Ferrari no puede relajarse; los rivales están muy fuerte

Ferrari no puede relajarse; los rivales están muy fuerte

Con la carrera disputada el domingo pasado en Hungría ya solo quedan nueve carreras del mundial de Fórmula 1. Actualmente el líder del mundial, como todos ustedes sabéis, es Fernando Alonso. Sin embargo no cuenta con el mejor monoplaza para poder defender con holgura sus opciones al que sería su tercer título de Fórmula 1.

Contundentes fueron las declaraciones de Pat Fry, director técnico de Ferrari, al finalizar los últimos test de pretemporada: "No, ahora mismo nos excluimos para terminar entre los tres primeros". Antes de empezar la temporada sabían que el coche no era el mejor de la parrilla, sin lugar a dudas. Lo predijeron, y aseguraron que sufrirían durante las primeras cuatro carreras lejos de Europa y que hasta el GP de España el F2012 no contaría con ninguna mejora. Solo hay que ver los resultados de Alonso para confirmar la predicción que tenía el equipo de Maranello: cuarto puesto en Australia, noveno en China y séptimo en Bahrein. Esos resultados sin contar la victoria que obtuvo el bicampeón en Malasia, sobre el asfalto mojado. A pesar de la falta de competitividad del monoplaza rojo, el piloto español consiguió minimizar al máximo los daños.

Llegó España, y muchos estaban expectante para ver la mejora del coche italiano. La mejora ya se vio en la clasificación al lograr el mejor tercer tiempo, por detrás del Williams de Pastor Maldonado y el McLaren de Lewis Hamilton. La carrera finalizó segundo, tras el venezolano Maldonado, ya que Lewis Hamilton fue sancionado tras la clasificación y tuvo que salir desde la última posición. A partir de España el monoplaza ha estado en el podio en todas las carreras, excepto en Canadá, debido a un fallo en la estrategia, y Hungría. Incluso ha ganado dos carreras: en Valencia saliendo desde la undécima posición, una de las victorias más recordadas para los aficionados del español, y la del Gran Premio de Alemania.

Buenos ritmo en carrera, exceptuando el último Gran Premio de Hungría, pero mejor ritmo sobre el asfalto mojado. El mejor ejemplo es que las últimas dos poles conseguidas, en Gran Bretaña y Hungría, fueron sobre el asfalto mojado. En Alemania supo mantener las acometidas de Button y Vettel para conseguir la victoria, pero en Gran Bretaña fue superado por Mark Webber en la última parte de la carrera y tuvo que conformarse con segundo puesto. 

El ritmo a una vuelta, es el punto a mejorar. Si no contamos las poles de Alemania y Gran Bretaña sobre mojado, el mejor puesto de Alonso en una clasificación fue el tercero en Montmelo (si contamos el tiempo marcado por Hamilton). Incluso en Valencia, que ganó la carrera, no consiguió pasar a la Q3. En seco, hasta ahora, no ha podido luchar ninguna pole de tú a tú con sus rivales.

Los rivales mejoran, no hay tiempo para la relajación. Personalmente, yo creo que Alonso consiguió ganar en Valencia y Alemania sin tener el mejor coche de la parrilla. Recordamos que en Valencia hizo una magnífica remontada, pero se vio beneficiado de varios factores: el safety car que hizo desaparecer los segundos de desventaja que contaba con los de arriba, el error en el pit stop de Hamilton que le costó ser adelantado por el español y el abandono de Sebastian Vettel, que era mucho más rápido que el resto. En Alemania, donde se vio beneficiado de la pole conseguida sobre mojado, mantuvo un gran ritmo pero pienso que algo peor que el de Button y Vettel, sus perseguidores, que sin embargo no pudieron adelantarlo ni en pista ni en los boxes. 

En Hungría vimos la realidad con clasificación sobre seco y carrera sobre seco. En clasificación consiguió el sexto mejor tiempo y a unas nueve décimas del mejor tiempo marcado por Lewis Hamilton. En carrera no mejoró el ritmo y se vio beneficiado de las malas estrategias que realizaron McLaren con Jenson Button y Red Bull con Mark Webber para conseguir el quinto puesto. Esas estrategias le permitió mantener a ambos pilotos por detrás durante la carrera ya que no consiguieron adelantar en pista. A día de hoy quizá es el cuarto coche de la parrilla, por detrás de McLaren, Red Bull y Lotus Renault. Y eso que no hablamos de Massa, el segundo piloto de Ferrari, que a día de hoy se sitúa decimocuarto en la clasificación general a 139 puntos del líder.

La ventaja es amplia pero no definitiva. Cuarenta puntos es la diferencia con su más inmediato perseguidor, Mark Webber. Pero es que los demás no están mucho mas lejos: a 42 puntos está Vettel, a 47 Hamilton y a 48 Raikkonen. Es obvio que el coche ha mejorado desde el principio de temporada, pero aun no está a la altura para competir de tú a tú con los más competitivos sobre seco. A pesar de no ser el más competitivo la ventaja es más que importante, una carrera y media, lo que hace ver al gran nivel que está conduciendo el piloto de Asturias. 

Once carreras disputadas y el líder es Fernando Alonso. ¿Os atrevéis a dar un pronóstico de quién será el líder cuando se disputen las nueve siguientes?