GP Corea 2010: nuevo circuito para un Mundial al rojo vivo

Que le otorgaran un gran premio de Fórmula 1 fue la mayor consecución que logró Corea del Sur como organizadora desde el Mundial de fútbol 2002, que realizó junto a Japón. No obstante, el caso de la Fórmula 1 fue un proyecto lleno de dudas y críticas. La del 2010 en el país asiático era una de las últimas de un campeonato apretadísimo. Fernando Alonso, Mark Webber y Sebastian Vettel llegaban muy pegados en la clasificación y Corea ‘se vestiría’ de juez en esa ocasión.

GP Corea 2010: nuevo circuito para un Mundial al rojo vivo
Fernando Alonso celebra su primera victoria en Corea del Sur (Reuters)

Que le otorgaran un gran premio de Fórmula 1 fue la mayor consecución que logró Corea del Sur como organizadora desde el Mundial de fútbol 2002, que realizó junto a Japón. No obstante, el caso de la Fórmula 1 fue un proyecto lleno de dudas y críticas. Tantas, que a falta de dos semanas para realizarse la primera prueba allí aún no estaba del todo claro si se podría correr.

Era el año 2010, y el Campeonato avanzaba sin freno por países y continentes, siempre con un ojo puesto en Corea, que albergaría la antepenúltima carrera del año. El del país asiático fue un circuito construido a la carrera, con prisas y nervios. Por lo que nuevas complicaciones surgían cada día por la falta de tiempo y el retraso en las obras.

La pista surcoreana se encuentra en la región de South Jeolla, en el suroeste del país, a 370 kilómetros de Seúl, la capital. Se trata de un sitio rural, con espesos y llamativos paisajes naturales y altas montañas, así como numerosas y bonitas islas. La ciudad que alberga el circuito crece en base a la instalación, que se ha convertido en un importante punto de atracción e interés para esa localidad. Tal y como ocurre en algún otro trazado, el de Yeongam cuenta con una parte del circuito fija y otra que solo se utiliza para el fin de semana de competición. La parte del puerto es la que solo se utiliza en Fórmula 1.

El de Corea fue un circuito construido con prisas y nervios

Sin embargo, los millones de dólares que avalaron el proyecto no permitieron recortar tiempo. Y se echó encima. Quedaban doce días para el fin de semana del Gran Premio de Japón, previo al de Corea, y Charlie Whiting, director de carreras, revisó el trazado y dio el visto bueno para su carrera. Una locura por la que Bernie Ecclestone recibió numerosas críticas.

Tras los titubeos y recelos anteriores al estreno, la primera carrera de Fórmula 1 en Corea del Sur se disputó. La del 2010 en el país asiático era una de las últimas de un Mundial apretadísimo. Fernando Alonso, Mark Webber y Sebastian Vettel llegaban muy pegados en la clasificación. En la jornada del sábado, Vettel inscribió su nombre como primer piloto que hacía una Pole Position en Yeongam. Lo consiguió precisamente por delante de Webber y Fernando Alonso, pero en la carrera todo cambió.

Toda la parrilla arrancó tras el Safety Car, ya que la lluvia y la pista nueva no eran el mejor escenario para la seguridad de los pilotos. Incluso en la vuelta 3 hubo bandera roja. Después de diez vueltas con el coche de seguridad en pista, se reanudó la carrera y Vettel comenzó a escaparse. 

Alonso en el podio de Corea del Sur (FP)

Los surcoreanos se iniciaban en la vida de la Fórmula 1. Recibían el agua bautismal de la velocidad y la emoción. Mientras el público vibraba, un grupo de pilotos luchaba de manera encarnizada por el título mundial. Webber era uno de ellos, pero su batalla se vio truncada cuando realizó un trompo y se empotró contra las protecciones. El australiano iba segundo en carrera hasta entonces.

El Safety Car volvió a aparecer alguna vez más tras el abandono de Mark Webber, y Vettel se encaminaba hacia la victoria, con Alonso segundo. A pesar de la ventaja de la escudería suiza, el motor se alió con Fernando Alonso. Un fallo mecánico obligó a abandonar a Vettel, dejándole casi sin opciones de ganar el campeonato (pasaba a ser cuarto, adelantado por Hamilton y con Alonso y Webber por delante). Así el asturiano se alzaba con la primera victoria en el recién estrenado circuito de Yeongam.  

Así, Alonso daba un paso de gigante para conseguir un título que al final le sería esquivo. El triunfo del español en Corea del Sur resultó infructuoso, como se comprobó tras la última prueba, ya que finalmente el Mundial de 2010 se lo llevó Sebastian Vettel, el primero en sus vitrinas.