El 'Déjà vu' de Hamilton

Como ya le ocurriera en 2007 y 2010, el piloto británico vuelve a dejar escapar un campeonato que podría haber sido suyo en otro mal final de temporada.

El 'Déjà vu' de Hamilton
Un nuevo año de quebraderos de cabeza para Hamilton y McLaren | Sports Direct

Tras su victoria en el GP de Hungría, Lewis Hamilton se posicionaba como el principal rival de Fernando Alonso por el título mundial. Tenía el mejor coche en esos momentos y dependía de sÍ mismo para alzarse con el campeonato. Pero aparecieron los viejos fantasmas del pasado (temporadas 2007 y 2010 en concreto) y de nuevo se desinfló el globo en el cual viajaba el piloto de las islas. De nuevo la presión, de nuevo fallos incomprensibles, de nuevo las dudas... Y, de nuevo, otro posible mundial que se va al limbo en las últimas pruebas del año.

Este fenómeno repetitivo tiene que tener alguna explicación, aparte de la "mala suerte" (tópico muy concurrido en este deporte). Tiene que existir algo en la cabeza de Lewis o en la de sus mecánicos que les lleva a un bloqueo mental recurrente. Durante la temporada todo se desarrolla con normalidad, pero en el tercio final de la misma los errores comienzan a multiplicarse de forma asombrosa. Los fallos mecánicos ponen de los nervios a Hamilton, lo que hace que cometa errores. Estos a su vez ponen una presión máxima en sus mecánicos, a los que le sudan las manos y tiemblan las rodillas... Es un círculo vicioso de meteduras de pata que solo concluye cuando finaliza el año automovilístico.

En 2013 saldremos de dudas

Todas estas elucubraciones finalizarán en Interlagos, donde Hamilton pondrá fin a una etapa y se marchará de McLaren rumbo a Mercedes, donde Ross Brawn le espera con los brazos abiertos; creyendo ciegamente que es el piloto que puede llevar su monoplaza a lo más alto. Veremos el próximo año si el británico sigue fallando en los tramos decisivos.... o si su exequipo sigue siendo un flan en los momentos de "todo o nada".

De momento, a disfrutar de este final de mundial trepidante. Y el año que viene más y mejor. O eso esperamos todos.