precisamente, uno de los más rápidos del 2011.

Parece que la gran arma de Mercedes se esconde en dos aspectos claves donde sí ha habido una clara evolución: el alerón delantero y el difusor. El primero es, como el de casi toda la parrilla, de tipo ‘delfín’ o ‘pato’, pero en éste no se pueden ver raras hendiduras o entradas de aire como en el Williams, Red Bull o Sauber. 

Además, los germanos han incluido el sistema del W-Duct o conducto que dirige los flujos de aire desde esa entrada hasta distintas zonas del alerón delantero y sus aledaños para generar mucha más carga aerodinámica en esta parte del coche. Esto permitiría, entre otras cosas, que el paso por curva fuese mayor, ganando alguna décima por vuelta. A diferencia de lo que ocurría con el conducto F prohibido en 2011, el sistema de Mercedes es completamente pasivo y no requiere de partes móviles, por lo que es completamente legal. 

El cambio más importante del W03 se encuentra en el chasis Ahora bien, si se desciende por la parte delantera del coche se observa cómo el ala ha evolucionado mucho. No de forma original, pero introduciendo elementos novedosos de Red Bull, McLaren y Ferrari, como el torneado del plano principal en el centro y laterales del alerón, que dirigen mejor los flujos de aire por la parte inferior del coche, las cajas superiores y los deflectores tipo ‘gaviota’.

En los escapes, los hombres de Ross Brawn no se han atrevido con soluciones agresivas, en los límites del reglamento, como sí han hecho Ferrari y McLaren. Prácticamente no sobresalen, pero parecen más cercanos a la norma que los de las escuderías anteriores. En cuanto a las suspensiones no se ha visto una gran evolución, simplemente presentan unos brazos más anchos y largos, sobre todo, en la suspensión trasera, que parece un más adelantada.

Un cambio significativo que se aprecia en el W03 se localiza en el chasis. Los ingenieros de la escudería germana han optado por estrechar dicha zona, lo que trae notables beneficios en la direccionalidad de los flujos de aire a la parte trasera para crear la ansiada carga aerodinámica en esta zona, perdida en gran medida por la prohibición de los escapes sopladores.

El Káiser quiere volver a ganar

Desde que Michael Schumacher debutó en la Fórmula 1 casi de casualidad a las órdenes de Eddie Jordan en 1991, el piloto alemán ha conseguido siete campeonatos mundiales, dos con Benetton Formula y cinco con Ferrari

Tras alcanzar el Olimpo deportivo, el 10 de septiembre de 2006, Schumacher anunció su retirada al final de la temporada, con 37 años y con más de 25 dedicados a la competición y 16 en la Fórmula 1. Sin embargo, después de sonar como sustituto de Felipe Massa por lesión en 2009, en diciembre de ese mismo año se confirmó su regreso para la temporada 2010, esta vez ligado a la nueva escudería Mercedes GP.

Los números desde entonces no han sido favorables para el veterano de la Fórmula 1, en comparación con los de su compañero de equipo Nico Rosberg. A pesar de ello, Michael no ha dejado de ser el estandarte de la escudería. Es el hombre emblema, la orgullosa bandera del equipo, situación que todos tienen asimilada en el seno de la familia de Mercedes.

Rosberg, el descaro al servicio de Mercedes

El 29 de octubre de 2009, mientras aún corría para el equipo Williams, Rosberg anunció a la prensa que dejaba el equipo al finalizar la temporada, poniendo así fin a una relación de cuatro años con la escudería. Entonces, el piloto alemán fichó por el nuevo equipo Mercedes Grand Prix, sucesor de Brawn GP.

Los resultados han sido positivos para el piloto de veintiséis años, pues los puntos y la clasificación final de 2010 otorgan más crédito al joven alemán que a su veterano compañero: parciales de 3-16 en clasificación y 7-12 en carrera a su favor.

La sólida trayectoria del germano-finés lo ha asentado en lo más alto de la élite de pilotos. El 2012 dirá si la buena madera que se entrevé a Rosberg sirve para tallar la figura de un campeón.

Pretemporada 2012: solidez y buen ritmo para mejorar

La primera semana en Barcelona sirvió para debutar el nuevo W03 y almacenar la máxima información acerca del monoplaza. La segunda semana, y con la información ya recibida bien estudiada, el equipo prevé realizar una gran evolución en el bólido, que podrán probar los cuatro días en Montmeló antes de zarpar hacia Melbourne.

Según informa la escudería, las pruebas realizadas en la factoría y simulador coinciden con los resultados de los primeros entrenamientos, por lo que el equipo está muy satisfecha con el W03.  

Pese a las novedades nombradas, no parece que el Mercedes sea un monoplaza revolucionario, pero habrá que ver cómo funciona sobre la pista. Al menos, ambos pilotos han demostrado que, por ahora, el bólido tiene fiabilidad, bastante solidez en las tandas largas y un buen ritmo en las simulaciones de carrera.