El año de Mercedes: ingeniería alemana en el punto de mira

Mercedes AMG F1 Team, no sólo cambió de nombre para esta temporada sino que reestructuró a su equipo técnico con varias incorporaciones mientras que mantenía a sus pilotos de parrilla con un 'Kaiser' que deja definitivamente las carreras en este año y con Nico Rosberg que acababa de ser renovado. El equipo de Brawn se subió al W03 esperando volver a tener el esplendor de épocas pasadas aunque, al final, con una actuación irregular la escudería alemana sólo ha podido ser quinta.

El año de Mercedes: ingeniería alemana en el punto de mira
El año de Mercedes: ingeniería alemana en el punto de mira (FOTO: Mercedes AMG).

La temporada comenzó de manera prometedora para los alemanes que luchaban desde Australia por las primeras posiciones en clasificación pero al llegar el domingo los W03 se difuminaron y sus pilotos se fueron sin obtener un solo punto. Malasia tampoco le trajo buena suerte, dos carreras y la escudería ya se estaba precipitando fuera de los primeros puestos por la lucha del mundial de constructores.

Dos carreras y la escudería ya se estaba precipitando fuera de los primeros puestos

China dio al equipo el empujón que necesitaban para encontrar su lugar en la parrilla, aunque el fin de semana acabó con un regusto amargo. Mientras que Rosberg se hacía con la pole, algo que no ocurría en la escudería desde la década de 1950, y con la carrera Schumacher se convertía en el único abandono. A partir de este punto de inflexión Mercedes conseguía hacerse con un lugar entre los primeros coches en el asfalto, aunque de manera intermitente pasando en una carrera de ser quintos a ser el último monoplaza en la siguiente.

Problemas de degradación

Si China fue el gran momento del W03 de Nico Rosberg, el Gran Premio de Mónaco fue otro momento de alivio para el equipo, cuando el germano se hizo con el segundo escalón en el podio. Los problemas de degradación excesiva de los neumáticos e innovaciones que, o bien no llegaban, o no terminaban de funcionar hicieron que el equipo no pudiese meterse por la lucha de puntos y continuando como en temporadas anteriores sin terminar de despegar. Eso hizo que en la recta final del mundial abandonasen las innovaciones en los monoplazas. 

La lucha de Mercedes se convirtió en ese momento por mantener una posición decente en el ranking de escuderías y que sus pilotos no perdiesen demasiados puntos, una aptitud totalmente contraría a la que tenían al principio de la temporada cuando presentaron al monoplaza como un coche para ganar carreras. 

Michael Schumacher: deslucido final de su carrera

El 'Kaiser' de la fórmula 1 no volverá a competir en la categoría, aunque es la segunda vez que anuncia su retirada a los mandos de un monoplaza. El alemán ha elegido una temporada muy deslucida para su jubilación. 49 puntos a lo largo de 20 carreras, su mejor posición ha sido 3º en el Gran Premio de Europa y se le ha visto en varias ocasiones acabando las carreras antes de la llegada de la bandera a cuadros.

Schumacher ha ofrecido en este 2012 lo mejor y lo peor de sí. Se ha visto involucrado en grandes adelantamientos pero también se ha protagonizado algunas de sus acciones más irregulares que deslucen la figura del heptacampeón del mundo que ha batido todos los records y que este año cumplía 20 años de su primera victoria en Spa y alcanzaba la cifra de 300 carreras.

Schumacher ha ofrecido en este 2012 lo mejor y lo peor de sí

El heptacampeón que cuenta en su palmarés con 91 victorias y 155 podios, ha acabado sus días como corredor en una posición que poco tiene que ver con su mejor época, en medio de la clasificación con la 13ª plaza.

Nico Rosberg: Inicio prometedor, difícil final

Aprender de temporada a temporada, eso es lo que le queda al piloto de Mercedes que, año tras año, atesora nuevas experiencias. En esta temporada Rosberg ha aprendido lo que es ganar un Gran Premio de Fórmula 1, algo que aprendió en China. Volvió a intentarlo en Mónaco pero sólo pudo ser segundo. Cuanto más avanzado estaba el mundial también tenía que aprender a correr con un coche que no era tan competitivo como al principio. Una difícil lección pasar de los puestos de cabeza a la parte final de la tabla que aprendió en Gran Bretaña cuando acabó en 15ª posición, momento en el que cambia de rendimiento y consigue redimirse en las carreras posteriores llegando a conseguir la 5ª plaza en Japón. 

Las últimas carreras fueron una nueva lección para el alemán, y es que cuando el coche ha dejado de evolucionar cuando los adversarios se encuentran a un nivel superior poco puede hacerse por seguir con un buen ritmo. Abu Dabi fue en ese momento su mejor puesto siendo el coche número 11 en cruzar la línea de meta.