Muniain, cien partidos de Liga como león

Muniain, cien partidos de Liga como león

El futbolista rojiblanco celebrará cien partidos en la competición doméstica si Marcelo Bielsa decide alinearle mañana en el partido frente a Osasuna.

Nadie lo conocía cuando Iker Muniain jugó por primera vez en San Mamés el 30 de julio de 2009. Los aficionados sólo tenían referencias del joven jugador navarro por lo visto en esa pretemporada, ya que Joaquín Caparrós, por aquel entonces entrenador del Athletic, lo introdujo como futbolista de la primera plantilla. Con tan sólo 16 años, entrenaba con los mayores y a finales de julio debutó como jugador rojiblanco. No fue el estreno soñado porque el partido de ida ante el Young Boys suizo de la UEFA terminó en derrota (0-1), pero una semana después, el 6 de agosto, se convirtió en héroe de la hinchada rojiblanca al marcar el gol que les dio el pase a la siguiente ronda.

Era tal el buen juego que mostraba el de la Chantrea que el técnico sevillano decidió seguir apostando por él. Formó parte del once titular del primer partido de Liga contra el Espanyol y, por tanto, San Mamés celebró su bautismo en la competición doméstica el 30 de agosto de 2009. No fue un debut cualquiera pues Muniain se convirtió en el jugador más joven en debutar con el Athletic en la máxima categoría con 16 años, 8 meses y 11 días. Pudo ser una tarde redonda si el jugador hubiese llegado a un rechace de Kameni y hubiese enviado ese balón a las redes. Sin embargo, ese encuentro concluyó con victoria y el joven jugador fue el primero en felicitar a Gaizka Toquero por su gol, un tanto que a la postre daría los tres puntos al equipo. Han pasado poco más de tres años desde aquel día, pero Muniain cumplirá mañana cien partidos si disputa el partido ante Osasuna.

Se convirtió en el jugador más joven en debutar con el Athletic en la máxima categoría

Fue el inicio de una trayectoria deportiva que se vio agrandada cuando, el 4 de octubre de 2009, marcó su primer gol liguero en el partido frente al Valladolid. Corría el minuto 76 de partido y a falta de un cuarto de hora para el final, el Athletic perdía 2-1. Tras una jugada colectiva, Muniain aprovechó el esférico que había quedado muerto en el área para marcar el empate a dos. El futbolista besó el escudo, estiró los brazos y recibió los abrazos de todos sus compañeros.  Este gol también le hizo ser parte de la historia durante los tres años siguientes pues se convirtió en el jugador más joven en marcar un tanto en Primera División. Un honor que, desgraciadamente, ya no ostenta puesto que el 18 de agosto de 2012 Fabrice Olinga, jugador del Málaga, se lo quitó tras marcar el gol ante el Celta de Vigo en la presente temporada.

Se trató del primer gol de los once que ha marcado Iker Muniain en Liga hasta la fecha;  el último hace un año cuando abrió el marcador en Mestalla y cuando parecía que el conjunto vizcaíno iba a llevar los tres puntos a Bilbao, Soldado puso el  empate en el último suspiro del encuentro. Tal vez, el jugador navarro no sea un goleador nato pero a lo largo de estos años, ha maravillado a los aficionados con las jugadas que se saca de la chistera, los desmarques o la visión de juego, aunque algunos hinchas le critican por el comportamiento que suele tener en el terreno de juego en algunas ocasiones.

Las tensiones con Osasuna

Muniain es navarro pero, tras estar en las categorías inferiores de la Txantrea, uno de los cuatro clubes navarros convenidos con el Athletic, con 13 años se mudó a Bilbao sin pasar por las filas de Osasuna. Sin embargo, para él siempre son especiales estos derbis por la rivalidad que existe entre ambos clubes. Hace dos temporadas, en la semana previa al partido, pecó de inocente y realizó unas polémicas declaraciones en las que decía que no sentía ningún cariño hacia Osasuna y que “mis amigos me han dicho que les demos bien de caña”. Estos comentarios no sentaron nada bien en el entorno rojillo y en el partido tuvo que escuchar silbidos cada vez que pasaba por la zona donde se habían colocado los aficionados navarros. El Athletic ganó ese encuentro gracias al tanto de otro navarro, Carlos Gurpegi, en los últimos instantes pero menos mal que el goleador no fue Muniain ya que sus declaraciones hubiesen tenido mayor relevancia.

No sentía ningún cariño hacia Osasuna

En la segunda vuelta, cuando el encuentro se disputó en el Reyno de Navarra, los seguidores de Osasuna no se olvidaron del episodio que tuvo lugar meses antes y recibieron a Muniain de una manera hostil. Sin embargo, el futbolista rojiblanco silenció a todos ellos cuando anotó el gol de la victoria en el minuto 89 y el Athlletic le dio la vuelta a un partido que se había puesto cuesta arriba con el gol inicial de Kike Sola.

Muniain se volverá a enfrentar a esas situaciones incómodas mañana a partir de las 18:00 horas puesto que los aficionados del equipo navarro no olvidan aunque ya hayan pasado dos años. Sin embargo, si disputa ese encuentro, será el octavo jugador de la actual plantilla en disputar la cifra mágica de 100 partidos ligueros después de Iraizoz, Toquero, Amorebieta, Iraola, Susaeta, Gurpegi y Llorente. Si el Athletic consigue la ansiada victoria que necesita para respirar después de unas semanas convulsas, la alegría será doble porque cien partidos como rojiblanco en Liga no se cumplen todos los días.