El año de Red Bull: la tercera corona consecutiva

Tras un inicio de campeonato dudoso, Red Bull supo recuperar la superioridad de años anteriores. La regularidad de Ferrari y Alonso hizo sufrir a la escudería austriaca hasta el último momento. El trabajo de Adrian Newey volvió a ser clave para lograr la tercera corona. Con tres puntos de diferencia, Sebastian Vettel se convierte en el tricampeón más joven de la Fórmula 1.

El año de Red Bull: la tercera corona consecutiva
El año de Red Bull: la tercera corona consecutiva

El cartel de favorito volvía relucir encima del box de Red Bull al inicio del campeonato. Si se hubiera realizado una encuesta el 16 de marzo, sería casi seguro que tanto Red Bull como Sebastian Vettel serían los más nombrados a la hora de predecir el vencedor del mundial 2012. Y sus seguidores no se habrían equivocado. Tras un comienzo repleto de dudas, Red Bull despegó y comenzó a afianzarse, de nuevo, como el mejor monoplaza de la parrilla, imbatible los sábados y constante los domingos, con un ritmo silencioso, sin grandes alardes, pero a su vez incapaz de seguir. Vettel, junto con su escudero Mark Webber, minimizaron las opciones de Alonso al simple azar. La suerte y la falta de fiabilidad del Red Bull fueron las únicas armas del asturiano en las tres últimas carreras. Un monoplaza casi imbatible con tan solo un punto débil: el alternador. De no ser por la dichosa pieza, y errores puntuales del alemán, el campeonato podría haberse acabado mucho antes. 

Una primera victoria que se hizo esperar

Tres victorias en trece carreras. Un dato que habla mucho y muy bien de la temporada de Red Bull. La escudería no pareció reaccionar hasta ya pasado el ecuador del campeonato. Una primera mitad de mundial realmente igualado, con siete vencedores distintos en las siete primeras carreras. El primer Gran Premio, en Australia, se saldó con una segunda posición para Sebastian Vettel, quien cedía ante la victoria de Button, pero no se abandonaba su constumbre de estar en el podio. El dominio alternado entre los Mclaren y Red Bull provocó la cuarta plaza de Mark Webber. De nuevo el australiano volvería a repetir posición en Malasia, tirando de regularidad en la locura de Sepang, que se saldó con victoria para Fernando Alonso. Sebastian Vettel no supo manejar los contratiempos de la carrera y no logró puntuar en el circuito malayo, quedándo en la undécima plaza, tras haber partido desde la quinta posición. 

Vettel y Red Bull esperaron a Bahréin para ganar el primer Gran PremioLas cosas no mejoraron en la tercera cita del mundial, en China, al menos no en la manera en que la escudería del toro esperaba. Tercera cuarta posición seguida para Mark Webber, quien se volvía a imponer a su compañero de equipo, esta vez quinto. En Bahréin las cosas mejoraron, 'Seb' volvió a sonréir desde lo más alto del podio, en una carrera 'Made in Vettel'. La pole lograda el sábado dio la oportunidad al alemán de realizar la carrera que tanto le gusta, dominando en todo momento y controlando a su gusto el ritmo de carrera. Por su parte, Webber seguía dispuesto a batir un récord, cosechando de nuevo otra cuarta plaza. Parecía arrancar definitivamente el Red Bull, con ciertos detalles que recordaban a temporadas pasadas. 

Sin embargo, las apariencias volvieron a ser falsas, y el rendimiento de Red Bull volvió a dar un bajón en el Gran Premio de Catalunya, en uno de los peores Grandes Premios de la temporada para la escudería de Adrian Newey. La sexta plaza de Vettel no contentó a su equipo, como tampoco lo hizo el undécimo lugar de Webber. Una de las peores rachas de Red Bull en los últimos años se zanjó con una buena actuación de Webber en el GP más especial del año, en Mónaco. El australiano lograba su primera victoria de la temporada, y la segunda para Red Bull. Por su parte, Sebastian Vettel lograba una significativa remontada, finalizando cuarto tras partir noveno.  

La temporada estuvo llena de altibajos, hasta el tramo finalLa igualdad entre los distintos monoplazas de la parrilla provocó un nuevo bajón del 'toro' en Canadá, un GP extraño. Sebastian Vettel, quien lograba la pole el sábado, solo pudo ser cuarto, tras adelantar en las últimas vueltas a un Fernando Alonso con los neumáticos en las lonas. Mark Webber, por su parte, fue séptimo tras salir cuarto. Las malas noticias para Red Bull, y en particular para Sebastian Vettel, continuaron en la siguiente carrera. Tras liderar el Gran Premio durante varias vueltas y haber salido en la 'pole', su monoplaza decía basta, provocando su abandono y dejando en bandeja la carrera a Fernando Alonso. Mark Webber entraba cuarto al término de las 57 vueltas del Gran Premio de Europa, en Valencia. 

La mejor actuación del equipo austriaco llegaría en la casa de Mclaren, en Silverstone. Mark Webber, quien hasta el momento estaba despachando una gran temporada, lograba el triunfo en el mítico trazado inglés. Tan solo Alonso supo interponerse ante el doblete de Red Bull, lo que no impidió que Vettel subiera al tercer cajón del podio. La otra cara de la moneda volvía a presentarse en Alemania. Sebastian Vettel no pudo lograr el triunfo ante su gente, y sería quinto tras partir segundo. Webber finalizaría en una discreta octava plaza.

Ambos Red Bull abandonaron en Monza, fue la última decepción del añoMismo rumbo errante en el siguiente Gran Premio, en Hungría. Las alarmas comenzaban a encenderse en la escudería, que echaba en falta algo más de competitividad los domingos. La cuarta posición de Vettel y la octava de Webber no contentaban al equipo, que delegó en Adrian Newey la evolución del coche, en busca de nuevos milagros que ataran un campeonato que cada vez parecía más lejano. El accidentado Gran Premio de Bélgica deparó ilusión para 'Seb', que con una segunda plaza y el abandono de Alonso se acercaba al liderato. Por su parte, Webber empezaba a perder protagonismo con una sexta plaza. Monza deparó la última decepción de la temporada para Red Bull. De nuevo el alternador arruinaba la carrera de Vettel, su compañero Webber se quedaba al igual que el alemán, fuera de carrera. El campeonato se alejaba más que nunca.

La resurreción de una máquina imbatible

Vettel solo logró un triunfo en las primeras trece carrerasUn 23 de septiembre comenzó lo que todos temían. Sebastian Vettel lograba su segunda victoria en la decimocuarta carrera del año. Un triunfo en las trece primeras carreras, un bagaje que nadie atribuiría al campeón del mundo. La victoria en Singapur supuso el inicio de cuatro triunfos seguidos para el alemán. En esa misma carrera, Mark Webber parecía dejar paso al 'jefe' de equipo, con un undécimo puesto. Japón supuso el golpe de efecto definitivo. 'Seb' lograba el primer puesto e iba lanzado por su tercer título, aprovechando el abandono de Alonso. Webber finalizaría en un discreto noveno lugar. 

La superioridad austriaca alcanzó su punto máximo en Corea. Un doblete psicológico. El toro empitonaba a sus rivales y les metía el miedo en el cuerpo. El Red Bull de la temporada pasada volvía a aparecer para hacer valer su ritmo en calificación y en carrera. Tan solo el asturiano de Ferrari lograba evitar otro nuevo doblete en la India, el alemán volvía a ganar, con Webber tercero. 

Abu Dabi, un podio de autoridad

El GP de Abu Dabi reportaba malas noticias para Red Bull en la calificación. Vettel era sancionado por no tener suficiente gasolina como para llegar a boxes tras su vuelta rápida. El alemán salía último con el campeonato en juego, y con tan solo tres carreras por disputarse. El domingo Webber, quien partía segundo, no pudo terminar la carrera tras sufrir un accidente, si bien todas las miradas se centraban en el 'martillo' Vettel, que recortaba a pasos agigantados segundos y posiciones. 

El tricampeón del mundo -bicampeón por aquel entonces- lograría terminar tercero, justo por detrás de Alonso, y acabando con las ilusiones del asturiano de lograr un colchón de puntos para las últimas carreras. Un podio de autoridad, un mensaje a toda la parrilla: 'Yo soy el mejor, y nada puede pararme'. Nadie escondía que Red Bull era el mejor monoplaza de la parrilla, y Vettel no parecía dispuesto a cometer error alguno. El alemán podría salir campeón ya en el circuito de Austin, Texas.

El oeste buscaba 'Sheriff', aunque no tuvo éxito en su empresa. La segunda plaza de Vettel dejaba muy a su favor el campeonato, todo dependía de él para la última carrera. De nuevo Webber volvía a abandonar, confirmando su nefasta segunda mitad de campeonato.

Final feliz en Interlagos

Con el título de constructores en el bolsillo, la escudería austriaca viajaba a Brasil con la intención de otorgar a su piloto estrella su tercer campeonato consecutivo. El alemán dependía de si mismo para conseguir la victoria mundial. La carrera no podía comenzar peor para sus intereses, viéndose inmerso en un accidente que le dañaba levemente el coche, afortunadamente para él, pudo continuar hasta el final de la carrera, logrando así su tercera corona y aplastando por completo las opciones de un Fernando Alonso que luchó hasta el final. 

Temporada de altibajos, extraña, para la escudería de la bebida energética, que pese a las dificultades pudo lograr un título que nada ha tenido que ver con el del año pasado. Sus dos pilotos, en especial Vettel, han sabido sufrir hasta el final, y se han ganado con trabajo, sobre todo de diseño, su tercera corona. El 'toro' vuelve a dominarlos a todos. Esta vez son ellos los encargados de infligir estocadas a sus rivales. 

Posiciones, puntos y victorias en la primera mitad de temporada

Piloto Australia Malasia China Bahréin España Mónaco Canadá Europa G.Bretaña Alemania Podios Victorias Puntos
SebastianVettel 11º - 3 1 110
Mark Webber 11º 2 2 120

 

Posiciones, puntos y victorias en la segunda mitad de temporada

Piloto Hungría Bélgica Italia Singapur Japón Corea India AbuDabi EEUU Brasil Podios Victorias Puntos
SebastianVettel - 6 4 171
Mark Webber - 11º - - 3 0 59

Fotos: motorpasionf1, paraguay.com , AutoBild