Vettel vuelve a sacar el dedo a pasear

Vettel vuelve a sacar el dedo a pasear

El piloto alemán de Red Bull se reencuentra con la victoria nueve Grandes Premios después. Tras la victoria en Singapur se coloca segundo en el Mundial a solo 29 puntos de Fernando Alonso.

El dedo índice señalando hacia arriba y una sonrisa de oreja a oreja. Vettel ha vuelto a celebrar una victoria en la Fórmula 1 nueve Grandes Premios después. O lo que es lo mismo, el alemán no se alzaba en lo más alto del podio desde hacía cinco meses. La última vez fue en el Gran Premio de Bahrein disputado en el circuito de Sakhir a mediados de Abril.

Vettel completaba un buen fin de semana en Marina Bay. Era el más rápido de los tres entrenamientos libres. En la clasificación no llegaría a hacer una vuelta perfecta y solo podría ser tercero, con Hamilton en la pole y un sorprendente Maldonado se colaba en primera fila. Sabía que tenía que arriesgar en la carrera. Y lo hizo. Nada más superar las tres primeras curvas, Vettel atacaba al venezolano y se escapaba junto a Hamilton en la cabeza de carrera. En la vuelta 23, la suerte le daba al alemán lo que le quitó en Monza. Hamilton abandonaba y dejaba a Vettel al frente de la carrera. De ahí hasta el final, solo debía cuidar las gomas y no cometer errores.

Al acabar el GP de Italia hace dos semanas, el rostro de Vettel parecía indicar que sus posibilidades de revalidar el título se esfumaban. Al llegar a Singapur, el de Red Bull aseguraba que el título todavía era posible. Y vaya si lo es. El alemán se encuentra solo 29 puntos por detrás del líder, el español Fernando Alonso.

Japón, Corea, India, Abu Dabi, Estados Unidos y Brasil dictarán sentencia y decidirán quién será el nuevo campeón de la Fórmula1. El año anterior, Vettel consiguió la victoria en Corea y en la India, mientras que logró subir al podio en Japón y Brasil. En Abu Dabi tuvo problemas y se retiró en la primera vuelta.

Hamilton parece haber quemado todas las naves después del abandono en Marina Bay. De aquí en adelante la batalla solo será cosa de dos.  Alonso y Vettel. Fernado y Sebastian. Ferrari y Red Bull. Solo uno podrá volver a escribir sus letras en oro. Independientemente del lado para el que se decante la balanza, uno de los dos conseguirá su tercer campeonato e igualará al mito Ayrton Senna. Pase lo que pase, este será el mejor Mundial de toda la historia.