España luchará por la tercera estrella

España se clasifica para su quinta final de un Mundial consecutiva tras imponerse a Italia, 1-4, en un partido casi perfecto de los de Venancio López. (Foto: Getty Images).

España luchará por la tercera estrella
(Foto: Getty Images)
Italia
1 4
España
Italia: Mammarella; Forte; Romano; Fortino; Assis (cinco inicial)Ercolessi; Honorioi; Merlim; Dos Santos y Lima.
España: Juanjo; Aicardo; Fernandao; Kike; Alemao (cinco inicial) Ortiz; Torras; Miguelín; Alvaro; Borja; Lozano y Lin.
MARCADOR: 1-0,Saad en propia puerta(9´); 1-1, Merlim(29´); Alemao(29´); 3-1, Lozano(33´); 4-1, Lin(37´).
ÁRBITRO: Nurdin Bukuev (Kaz); Naoki Miyatani (Jpn) y, Scot Kidson (Australia). Amonestaron a Aicardo por parte de España y Saad por parte de Italia.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a las semifinales del Mundial de Fútbol Sala disputado en el Indoor Stadium Huamark, Bangkok, Tailandia.

Cinco finales consecutivas, o lo que es lo mismo, veinte años en la élite del fútbol sala internacional, eso es lo que ha logrado hoy España tras vencer a Italia en un encuentro en el que los poseedores de las dos estrellas estuvieron a la altura de lo esperado, España apenas cometió un error y lo pagó caro, Italia empató en el segundo tiempo, pero la enorme calidad de los pupilos de Venancio López supuso que estos acabasen por imponerse y lograr así un hito histórico. 

España e Italia se plantaron en las semifinales tras haber sufrido para lograr el pase a las mismas, los transalpinos tuvieron que remontar ante Portugal y España tuvo que defenderse de las innumerables acometidas rusas en busca de un empate que solo Juanjo Angosto pudo evitar, los dos conjuntos eran conscientes de la importancia de la cita, España era favortia y cumplió con los pronósticos, sin embargo tuvo que emplearse a fondo para lograrlo. 

Dominio, gol y sesteo

España empezó con paso firme, dominando el balón y las ocasiones, sin embargo sería Italia la primera en dar un susto a sus rivales logrando estrellar un balón en el palo por medio de Gabriel Lima, Aicardo, Fernandao y de nuevo Aicardo hicieron emplearse a fondo a Mammarella, el meta italiano evitó las tres primeras ocasiones del conjunto hispano pero poco pudo hacer en el tanto inicial, que llegaría al borde del ecuador del primer tiempo, Jordi Torras sacaba desde la banda y ante la falta de apoyos decidió probar suerte, el balón se fue directo a la pierna de Saad, su compañero en el F.C.Barcelona y rival hoy, el balón tras salir desviado se introdujo en la portería de un Mammarella que no se podía creer lo ocurrido. España siguió buscando el gol pero los pupilos de Venancio López levantaron ligeramente el pie del acelerador y a punto estuvieron de pagarlo, Italia subió la línea de presión y estuvo cerca de lograr la igualada, la falta de puntería y el acierto de Juanjo bajo palos evitaron tal situación.

Empate italiano y avalancha española 

Tras la pausa España salió a la cancha con aires renovados, volvió a tomar la iniciativa y avasalló al conjunto transalpino, Italia quería pero no podía, hasta que llegó el único error grave del conjunto español en todo el encuentro, Mammarella no tardó en darse cuenta de que España había perdido la marca y por tanto habían dejado a un rival en una situación inmejorable, el meta sirvió en largo para Merlim quien sin dudar un solo instante superó a Juanjo con un potente disparo directo a la red

España convirtió la alegría transalpina en flor de un instante, en una jugada de estrategia a la salida de un córner Torras recibió, sirvió al segundo palo y allí apareció Alemao, O Mago, para volver a poner el marcador favorable al conjunto español. El empate y la consecuente reacción española llegaron justo cuando se cumplía la media hora, con apenas segundos de diferencia, a Italia le quedaban menos de diez minutos para volver a buscar la igualada. Sergio Lozano echaría por tierra muchas de las esperanzas transalpinas apenas tres minutos después anotando el tercer tanto español y poniendo tierra de por medio.  El nueve español llegó desde la izquierda y anotó tras recibir un pase cruzado de Fernandao desde el lado contrario. 

Italia no perdía la esperanza y rápidamente vestía a Lima con la casaca de portero jugador, el conjunto transalpino no tuvo mucha suerte, tampoco oficio, apenas tuvo ocasiones claras ya que la defensa española de cuatro contra cinco fue realmente efectiva. Al filo del pitido final Lin conseguía anotar el definitivo tanto del encuentro con un disparo al palo largo ante el que nada pudo hacer Mammarella. España se distanciaba en el marcador con menos de dos minutos por jugarse, la diferencia era demasiado amplia para una débil Italia y los pupilos de Venancio López se limitaron a dejar pasar el tiempo hasta el pitido final. España había hecho historia

España disputará su quinta final consecutiva el próximo domingo, 18 de noviembre a las 13:30 ante el vencedor del encuentro entre Brasil y Colombia.