El año de Lotus Renault: los primeros de los mortales

El piloto finlandés ha regresado a la Fórmula 1 por la puerta grande. Tercero en el mundial, ganador de un GP y convirtiéndose en el piloto más regular de la temporada pese a un coche francamente inferior al de sus rivales más directos. Su regreso ha sido calificado como un rotundo éxito.

El año de Lotus Renault: los primeros de los mortales
El año de Lotus Renault: Los primeros de los mortales

Entre Red Bull, Ferrari y Mclaren, asomaban su alerón delantero cuando podían. La regularidad ha sido la clave del éxito que han logrado esta peculiar pareja que bien podría protagonizar una comedia. El hombre de hielo y el acalorado francés han conseguido hacer, de lo que parecía un proyecto destinado al fracaso tras la baja de Robert Kubica, al primer equipo de los mortales.

Un coche fiable que nunca pudo estar a la altura de los mejores, pero que se mantuvo muy cerca de ellos. Las mejoras que nunca llegaban y las caras largas de Kimi Raikkonen lo decían todo. "Aun es posible, podríamos ganar", afirmada el finlandés. No mentía, el coche no fallaba pero no destacaba, un vehículo mínimamente inferior a sus rivales en las manos de un campeón se volvió a convertir en un vehículo "casi" ganador. Grosjean por su parte, se mostró en un gran estado de forma en determinadas carreras, aquellas donde su talento sobresalía, y sus errores no aparecían. La clave, el trabajo en equipo y la seriedad. En esta ocasión, Kimi Raikkonen trajo a las filas de Lotus la única victoria de la temporada en una extraña carrera donde dejó una frase célebre para la historia a sus mecánicos.Romain por su parte, alternó carreras dignas de aplaudir, llegando a lograr un segundo puesto, con otras actuaciones bochornosas en las que involucró a más de un piloto.

La próxima temporada es un completo enigma. Mismos pilotos, ¿Mismas prestaciones?. El objetivo, la obtención de un mayor número de victorias. La esperanza, que Romain Grosjean adquiera la calma necesaria para poder lograr poco a poco, la gloria. El sueño, ver a Kimi reinando en lo más alto del mundial.

Kimi Raikkonen

“Si no quedo el primero a final de temporada, prefiero quedar cuarto, así me ahorro el ir a la entrega de premios”. Mala suerte entonces para Kimi Raikkonen, tercero en esta temporada. Su regreso se hizo notar pronto, no tardó en dejar la primera perla fuera de las pistas, donde, al igual que en la pista, nunca pasa desapercibido” “Sé lo que tengo que hacer, dejarme solo", decía en un gran premio en el que acabó ganando, "Ha vuelto", pensaron todos en aquel momento. No está mal mencionar estas divertidas anécdotas que siempre nos da para la pantalla, tan natural como él es siempre, pero parece que se olvida de aplaudir su trabajo y su esfuerzo diario para lograr el éxito.

Dos años apartado de este deporte no han sido motivo de excusa, ni un coche inferior al de sus rivales, el gran trabajo llevado a cabo entre escudería y piloto ha propiciado que ‘Iceman’ haya quedado tercero en este mundial, aunque no le haga ninguna gracia tener que recoger ese premio.

Su frialdad fuera de la pista coincide, en parte, con su manera de pilotar. Tan “Kimi” como siempre, ha compartido carreras de calculadora con otras de rapidez propias del campeón de 2007 o de su época en Mclaren. Como bien han dicho a lo largo de estas últimas carreras muchos expertos en la materia, ¿Qué hubiera pasado si Kimi tendría en sus manos un Ferrari y no un Lotus? Esta pregunta, tiene una respuesta fácil de Raikkonen. “Ni lo sé, ni me importa”.

Con sólo un 0 en su casillero esta temporada (China), el finlandés ha demostrado que no es aquel “rompe motores” que se decía de él en Mclaren. Parece quedar claro que la temporada que viene tendremos una gran pelea por el título mundial entre Vettel y Alonso, quien sabe si Hamilton con el Mercedes o Pérez y Button con los Mclaren, e incluso Webber, pero no podemos descartar la presencia del finlandés.

Sus opciones volverán a pasar por su regularidad en cada carrera así como por una mejoría del Lotus, para poder pelear de tú a tú con sus rivales en las carreras, en lugar de ir siempre un paso por detrás a nivel técnico.

Parece que con la victoria lograda esta temporada el equipo debe estar feliz, así como seguir confiando en su trabajo para seguir avanzando. Contará la próxima temporada también con Román Grosjean, el cual deberá dar la talla tras una temporada plaga de luces y sombras por su parte, con accidentes, salidas un tanto extrañas y problemas de concentración.

Nadie sabe lo que pasará la próxima temporada. Lo que hayan preparado los equipos lo descubriremos en las primeras carreras, cuando aún queda un mundo. Sería una tontería especular sobre las opciones de Kimi Raikkonen, todo dependerá de que tanto él como su coche estén a la altura en los momentos clave, donde la regularidad deberá ser combinada con la rapidez y la eficacia del equipo.

Este deporte tiene mucho que celebrar con el regreso del ‘Iceman’, resulta difícil creer en que un campeón regrese y haga bien las cosas (con resultados como los obtenidos por Michael Schumacher), pero como ya todo el mundo sabe… “Nunca esperes algo normal en Kimi, todo es especial”.

Romain Grosjean

El francés no va a poder celebrar tanto como quisiera él. Pese a haber demostrado un buen nivel como piloto, superando a su compañero en los entrenamientos de gran parte de la temporada, no ha sido capaz de compaginar su gran pilotaje con su excesiva agresividad. Grosjean estuvo en todo momento, involucrado en todos los incidentes de la temporada, llegando a ser sancionado incluso sin participar en un gran premio.

Octavo clasificado en la pasada temporada, no rindió al nivel esperado por gran parte de los aficionados. Lejos quedó por tanto, de su compañero, que le superó en todo momento. Su importancia se vio reducida, pasó a un segundo plano e incluso se habló de que existía la posibilidad de no renovar, la cual quedó descartada esta semana de diciembre al renovar un año más. 

Para la próxima temporada la prensa francesa espera mucho de él. El resto de aficionados, en especial, españoles, quieren ver a un Romain menos agresivo en la toma de decisiones, muchas de ellas catastróficas para Fernando Alonso, que se vio perjudicado por el temperamento de Grosjean.

Con 26 años, su progresión ha sido evidente, probador durante mucho tiempo de la escudería francesa, conoce a la perfección el asiento que ocupa. Los conocimientos del vehículo así como el trato con el personal, y su nacionalidad, son motivos añadidos a su más que evidente talento, para formar parte la próxima temporada. 

Su resumen del 2012 por tanto, no parece ser muy positivo, tanto para él como para los intereses de su escudería, que no obstante, logró estar a la altura de las circunstancias logrando grandes resultados. Se esperan por tanto, grandes cosas de su próxima temporada, donde contarán con los mismos pilotos y esperan, un vehículo más competitivo.