Simeone y Bielsa: tras la estela de Helenio Herrera

Espadas por todo lo alto en Bucarest. Argentina vuelve a reinar en los banquillos. El país sudamericano podrá ver de nuevo a un entrenador de su tierra levantar un título europeo, algo que no se conseguía desde que Helenio Herrera ganase la Copa de Europa allá por el año 1965. Alguno, como Di Stéfano, consiguió la Recopa; pero nadie la UEFA o la Champions League. Bielsa o Simeone romperán la sequía.

Simeone y Bielsa: tras la estela de Helenio Herrera
Simeone y Bielsa: tras la estela de Helenio Herrera

Dos técnicos nacidos en Argentina ocuparán los banquillos del impresionante Estadio Nacional de Bucarest. Diego Pablo Simeone y Marcelo Bielsa. El primero jugó para las órdenes de “el loco” hace unos años, por lo que se puede considerar aprendiz suyo. Ganen los colchoneros o ganen los leones, un entrenador de La Pampa resultará el triunfador.

Bielsa o Simeone, uno u otro, será el primer argentino en ganar un título europeo (UEFA O Champions) desde Helenio Inmediatamente, cuando se relaciona la palabra Europa con el término entrenador argentino, a muchos se nos viene a  la cabeza el nombre de uno de los técnicos más grandes de la historia del balompié: Helenio Herrera. El Mago, como así le apodaban, nacido en Buenos Aires el 10 de abril de 1910, alcanzó la gloria con el Inter de Milán en los años 1964 y 1965 al conseguir dos Copas de Europa al frente del equipo neroazzurri. 
 
 
Desde entonces, ningún entrenador del país de “los seis continentes” ha ganado o bien una Copa de Europa o bien una Copa de la UEFA. Recopas de Europa, sí, como es el caso de Alfredo Di Stéfano al frente del Valencia, por ejemplo. Bielsa o Simeone terminarán con esta racha que ha pervivido durante 50 años.
 
¿Quién era Helenio Herrera?
 
Helenio Herrera, Copas de Europa con el Inter al margen, fue muy laureado mientras ocupó el banquillo del viejo Metropolitano. Dos de los nueve campeonatos domésticos logrados por los colchoneros a lo largo de su historia se consiguieron con el entrenador argentino dirigiendo la escuadra rojiblanca.
 
Helenio Herrera fue parte importante del Atlético de Madrid: ganó dos ligas El primero, en la temporada 1949-1950, superando al Deportivo de la Coruña por un solo punto. En la siguiente campaña, la 1950-1951, el Atlético, de nuevo y con Helenio Herrera también en la dirección, levantó el trofeo aventajando al Sevilla en dos puntos. H.H, por tanto, forma parte de una brillante etapa de la historia atlética. 
 
De España salió mal. Pese a ganar dos ligas entrenando al Barcelona, sus problemas con la estrella del equipo, Ladislao Kubala, aceleró su salida de Can Barça. Recaló en el Inter de Milán, y allí vivió su época más esplendorosa como entrenador, consiguiendo las ya citadas dos Copas de Europa, además de tres ligas y dos Intercontinentales. Al llegar a San Siro, se trajo consigo a Luis Suárez, quien conseguiría a posteriori el Balón de Oro. 
 
 
Precisamente, fue H.H quien colocó al Inter en lo más alto del panorama futbolístico. Tocó el cielo en la Copa de Europa del año 1965. El recorrido del conjunto italiano no fue nada fácil, y más teniendo en cuenta que todos los equipos soñaban con ganar al Inter de El Mago. Una a una, las rondas se sucedían, y los equipos eliminados también. Dinamo de Bucarest, Colonia y Liverpool fueron los escollos que se encontró Helenio Herrera y sus jugadores para alcanzar la filán de Milán, aliciente añadido.
 
Benfica-Inter, última victoria de un técnico argentino
 
La final estuvo envuelta en un mal ambiente: polémica con la designación arbitral y malas condiciones meteorológicas Allí esperaba el Benfica de Eusebio, vencedor tres años antes. El ambiente de aquella final, la última europea que ganó un argentino siendo entrenador, estuvo rodeada de un clima desagradable. Y nunca mejor dicho. El encuentro se disputaba en Milán, por lo que el Inter era el anfitrión. El árbitro, Branko Tesanic, admitió que el conjunto italiano le pagó sus vacaciones en el Mediterráneo un año atrás, cuando se encargó de pitar las semifinales de esta misma competición entre el propio Inter y el Borussia Dortmund. 
 
El colegiado checo fue designado para dirigir la contienda en la final, lo cual no sentó especialmente bien en Portugal. El Benfica amenazó con no presentarse, pero la UEFA respondió con otra amenaza: multa fortísima y suspensión de participación al año siguiente. Finalmente, el equipo de Schwartz se presentó, previa advertencia de que iban a sacar a los juveniles, cosa que no se llegó a producir. 
 
 
El choque se desarrolló en unas condiciones meteorológicas lamentables, ya que, según cuentan crónicas de la época, el terreno de juego no parecía un cenagal, sino un lago. Fue un partido sin historia. Amos equipos chapotearon en vano durante los 90 minutos. Un gol de Jair decidió el enfrentamiento en favor de los “locales”. El Inter, según se lee en la prensa de aquel año, lo celebró como si hubiera marcado seis goles. Herrera, además, daba la sensación de tener el fútbol europeo y mundial bajo su control. 
 
Casi medio siglo después...
 
Un entrenador argentino volverá a triunfar. No será dirigiendo a un equipo italiano. Tampoco será en la Copa de Europa, sino en la Europa League. Da igual. De conseguirlo sabrá igual de bien a uno u otro. Simeone y Bielsa lo ansían con todas sus fuerzas. Motivos nos le faltan. Seguramente, con todo el ajetreo del partido no se habrán percatado de que si logran el triunfo su nombre quedará tatuado en la historia junto al de Helenio Herrera. Y, amigos: H.H no son dos letras mayúsculas; son palabras mayores. 
 
Vídeo: Final de la Copa de Europa 1965: Inter de Milan 1-0 Benfica