Triman cobra el peaje de la experiencia a Fuconsa Jaén

La mayor calidad de los navarros fue decisiva para que las opciones de los jiennenses se vieran reducidas. La falta de gestión de los locales en los minutos finales con portero-jugador permitió a los de Imanol Arregui avanzar a la siguiente fase, donde se medirán a Santiago Futsal (Foto: Fuconsa Jaén).

Triman cobra el peaje de la experiencia a Fuconsa Jaén
Fuconsa Jaén
2 5
Triman Navarra
Fuconsa Jaén: Ordoñez; Miguelín, José Lopez, Buendía y Ureña -quinteto inicial-, Sergio, Solano, Victor Montes, Martos y De Pablos.
Triman Navarra: Alex; Rafa Usín, Jesulito, Ximbinha y Araça -quinteto inicial-, Eseverri, Jonathan, Victor e Iñigo.
MARCADOR: 0-1, min.3, Jesulito; 1-1, min.4, Sergio; 1-2, min. 7, Víctor; 1-3, min.22, Jesulito; 2-3, min.27, Sergio; 2-4, min.37, Eseverri; 2-5, min.38, Rafa Usín.
ÁRBITRO: Peña Díaz y Peña Gómez. Tarjetas amarillas para Solano, Ordoñez y Miguelín por parte de Fuconsa Jaén e Iñigo por parte de Triman.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a los octavos de final de la Copa del Rey de fútbol sala celebrado en el pabellón de La Salobreja de Jaén.

Como en un cuento infantil, todo epílogo evidencia una aventura que está por venir. También, cada relato ostenta un final alegre o triste, dependiendo de la perspectiva en la que nos posicionemos. Eso sí, siempre hay una moraleja que seguir. Los prolegómenos en el pabellón de La Salobreja mostraban aspecto de gala, de partido grande. No era para menos al conocer el nombre del invitado a los octavos de final de la Copa del Rey: Triman Navarra. Pese al triste final en el que desembocó el relato para los andaluces, la enseñanza –siempre enriquecedora- les muestra el camino a seguir.

Cuando en tu equipo se encuentra uno de los mayores valores del fútbol sala actual, las posibilidades de victoria aumentan considerablemente; pero si dicho valor además se encuentra en racha goleadora, doble es el efecto que instaura sobre el rival. Esa amenaza, de nombre Jesulito, fue el quebradero de cabeza de los jiennenses. Hasta en dos ocasiones perforó la meta rival en busca de desestabilizar al conjunto jiennense. Lo consiguió.

Y ambas citas ocurrieron a la orilla de sendos tiempos. Tres minutos dispensó antes de anotar el primero de sus dos, al que Sergio respondió rápidamente; pero el segundo, el 1-3 en el marcador, fue el que verdaderamente desangró el alma de la afición que allí se congregaba. Enmudecieron al poco tiempo de que el telón se alzara por segunda vez. Antes, Víctor ya se había desvirgado como anotador con el tanto precedente.

Sin consuelo aparente pasaban los minutos en busca de un gol que no aparecería hasta trece minutos para el final. De nuevo, se reactivaron las esperanzas jiennenses y la afición desgañitó sus cuerdas vocales. Un problema –inesperado- arribó y el cúmulo de faltas limitó las acciones de los locales de ahí al final del tiempo reglamentario. A cinco minutos del final, Dani Rodríguez optó por jugar en ventaja posicional que, paradójicamente, derivó en desventaja. Fruto de los nervios, Eseverri y Rafa Usín, dos emblemas de Xota, sentenciaron. Acabó.

Busquemos la moraleja. Si bien aún el fruto no está maduro, sí que se planteó una lucha equilibrada entre dos desiguales. Dos categorías diferentes que  no concede falta de equidad durante todo el partido, lo que evidencia la buena salud del fútbol sala español. Terminó esta ficción para Fuconsa Jaén, pero proseguirá para Triman Navarra, que el próximo 16 de enero se medirá a Santiago Futsal por un puesto en la semifinal. Lo leeremos en la Copa del Rey.