El Athletic se deja dos puntos en un partido en el que mereció golear

El Athletic se deja dos puntos en un partido en el que mereció golear

Los de Bielsa recuperaron su mejor versión ante un Hapoel Kiryat exigente, pero que debió perder. Susaeta fue el mejor del partido y Llorente, recibido con más aplausos que pitos, volvió a demostrar su importancia. Pese a lo malo del resultado, la imagen fue gratificante. Foto vía: El Correo

ATHLETIC
1 1
HAPOEL KIRYAT

El resultado no fue ni mucho menos el deseado, pero el Athletic no tiene nada que reprocharse. Los leones hicieron todo para ganar y solo la mala fortuna evitó una goleada que hubiera servido para confirmar de una vez que el grupo está al alza, pese a los quebraderos defensivos. Ya el año pasado, la Europa League sirvió de bálsamo e inspiración y con partidos como el de hoy, volverá a ser fundamental en la recuperación de la confianza.

Desde el primer momento se vio que el partido no iba ser tan plácido como los de la previa. Es cierto que el Hapoel entregó la pelota a los de Bielsa en todo momento, pero su  posicionamiento táctico dejaba entrever que el rival tenía bastantes más recursos que sus predecesores: buena ocupación de los espacios del terreno de juego, solidez defensiva, inteligente distribución de esfuerzos y juego ofensivo fundamentado en rápidos contraataques. No es que fueran una maravilla, pero al menos demostraron tener las ideas claras.

El Athletic  no se sintió incómodo con la tesitura planteada por el rival. Tras tantos partidos de ida y vuelta, uno en el que los de Bielsa pudieran dejar de lado las revoluciones y desarrollar el juego de creación se antojaba atractivo y la verdad es que los leones no lo hicieron mal. El centro del campo vasco, con un Iturraspe más intenso que en envites anteriores y con Muniain ayudando mucho más en la oxigenación, masticó desde el inicio las jugadas de ataque y para el minuto diez ya tenía todo su bloque en campo rival.

Con todo, las únicas ocasiones llegaban de disparos lejanos, uno de los talones de Aquiles del conjunto rojiblanco. El Athletic rondaba pero el Hapoel no se dejaba impresionar fácilmente. Normal, es un equipo de Kyriat Shemona, una de las mayores zonas de guerra en el conflicto palestino- israelí, por lo que sus componentes están acostumbrados a lidiar problemas mayores. Tampoco es que la pobre entrada que presentaba San Mamés ayudase.

El partido parecía entrar en un monólogo cuando los israelís golpearon. La fortuna sonrió y de qué manera a los de Kyriat, ya que se adelantaron con un auténtico churro de Lencse, pero el gol sirvió para confirmar que iba a ser necesario elevar las prestaciones y dejar de lado las comodidades. Los jugadores asumieron esa necesidad y se pusieron las pilas, lo que dio pie a los mejores minutos de los de Bielsa en lo que llevamos de temporada.

El Athletic, guiado por Susaeta y De Marcos, empezó a circular el balón con fluidez y a definir constantemente las acometidas ofensivas. El resultado fue un torrente de ocasiones que los visitantes apenas pudieron aguantar. Susaeta dio un doble palo en una jugada digna de Leo Messi, De Marcos se quedó a un centímetro del empate y Aduriz remató sin atino absolutamente todo lo que le rondó. Los israelís no dieron la sensación de estar superados, pero el nivel del juego local fue sublime, recordando tiempos no tan lejanos.

 La constante fluidez con la que los rojiblancos pisaban el área sólo podía llevar a un resultado y el empate llegó en el 39. Un centro raso de Ismael por la izquierda acabó en los pies de Susaeta, que definió cruzado con maestría. Era sin duda un premio merecido para el mejor jugador de la noche. Hasta el final el Athletic lo intentó, pero sin mucha insistencia.

Sale Llorente

Con el empate Marcelo Bielsa encontró la excusa que parece que necesita para dar entrada a Llorente, cuya participación estaba llena de morbo. La grada estuvo dividida desde el minuto 1, pero hubo más aplausos que pitos, una buena noticia para el devenir de equipo y jugador.

En el ámbito estrictamente deportivo, el nueve rojiblanco demostró las razones por las que su salida sería sumamente dolorosa. Su simple presencia otorga un plus al conjunto rojiblanco que cada vez que compite queda reflejado. Si el pasado domingo anotaba un gol nada más salir, hoy se convirtió en una pesadilla para el Hapoel. Sólo la mala fortuna y la lógica aceleración del punta evitaron que sumara un carro de goles. Para el minuto 60 ya había generado seis ocasiones de todos los colores.

Las triangulaciones del Athletic empezaron a rozar la perfección, pero la falta de puntería y la buena gestión de las ayudas defensivas alargaron el empate hasta los últimos minutos. Ni siquiera la constante insistencia de Llorente bastó para perforar la portería de Amos. Especialmente destacable fue la parada que el portero le hizo en el 81, digna de verla repetida una y otra vez.

En los últimos minutos los leones lo intentaron de mil maneras pero no consiguieron ganar. Es difícil de explicar que en un partido tan completo los de Bielsa no sumasen los tres puntos, pero esta vez fue fruto de la mala suerte. Pese al empate, el Athletic creció y trazó una senda que debería de confirmarse el domingo ante el Málaga. Sería la victoria idónea para lograr el tan ansiado despegue.

Ficha técnica:
ATHLETIC: IRAIZOZ; IRAOLA, GURPEGUI, AMOREBIETA, CASTILLO (GALARRETA, MIN. 81); ITURRASPE, DE MARCOS, MUNIAIN; SUSAETA, ISMAEL LÓPEZ (LLORENTE, MIN. 45) Y ADURIZ (IBAI, MIN.58).
HAPOEL KIRYAT: AMOS; TZEDEK, GABAI, HASARMA, MATOVIC, GAZAL, EINBINDER (VAHABA) DAN, TASEVSKI, ROCHET (ELISHA, MIN.74);,ABUHARZIA (POROKARA, MIN.79) Y LENCSE
MARCADOR: 0-1 MIN 13, LENCSE. 1-1 MIN 39, SUSAETA
ÁRBITRO: SIMON LEE EVANS (GALES). AMONESTÓ A AMOS (MIN.43), GAZAL(MIN.56), MATAVIA (MIN.59), IBAI (MIN.60), ELISHA (MIN.74), SUSAETA (MIN.88)
INCIDENCIAS: PRIMER PARTIDO DE LA EUROPA LEAGUE DISPUTADO EN SAN MAMÉS, CON APENAS MEDIA ENTRADA