La dureza se acentúa en los Real Madrid - FC Barcelona

Si ruidosa es la antesala de un 'Clásico', la resaca no es algo mucho más silencioso. Es el momento del análisis, de las valoraciones y las conclusiones. La opinión generalizada habla de la dureza blanca frente al fútbol azulgrana; los números como siempre dan y quitan razón.

La dureza se acentúa en los Real Madrid - FC Barcelona
Una dureza que se refleja en una mayor contundencia pero no en un incremento de faltas

La última derrota del Real Madrid ante el FC Barcelona es la número 12 desde que Josep Guardiola tomó las riendas de la plantilla culé. Es casi el mismo número de veces (13) que se han enfrentado desde entonces, o dicho de otra manera: los blancos sólo han logrado ganar al eterno rival una vez desde que el de Santpedor se convirtiera en su entrenador; no lo han logrado nunca en Liga ni en Champions ni en Supercopa; tan sólo en la Copa del Rey en la final del pasado año.

Pero este balance negativo no es el único que ha ido 'in crescendo' en la lista negra de estadísticas del Real Madrid. Los 'clásicos' son partidos de por sí intensos, donde ambos equipos lo dan todo y se entregan con la máxima contundencia, y eso es, en buena parte, uno de esos factores que les conceden ese atractivo ligado a un partido especial. Pero eso es así siempre y cuando esa contundencia no sobrepase determinados límites. El aficionado demanda entrega, sacrificio, lucha pero cuando todo eso se traduce en faltas, entradas o formas menos ortodoxas de detener al rival, el encuentro acaba convirtiéndose en algo bronco, tosco e incluso poco agradable de ver, al margen claro está de aumentar la posibilidad de lesiones graves entre los propios profesionales del fútbol.
 
Históricamente el Real Madrid siempre ha sido un equipo dominante en sus partidos  y por tanto, sus jugadores más habilidosos han sido y siguen siendo objetivo de continuas faltas. Pero el rol de superioridad que los blancos desarrollan ante todo tipo de rivales, se voltea radicalmente cuando el conjunto que hay delante es el F.C Barcelona; y lo hace con todas sus consecuencias, es decir, en partido entre blancos y culés, son estos primeros los que tratan de detener el implacable avance azulgrana de la misma forma que otros muchos equipos lo hacen frente a él. 
 
En los 13 enfrentamientos de la 'era Guardiola' los blancos han cometido un total de 284 faltas, mientras que los barcelonistas no han llegado a las 200 (194). Tan sólo hay un partido en el que los hombres entrenados por José Mourinho hayan sufrido un mayor número de faltas ante los azulgrana de las que ellos mismos cometieron; fue concretamente en el partido de ida de la semifinal de la Champions League 2010/11, en la que el Real Madrid cometió un total de 18 faltas por 22 de los barcelonistas. Al margen de este, existe otro encuentro en el que los blancos no superaron a los culés aunque tampoco estos lo hicieron con los madridistas; ambos cometieron un total de 17 faltas en el choque de  vuelta de la Supercopa de España disputado el pasado 17 de agosto en el Camp Nou. Curiosamente ambos encuentros serían recordados por otro tipo de altercados menos agradables
 
CLÁSICOS DISPUTADOS DESDE LA LLEGADA DE GUARDIOLA
 
FECHA PARTIDO COMPETICIÓN RESULTADO FALTAS
13/12/08 BARÇA - MADRID LIGA 2-0 13-17
02/05/09 MADRID - BARÇA LIGA 2-6 22-9
29/11/09 BARÇA - MADRID LIGA 1-0 17-25
10/04/09 MADRID - BARÇA LIGA 0-2 29-15
29/11/10 BARÇA - MADRID LIGA 5-0 11-16
16/04/11 MADRID - BARÇA LIGA 1-1 21-13
20/04/11 MADRID - BARÇA FINAL C. REY 1-0 26-24
27/04/11 MADRID - BARÇA SEMIS. CHAMPIONS  0-2 18-22
03/05/11 BARÇA - MADRID SEMIS. CHAMPIONS 1-1 14-26
14/08/11 MADRID - BARÇA SUPERCOPA ESPAÑA 2-2 26-14
17/08/11 BARÇA - MADRID SUPERCOPA ESPAÑA 3-2 17-17
10/12/12 MADRID - BARÇA LIGA 1-3 22-13
18/01/12 MADRID - BARÇA SEMIS. COPA REY 1-2 20-12

 

TOTAL FALTAS REAL MADRID 284 TOTAL FALTAS FC BARCELONA 194
MEDIA DE FALTAS POR PARTIDO 22 MEDIA DE FALTAS POR PARTIDO 15
 
Una muestra clara de que el recurso de las faltas va estrechamente ligado a la impotencia es el hecho de que los encuentros más igualados en cuanto a acciones pitadas se dieron en los partidos más equilibrados, donde el marcador inclinó la balanza por la mínima, como por ejemplo los dos antes mencionados. Por el contrario la mayor diferencia de faltas cometidas por uno y otro llegó en el 2-6 que los azulgrana le endosaron a los madridistas en el encuentro de vuelta en la Liga 2008/09. En los 13 enfrentamientos que han disputado Real Madrid y FC Barcelona desde la temporada 2008/09 en la que Guardiola empezó a comandar a un Barça imperial, la media de faltas del conjunto culé frente a los blancos ha sido de 18 por encuentro, mientras que la de los madridistas es de 22.
 
 
Gráfico sobre los 13 'clasicos' antes descritos 
 
 
Mayor contundencia en los mismos parámetros
 
Real Madrid y Barcelona son, deportivamente, 'enemigos' acérrimos. Una rivalidad que data desde 1916 (primeros altercados entre ambos) ha tenido demasiado tiempo para alimentarse como para no entender el alcance de la misma. Los jugadores que militan en sus filas no tardan en darse cuenta de la magnitud del 'Clásico'y saben que es un choque que se hace necesario ganar. Las derrotas, no sólo son un retroceso en sus respectivos caminos hacia los títulos, sino que minan proporcionalmente a la importancia del choque, la moral de unos jugadores que, de manera inmediata establecen la meta de 'vengar' la afrenta en el próximo encuentro. Cuando esta historia se repite de forma sucesiva en 12 ocasiones es,  hasta cierto punto comprensible, que la impotencia aborde a los jugadores, que tratan por activa y por pasiva de poner punto y final a una racha nefasta. Este hecho, que es también una realidad, ha terminado por originar una tensión palpable en los choques entre los dos gigantes españoles, en forma de tanganas, de exceso de dureza o de determinados gestos reprochables, aunque no tanto, curiosamente, del número de faltas.
 
Para constatar este dato es preciso recular algunas temporadas atrás. Antes de que Josep Guardiola capitanease la nave azulgrana, los blancos habían logrado encadenar una racha de 5 'clásicos' consecutivos sin conocer la derrota, todos ellos choques pertenecientes al Campeonato Nacional de Liga, únicas ocasiones en las que se cruzaron los dos conjuntos en las temporadas 2005/06, 2006/07 y 2007/08. 3 victorias madridistas (una de ellas como visitante) por 2 empates  fueron el saldo de los 5 últimos enfrentamientos antes de que en la 2008/09, Guardiola llegase para imponer una maldición que aún a día de hoy martiriza al madridismo. 
 
5 ÚLTIMOS CLÁSICOS ANTES DE LA LLEGADA DE GUARDIOLA
 
FECHA PARTIDO COMPETICION RESULTADO FALTAS
01/04/06 BARÇA - MADRID LIGA 1-1 21-18
22/10/06 MADRID - BARÇA LIGA 2-0 26-12
11/03/07 BARÇA - MADRID LIGA 3-3 21-23
23/12/07 BARÇA - MADRID LIGA 0-1 18-23
07/05/08 MADRID - BARÇA LIGA 4-1 13-18

 

TOTAL FALTAS REAL MADRID 103 TOTAL FALTAS BARCELONA 90
MEDIA DE FALTAS POR PARTIDO 21 MEDIA DE FALTAS POR PARTIDO 18
 
Pese a la dinámica opuesta que presentaba el desarrollo de estos partidos, el número de faltas cometidas, oscilaba en unas cifras similares a las actuales. No obstante en la obtención de la media sí se observa un ligero ascenso por parte de los madridistas y un descenso, algo más acentuado, en el lado de los barcelonistas. Los blancos han pasado de una media de 21 faltas a 22, mientras que los culés han pasado de una media de 18 a una de 15. 
 
Gráfico sobre los 5 partidos anteriormente descritos
 
Mención a parte merece el capítulo de expulsados, donde los blancos han disparado su saldo. Durante la racha de 5 'clásicos' consecutivos sin sucumbir ante el ahora intratable F.C Barcelona, el Real Madrid surió únicamente una expulsión. Fue en el Camp Nou y el jugador que tuvo que abandonar el terreno de juego por protestarle al colegiado de la contienda fue Roberto Carlos da Silva, el incombustible lateral zurdo de los blancos y antecesor de Marcelo. Los azulgrana no lograron derrotar a los madridistas en estas 2 campañas y media (sí lo hizo en el choque de ida de la 2005/06) pero logró finalizar todos sus partidos con 11 sobre el terreno de juego. Por el contrario 'la maldición de Guardiola' parece no haber recaído sólo en la dinámica de su marcador contra los blancos, sino también en el número de jugadores con los que estos concluyen sus enfrentamientos. Sergio Ramos, Raúl Albiol, Ángel Di Maria, Mesut Özil, Pepe, Marcelo y hasta el propio José Moruinho suman un total de 7 expulsiones frente a las 2 barcelonistas (Pinto y Villa).
 
Gráfico conjunto últimas 7 temporadas
 
 
Aumento de la antideportividad
 
Imaginar que a la salida de los jugadores del Real Madrid en el Camp Nou o del FC Barcelona en el Bernabéu, las respectivas  aficiones les reciban con una sentida ovación, así como imaginar también el intercambio de flores entre los capitanes de Barcelona y Real Madrid parece algo muy cercano a la utopía. Inimaginable. Sin embargo eran situaciones totalmente habituales en los clásicos de hace unos años, en los que Vavel sumergió a sus lectores en la semana previa a la disputa del partido. No obstante el tiempo no ha hecho sino recrudecer una rivalidad deportiva que, en ocasiones ha rozado lo inaceptable. 
 
Con los ecos del último encuentro aún resonando, sigue hablándose de la dureza del Real Madrid frente al fútbol del Barcelona. Los números siguen en la dinámica habitual. 19 faltas cometidas por los madridistas y 12 por los culés, dominadores del balón y del juego. A tenor de esto, los 'clásicos' parecen no haber aumentado excesivamente el número de faltas cometidas en el desarrollo de sus contiendas pero lo que parece evidente es que sí ha recrudecido las acciones de algunos jugadores, que destapan el lado más amargo de este fantástico deporte. La fea acción de Pepe en el último choque de Copa del Rey en la que el portugués pisaba la mano de Leo Messi, sentado sobre el césped del Bernabéu, ha sido motivo de controversia, principalmente, por no ser la primera vez que el portugués actúa de esta incomrpensible manera. El central madridista se apresuraba a tratar de justificarse, alegando que su acción no fue voluntaria pero lo cierto es que una más en una larga lista que empieza a dejar a propios y extraños sin argumentos para defenderle.
 
Pepe ya no es sólo un jugador al que caracterice una dureza más o menos discutible en el desarrollo de un partido pero lo que parece claro es que sus gestos más allá del juego cotidiano son inaceptables. Ayer no fue el único y la superioridad del Barcelona no lo justifica. Al margen del fútbol que los dos equipos deben ser capaces de ofrecer, superados por uno  o por otro, lo cierto es que los recursos para sobreponerse a esa superioridad no deben están en la patada o el pisotón. Esos más de 100 años de rivalidad, no sólo han de haber servido para conocer la magnitud de un choque que es necesario ganar, sino también los valores mediante los cuales hay que hacerlo. Por encima, incluso, de un buen resultado, el escudo del Real Madrid merece respeto.