Guerra de canteras: Lezama vs Zubieta

Guerra de canteras: Lezama vs Zubieta
Rubén Pardo y Llorente hace muchos años en Rincón de Soto

Ya está aquí un nuevo derbi vasco. San Mamés acoge este domingo una nueva edición del partido de máxima rivalidad en Euskadi, una lucha entre dos de las mejores canteras de España. En los últimos años sólo el derbi catalán se acerca al número de canteranos que ambos equipos alinearán en el encuentro, puesto que la cantera es la base de ambos conjuntos.

Formar jugadores jóvenes es fundamental para ambos clubes, la Real se ha dado cuenta en los últimos años que la mejor forma para sobrevivir es volver a tirar de Zubieta, después de unos años en los que se perdió en un desierto que le llevó a Segunda. Ahora el planteamiento es muy sencillo: la base es Zubieta y vendrán jugadores para cubrir puestos que no se puedan cubrir con canteranos, además de los jugadores que vienen para marcar diferencias, aunque el caso Mariga resultase un fracaso.

El caso del Athletic no es diferente, Lezama ante todo, pero el conjunto bilbaíno dispone un potencial económico sin igual en el Pais Vasco y puede pagar más a los jugadores que le interesan, de ahí que muchos de los jugadores que militan en el primer equipo han llegado a Bilbao a base de talonario. ‘El Real Madrid de Euskadi’ como le apoda un amigo ha formado un auténtico equipazo que está siendo alabado por todo el fútbol español y realizando una gran campaña tanto en Liga como en Europa League, además de haber alcanzado la final de Copa. Pero el hecho de que haya diez jugadores en el primer equipo por los que se han pagado un total de 37 millones de traspaso indica que no todo es cantera en el Athletic.

Repasando ambas plantillas hay varios casos curiosos. Cuatro de los 25 integrantes de la primera plantilla rojiblanca han pasado por Zubieta: Toquero, Gabilondo, Zubiaurre y Castillo. Iraola y Susaeta son guipuzcoanos, pero desde juveniles han estado en Lezama. En la Real Zubikarai, Ansotegi e Iñigo Martínez son vizcaínos pero nunca han militado en el Athletic. En el vestuario rojiblanco militan siete navarros, tres guipuzcoanos, cuatro alaveses y dos riojanos.

Portería:

Tradicionalmente la portería es un puesto que siempre se ha cubierto con jugadores de la cantera, pero los guardametas titulares son foráneos, es decir, Bravo llegó de Chile después de pagar un traspaso y el Athletic fichó a Iraizoz del Espanyol. El meta navarro pasó por las categorías inferiores rojiblancas, pero no se puede considerar canterano al pasar sólo un año en Lezama antes de iniciar un periplo por multitud de conjuntos.

Los porteros suplentes de ambos equipos si que son de la cantera: Raúl y Zubikarai.

Defensa:

La defensa del Athletic está comandada esta temporada por Javi Martínez. Costó 6 millones de euros y muchos lo consideraron una locura porque no había debutado en Primera. Años después está consolidado, es internacional, goza de un futuro impresionante y se ha convertido en un buque insignia bilbaíno. A su lado siempre está otro internacional como Amorebieta. El canterano, nacido en Venezuela, decidió en 2011 aceptar la propuesta de la vinotinto y comenzó a jugar para el país sudamericano. Iraola, de Usurbil como Agirretxe, es el tercer internacional de la defensa de Bielsa. Pese a ser guipuzcoano, llegó en juveniles a Lezama procedente del Antiguoko y militó en varios equipos de las categorías inferiores.

En la defensa realista destaca Iñigo Martínez, vizcaíno de Ondarroa. Con un futuro muy prometedor por delante es curioso que uno de los mejores jugadores de la Real sea de una zona en la que el Athletic siempre se asegura a los mejores jugadores. Otro de los defensas txuriurdines, Ion Ansotegi, también es vizcaíno, de Berriatua más concretamente. Carlos Martínez, que también ha pasado por varios de los equipos inferiores de Zubieta, nació en Lodosa (Navarra) pero lleva en San Sebastián media vida.

Estrada y Aurtenetxe son los ejemplos de los clásicos canteranos de uno y otro lado, puesto que llevan en sus clubes desde pequeños y han pasado por todos los equipos de formación.

Centro del campo:

El mediocampo del Athletic está siendo la envidia de toda la Liga. Lleno de calidad y juventud sus piezas despiertan el interés de los denominados "grandes", especialmente Muniaín que esta semana ha debutado con la selección absoluta. A su lado siempre está Ander Herrera, que nació en Bilbao pero ha sido el fichaje estrella del club esta temporada. Ambos se entienden a las mil maravillas y darán muchas tardes de gloria a San Mamés si el Athletic consigue retener a ambos.

En la Real Sociedad también hay una pareja de oro en el centro del campo. Todavía no han jugado juntos en el primer equipo, pero todos los focos están centrados en Rubén Pardo y Asier Illarramendi. El primero es de Rincón de Soto (Fernando Llorente también es de allí), el segundo de Mutriku y el devenir de la Real en las próximas temporadas depende en gran parte de estos imberbes futbolistas que luchan por hacerse un sitio en la siempre exigente Primera división.

Con la salida de Mariga se da la curiosa circunstancia de que todos los centrocampistas de la Real Sociedad son canteranos. Aranburu, Elustondo, Markel, Prieto, Illarramendi, Pardo, Zurutuza y Griezmann han sido formados en Zubieta. El único que puede romper el pleno en el centro del campo es Demidov, si es que Montanier se empeña en alinearlo buscando un once más defensivo.

Delantera:

Es la primera vez desde los años ochenta que los dos nueves de ambos equipos son de la cantera. Llorente, el Rey León y máximo exponente del Athletic Club e Imanol Agirretxe, que esta temporada se ha hecho con el puesto desde el principio gracias a sus goles y a la influencia en el juego txuriurdin.

Esta circunstancia no se daba desde que Loren fue traspasado de la Real Sociedad al Athletic a finales de los ochenta. A partir de ese momento Aldridge, Atkinson, Kodro, Kovacevic y Craioveanu entre otros han ocupado un puesto en el que antes Satrustegui se había convertido en leyenda del club de San Sebastián. Ahora las cosas han cambiado y la apuesta del club es total por la cantera, aunque nunca se puede descartar el fichaje de un gran delantero siempre que se ponga a tiro. Ifrán estaba llamado a marcar diferencias, pero bien por las lesiones o porque no acaba de ganarse la confianza de Montanier, no consigue hacerse un hueco en el once. Llorente también esperará su turno en el banquillo. El delantero de Hondarribia representa el espíritu de los canteranos de antaño y la afición le idolatra.

Un caso similar es el de Toquero en Bilbao. El vitoriano, después de pasar por las categorías inferiores de la Real, se hizo un nombre en la Segunda B y el Athletic apostó por él cuando despuntaba en el Sestao. Cada vez que salta al verde de la Catedral el público de San Mamés lo aclama, y es que hace ya tiempo que le eligieron Lehendakari.