Vettel vence en Corea y se pone líder

El piloto de Red Bull se proclamó hoy vencedor del Gran Premio de Corea tras una carrera en la que no dio opción alguna a sus rivales. Tras los dos monoplazas de la escudería austriaca se colocaron los dos Ferrari de Alonso y Massa. Gracias a esta victoria, Vettel se convierte en el líder provisional del Mundial de Pilotos, seis puntos por delante de Alonso. En el de Constructores, Red Bull afianza su liderato, mientras que Ferrari arrebata el segundo puesto a McLaren, después de una carrera en la que Button abandonó en la primera vuelta y Hamilton no pudo pasar de la décima posición

Vettel vence en Corea y se pone líder
Foto: AFP

Sebastian Vettel se ha impuesto de nuevo con total facilidad, y por tercera vez consecutiva, en la carrera de hoy en el circuito de Yeongam. El alemán ganó la primera posición en la salida, con total facilidad, a su compañero de equipo y ya no se movió de ese puesto. El dominio de Red Bull fue claro durante los 55 giros al trazado coreano, sin dar oportunidad alguna a sus rivales. En el podio le acompañaron Mark Webber y Fernando Alonso. Con este resultado, el español pierde el liderato del Mundial, en favor de Vettel, mientras que en el campeonato de Constructores, Ferrari escala a la segunda posición, gracias al aciago día de McLaren.

Salida favorable para Vettel

Webber, Vettel, Hamilton y Alonso. Esos eran los cuatro primeros en la parrilla de salida del GP de Corea. El líder del Mundial unos metros por detrás de su directo perseguidor. Y por si esto fuera poco, Kimi quinto para dar más emoción si cabe a la salida.

Cuando el semáforo se apagó, Vettel pasó sin problemas a Webber, mientras Alonso peleaba por ganarle la posición a Hamilton. En cuanto el español se vio detrás de los Red Bull, se lanzó a buscar un hueco por el que superar a Webber. Sabía que Vettel no tardaría en empezar a poner tierra de por medio. Sin embargo, ambos Red Bull consiguieron despegarse lo suficiente como para que Alonso estuviera fuera de zona de DRS. Mientras tanto, Massa hacía su trabajo y ganaba posiciones para situarse quinto por detrás de Hamilton.

En la salida Kobayashi volvía a hacer de las suyas y terminaba con la carrera de Button y Rosberg (mientras que el japonés lograba llegar a boxes y continuar en pista, aunque sería sancionado más tarde con un drive through), provocando una bandera amarilla que se prologaría excesivamente por la ineptitud de los comisarios, incapaces de sacar el monoplaza de Rosberg de la pista (muy bien aparcado y colocado para ser retirado). Esa bandera amarilla impedía utilizar el DRS, al afectar precisamente al sector donde se encuentra la zona de DRS.

En esas primeras vueltas, Vettel marcaba vueltas rápidas con facilidad, mientras Webber actuaba como su fiel escudero. Alonso conseguía, a duras penas, mantener la distancia con los Red Bull, incapaz de recortar metros a los de la bebida energética. En posiciones más retrasadas, Senna mantenía una bonita lucha con los dos Toro Rosso, a los que superaría, pero Ricciardo volvería a recuperarle la posición en apenas una vuelta. Vergne y Hülkenberg también tenían sus más y sus menos. Vergne seguiría avanzando para meterse en una arriesgada batalla con Di Resta y Schumacher, dando algo de emoción a la carrera.

 

Comienza el paso por boxes y los problemas para Hamilton

En cuanto Fernando se libró del graining, comenzó a marcar tiempos parejos a los de los Red Bull, mientras Hamilton caía a 2,5 segundos de distancia con el Ferrari. Precisamente fue Lewis el primero en parar, en la vuelta 14 (junto con Hülkenberg, Grosjean y Schumacher). En la siguiente vuelta pararon Webber, Massa y Räikkönen. Alonso y Vettel se mantenían en pista. El asturiano apretaba al máximo, mientras Hamilton le comía décimas en cada sector gracias a los neumáticos duros que ya montaba. Entonces pararon Vettel y Alonso. Fernando salió justo por delante de Sergio Pérez, al que seguía Hamilton. Alonso fue capaz de aguantar el envite de ambos pilotos y mantener la posición, a pesar incluso de la vuelta rápida que había marcado el piloto británico.

De la Rosa, que estaba haciendo una buena carrera, se veía obligado a abandonar en la vuelta 17 por un problema con el DRS, dando al traste con otro Gran Premio más. En torno a la vuelta 20, Alonso empezó a recortar distancias con Webber. Sin embargo, Vettel seguía incrementándolas, intratable en la cabeza de carrera. Los problemas de Webber, seguramente debidos a graining en sus gomas, permitían a Fernando acercarse, mientras Massa era el más rápido y adelantaba a Hamilton, que rodaba muy lento. Lewis, desesperado, se veía superado por Räikkönen en la curva 3. Pero el británico no se rendía y sorprendía al finés recuperando la posición por el interior de la curva 4. La lucha por la quinta y sexta posición era interesante, pero Alonso se situaba a 1,4 segundos de la segunda posición, ocupada por su colega, Mark Webber.

En la vuelta 26, Hamilton tuvo que hacer su segunda parada ante el ínfimo rendimiento de sus neumáticos. Llegada la vuelta 30, lo más interesante era la lucha de Hülkenberg y Grosjean por la sexta posición. En las posiciones punteras, Webber lograba frenar la sangría de tiempo con Fernando, manteniéndose ambos pilotos bastante parejos. El más rápido en pista era Massa, con un Vettel tranquilo, liderando a más de 8 segundos de su compañero de equipo.

Webber hacía su segunda parada en la vuelta 33, dejando a Alonso segundo en pista marcando tiempos 1 segundo más lentos que los de Vettel. Aunque Webber salía en tráfico, era claramente más rápido que los Ferrari de Alonso y Massa. Grosjean y Hülkenberg, que también habían parado, continuaban con su duelo particular. El de Lotus salía mejor de boxes y adelantaba a Hülkenberg, además de marcar vuelta rápida.

Alonso paraba saliendo por detrás de Timo Glock, mientras Vettel (tras una salida de pista), Massa y Räikkönen pasaban por boxes en la siguiente vuelta. Tras parar la mayoría de pilotos y recolocarse en las posiciones reales, nada cambiaba en las cuatro primeras posiciones. Massa recibía órdenes del muro para no acercarse demasiado a Fernando. Hamilton seguía evidenciando el nefasto rendimiento del McLaren. Mientras Grosjean intentaba adelantarle, Hülkenberg llegaba por detrás y superaba a ambos, dejando al británico séptimo. Finamente, en la vuelta 42, Lewis pasaba por boxes para montar los superblandos e intentar terminar la carrera con esas gomas.

Conservando neumáticos para poder terminar

Pasadas ya las 45 vueltas, Alonso tenía muy difícil dar caza a Webber. Hamilton parecía recuperar algo de ritmo e intentaba recuperar alguna posición, pero Vergne, noveno, no se lo ponía nada fácil. A 5 vueltas para el final, Fernando volvía a recortar más de un segundo a Webber, pero no le era sencillo alcanzar al australiano. En esas vueltas finales, la moqueta verde (astro turf) colocada en los exteriores de algunos pianos empezó a desprenderse hasta que a 2 vueltas para el final, Hamilton se llevó un buen trozo en los bajos de su coche. No obstante, al quedar tan poco tiempo de carrera, la dirección decidió no realizar acción alguna que alterase el ritmo normal de competición.

Los pilotos de cabeza, incluido Vettel, tenían que bajar el ritmo para asegurarse terminar la carrera. El ingeniero del piloto alemán no dejaba de insitir en la importancia de conservar gomas ante el gran riesgo de no poder finalizar en buen puerto el trabajo de todo el fin de semana. También Alonso levantaba el pie del acelerador a falta de pocas vueltas para el final, ante la imposibilidad de alcanzar a Webber y la notable degradación de su neumáticos.

La carrera concluyó sin novedad, con otro doblete de Red Bull, Alonso y Massa en la tercera y cuarta posición tras haber sacado el máximo del Ferrari, y el descalabro de McLaren que terminó con Hamilton décimo, diciendo adiós, casi de forma definitiva, a la lucha por el título.

Clasificación GP de Corea tras 55 vueltas