El Athletic consigue sus tres primeros puntos ante un Valladolid aciago

El Athletic consigue sus tres primeros puntos ante un Valladolid aciago

El conjunto rojiblanco logra su primer triunfo liguero ante un buen y ordenado Valladolid, aunque falto de puntería y algo de suerte. En un inicio de temporada convulso para los bilbaínos tras la salida por la puerta de atrás de Javi Martínez, y el deseo por parte de Llorente de abandonar la disciplina bilbaína, los pupilos de Bielsa consiguen los primeros tres puntos de la temporada mostrando una considerable mejora en la imagen y el juego mostrado ante Betis y Atlético de Madrid. Los goleadores de la tarde fueron Aduriz y Susaeta, que sentenciaron el encuentro en cinco minutos cruciales.

Athletic
2 0
Valladolid

‘’Ya han venido los bilbaínos’’, era un comentario común en la capital madrileña cuando, por allá en los cincuenta, el Athletic y su afición invadía un año tras año las calles de Madrid para ver como sus ‘’once aldeanos’’ conquistaban un trofeo ante el equipo que tocara  esa edición, daba igual quién, el resultado era siempre el mismo. Aunque con algo de retraso, el carácter ganador y la esencia de victoria del Athletic ha vuelto con fuerza a San Mamés. Conseguidos los tres primeros puntos y con una mejora considerable en la imagen y juego del equipo, sobre todo en la defensa –punto más débil en los últimos encuentros- , los rojiblancos respondían con una victoria a la oleada de dudas y críticas que habían recibido por el ‘’mal’’ inicio de campaña. ‘’ Ya han venido los bilbaínos’’.

‘’Ya han venido los bilbaínos’’

Se veía con ganas San Mamés, la hinchada rojiblanca asistía  a una de estas tardes de domingo de fútbol de las de antaño, partido a las cuatro de la tarde, como los de antes. Armados con fuerza y deseosos de ver a su Athletic triunfar y puntuar por fin en liga, los aficionados arroparon al equipo en el inicio del choque. Los once jugadores del Athletic salieron con una premisa muy clara de lo que había que hacer en el verde ante los vallisoletanos, ganar. Pues si los rojiblancos no cuentan con un exceso de jugadores decisivos, como podían ser Javi Martínez y el mismo Llorente, en casta y valor no los gana nadie.

El Valladolid salió valeroso en un campo cuanto menos difícil, qué decir del casi centenario San Mamés. El jugador germano, Patrick Ebert, cabalgó la banda derecha a sus anchas siendo el puntal y mayor peligro de los pucelanos, junto con el lateral Rukavina, fueron los hombres más peligrosos del equipo de Djukic. En el Athletic, destacó la presencia de Iker Muniain y su movilidad por toda la medular para nutrir de pases precisos a los extremos rojiblancos. Iturraspe, volvió para aportar a la causa, su resurrección fue como la del ave fénix, renació sus propias cenizas para marcarse una actuación solemne, un tópico que puede parecer banal pero que sirve para describir a la perfección el cambio de ‘’Itu’’ tras sus anteriores encuentros. Por la izquierda, Íñigo Pérez poderoso en el lateral, e Ismael López portentoso y letal arriba, en la que fue la zona que más peligro creó en la primera parte del encuentro.

Los blanquivioletas no se arrugaron en un escenario histórico, pues un buen grupo de seguidores vallisoletanos se acercaron a la ciudad de Altos Hornos para apoyar a los suyos. Estuvieron cerca de alegrarles el día los jugadores del Valladolid, que crearon mucho peligro con Ebert por la derecha, y estuvieron a punto de marcar por mediación de Óscar si no fuese por la nuca de Iturraspe. Apenas quince minutos más tarde, en el minuto 36, llegó la que sería la mejor ocasión para los locales en la primera parte. Una gran jugada entre Muniain e Isma López acabó con un centro desde la izquierda del ex del Lugo que remató Susaeta al palo derecho de la portería defendida por Jaime. Lo probaría Muniain en los últimos minutos de la primera parte sin ver puerta siquiera.

Tras el descanso, los murmullos parecían volver a instalarse en las gradas de San Mamés, aunque se veía una pequeña mejoría en la defensa, pues la portería continuaba a cero, y el equipo controlaba el encuentro y superaba a su rival. Aunque sin que éste control fuese total, el Valladolid también jugó sus cartas. Tras el descanso, los murmullos dejaron paso a la sorpresa, Marcelo Bielsa sustituyó a un magnífico Iturraspe que se había reencontrado con sí mismo, y dio entrada al joven Ruiz de Galarreta, un cambio que estaba siendo habitual en los últimos encuentros, más por el rendimiento del propio Ander que no por mérito del joven Iñigo.  Otro cambio sustancial en el encuentro fue el intercambio de posiciones entre De Marcos y Íñigo Pérez, el de Laguardia pasó a jugar de lateral izquierdo e Iñigo Pérez al centro. 

Cinco minutos letales

No pareció sentar bien el experimento, doble ocasión para el Valladolid en lo que supuso un aviso para los rojiblancos, cabe destacar un disparo durísimo de Ebert desde la frontal del área que se fue cerca del palo. De la tensión del peligro rival se pasó a la calma y control bilbaíno, y esa misma calma se transformó en euforia. Euforia, que como pregona la canción de la joven sueca, Loreen, ‘’no, don’t ever stop doing the things you do’’, nunca dejes hacer las cosas que haces, y así fue. 

La garra rojiblanca resurgió en medio de las críticas, el mal ambiente y todo lo que se pueda decir con total desconocimiento de la causa, el hecho es que  se volvió a lo que el Athletic ha venido haciendo siempre, ganar. En un disparo de Susaeta que la defensa del Valladolid rechazó dejando el balón muerto en el corazón del área, ‘’el zorro’, Aritz Aduriz, cazó literalmente el balón cual depredador para marcar el primer gol de la tarde y devolver la tranquilidad a la gradería de San Mamés.

Con la alegría desbordada,  y en cinco minutos de gracia para los vizcaínos, Gurpegi envió otro balón a la madera, y Susaeta dispuso de otra ocasión a la postre fallida, aunque poco importaría, pocos minutos después, una sensacional asistencia de Galarreta de primeras y desde la frontal, desembocaría en una maravilla de Susaeta. Éste, escorado en la parte izquierda del área, se acomodó el balón con un pequeño toque para superar a Jesús Rueda, y le pegó con rosca para enviarla directamente a la escuadra derecha de la portería de Jaime.

Dos tantos a cero y delirio en San Mamés, a falta de apenas veinte minutos, el Athletic tenía medio ganado el encuentro y consecuentemente sus primeros tres puntos de la temporada. El partido siguió la tónica que había llevado durante el transcurso de la segunda parte, más el añadido del resultado a favor de los vascos. Solo Javi Guerra pudo poner emoción en los últimos minutos del encuentro con un disparo cruzado que se fue lejos de la meta defendida por Gorka Iraizoz.

Al final, Mikel San José y Toquero entrarían por Iñigo Pérez y Iker Muniain, aunque sin apenas intervenir en el juego más que como meros espectadores.

Que nadie los de por muertos

Tres puntos que sirven como bálsamo a una ciudad que ha sufrido, y mucho, tras los desengaños y la marcha de uno de los jugadores más queridos en los últimos años, Javi Martínez, y el anuncio de no-renovación por parte del estandarte del equipo durante el último lustro, el Rey León, Fernando Llorente. Aunque éste finalmente seguirá en el equipo, al menos durante esta temporada, el daño se podría decir que ya está hecho. Hay que comprender la complicada situación, las contradicciones, la ‘’infoxicación’’ que viene de un lado y de otro.

¿Todo esto procede por culpa de los propios jugadores o del técnico, Marcelo Bielsa? , curioso que el debate resulte comparable al que aconteció  en los ochenta con Clemente y Sarabia. Todo el mundo habla, pero no todos saben. Con lo que la conclusión definitiva es que el Athletic ha conseguido tres puntos en tres jornadas, y pocos se acuerdan que la temporada pasada a estas alturas apenas se había cosechado un mísero punto, y no sería hasta el sexto encuentro donde los bilbaínos recordarían lo que era una victoria liguera.

Si alguien cree que el Athletic está perdido porque Llorente, Javi Martínez, o quién sea no juegue entre esos ‘’once aldeanos’’, que no olvide aquello que se rumoreaba hace más de sesenta años en la misma capital madrileña, ‘’ya han venido los bilbaínos’’, y amigos, no se van a ir.

Vídeo resumen del encuentro

Así lo vivimos en Vavel.com

Ficha técnica:
Athletic : Iraizoz; Iraola, Gurpegui, Ekiza, Íñigo Pérez (San José, min.87); Iturraspe (Galarreta, min.46); Susaeta, De Marcos, Muniain (Toquero, min.88), Isma López; y Aduriz
Valladolid: Jaime; Rukavina, Jesús Rueda, Marc Valiente, Peña; Ebert (Lolo, min.83), Álvaro Rubio (Sastre, min.61), Víctor Pérez, Omar; Óscar (Bueno, min.78) y Javi Guerra.
MARCADOR: 1-0, min.69: Aduriz. 2-0, min.75: Susaeta.
ÁRBITRO: Del Cerro Grande (Comité madrileño). Mostró tarjeta amarilla al visitante Álvaro Rubio.
INCIDENCIAS: Unos 34.000 espectadores en San Mamés, entre ellos varios cientos de seguidores pucelanos. Tarde veraniega y terreno de juego en buenas condiciones. Tercera jornada de Liga.