El Tribunal de Cuentas embarga 499 acciones a Presidencia Atlético de Madrid S.L

El Tribunal de Cuentas embarga 499 acciones a Presidencia Atlético de Madrid S.L

El Ayuntamiento de Marbella requisa una alta cantidad de acciones valoradas en dinero de la entidad Presidencia del Club Atlético de Madrid S.L, según ha dado a conocer Ángeles Muñoz, alcaldesa de Málaga como medida del presunto dinero desviado por Jesús Gil durante su etapa como líder del partido político GIL que gobernó en Marbella desde 1991 hasta 2002.

El Tribunal de Cuentas de Marbella ha ordenado el embargo de cerca de 105 millones de euros en acciones pertenecientes a los hijos de Jesús Gil, expresidente del Atlético de Madrid entre los años 1987 y 2003, como medida de devolución de un dinero que pertenecía única y exclusivamente al Ayuntamiento de Málaga, según ha podido dar a conocer Ángeles Muñoz, alcaldesa de Marbella. La medida no solo involucra a los familiares de Jesús Gil, entre los que destaca Miguel Ángel Gil [actual consejero delegado del Atlético de Madrid], si no también a miembros del grupo político GIL que fundó el expresidente rojiblanco en Marbella y que salió vencedor en las Elecciones Municipales de 1991 con mayoría absoluta (más del 65% de los votos). 

La resolución que dictó el Tribunal de Cuentas en abril de 2011 esclarece la existencia de un desvío de forma injustificada de fondos públicos del Ayuntamiento de Marbella por un importe de 66,506 millones de euros, más los intereses por un valor provisional de 39,157 millones de euros. Tal y como ha reconocido Ángeles Muñoz tras la junta del gobierno local, "el dinero era del ayuntamiento y tenía que tener una finalidad municipal, pública". Además, la "cantidad debía tener una factura, teniéndose que haber especificado dónde había idom ese dinero que se detectó entre 1991 y 199", apuntó en rueda de prensa la alcaldesa. 

El Club Atlético de Madrid está involucrado en la denuncia por embargo debido a que Ángeles Muñoz reclama que requisa hasta un total de 499 acciones de la entidad Presidencia del Club Atlético de Madrid S.L. No solo al club rojiblanco. También embarga hasta un total de 3.999 acciones de Vegángeles S.A, 449 de Montajes Incor S.A., 1.560 de Compañía Internacional de Bienes Reales, 3.600 de Abastecimientos El Carrascal S.L., 9.000 de la entidad Club Financiero Inmobiliario S.A., 9.999 de la entidad Promotora Inmobiliaria La Alcazaba S.A., 9.000 de la entidad Promociones Futbolísticas S.A., 55.000 de la entidad Amz S.A y 8.298 de la entidad Myramco S.L.

"Los servicios jurídicos del Ayuntamiento están realizado desde el inicio de la primera legislatura un trabajo incesante para salvaguardar el patrimonio de la ciudad. Es fundamental conseguir que se trabe el embargo de los bienes de forma preventiva para que cuando las sentencias sean firmes se puedan ejecutar con todas las garantías", apuntó Ángeles Muñoz. "Hemos trasladado a la Fiscalía la necesidad de que se investigue dónde están los bienes de algunos responsables que, sorprendentemente, alegan que no tienen ningún patrimonio", expone la alcaldesa, subrayando la necesidad de que el resto de los encausados ya tienen embargos encima suya. "Es una sentencia muy favorable para los intereses de la ciudad y evidencia el empeño del Ejecutivo local por recuperar el patrimonio que fue esquilmado por los anteriores gobiernos municipales". 

Obligación de los herederos

En mayo de 2011 el Tribunal de Cuentas ya ordenó a los hijos de Jesús Gil a devolver a Marbella más de 100 millones de euros en la sentencia interpuesta por el ministerio fiscal en noviembre de 2005. La sentencia del 12 de abril de 2011 cifraba en más de 65 millones de euros los perjuicios que habían ocasionado al Ayuntamiento, donde declaraba responsables máximos a los cuatro hijos de Jesús Gil, entre los que se encuentra Miguel Ángel, entre otros exediles del partido político. El tribunal ordenó que la responsabilidad caía directamente en los hijos y que estaban en la obligación de reparar mediante el pago los daños causados a los fondos públicos del Ayuntamiento como consecuencias de las irregularidades ya citadas.

 "El demandado Don Gregorio Jesús Gil y Gil fue alcalde de Marbella en el momento de los hechos enjuiciados, y al haber fallecido esa defunción no extingue la responsabilidad civil ni la contable derivada del ejercicio de sus funciones como alcalde, sino que se transmite a sus causahabientes como responsables directos por sucesión", exponía la sentencia.

Las acciones del Atlético de Madrid fueron investigadas por la Audiencia Nacional

Varios accionistas minoritarios del Atlético de Madrid llevaron a juicio a los máximos dirigentes de la entidad por la ampliación de capital efectuado en 2003 en la que, presuntamente, canjearon la deuda que acumulaba el club hacia ellos, acreditada como ficticia por el Tribunal Supremo, para remotar la mayoría accionarial después de que la Audiencia Nacional revocara mediante la sentencia del 'caso atlético'. La demanda interpuesta tiene como origen las irregularidades del proceso que hubo durante la ampliación de capital después de que el club procediera a realizar una operación mediante la cual las acciones que eran pagadas a 49 euros por los accionistas minoritarios pasaran a tener un valor de tan solo 8,5 euros. 

Otro de los objetos de medida presentados ante los juzgados de Plaza Castilla era la ocultación de información a los accionistas sobre el estado real de la SAD en el momento de la ampliación. Los dirigientes del club, presuntamente, se negaron a contestar a las preguntas que los accionistas formulaban ante la veracidad que tenían las cuentas, después de que perdieran hasta más del 80% del valor de sus acciones. 

Tras el fallo, la Audiencia Nacional declaró nula "por fraude de ley" la ampliación de capital que el club aprobó en 2003, decisión que recurrió el propio club ante el Tribunal Supremo. La sentencia asgura que "estima parcialmente el recurso de apelación interpuesto por hasta cinco accionistas minoritarios, apoyados en la asociación Señales de Humo". En dicha sentencia no se aclara las costas derivadas del recurso de apelación interpuesto por los cinco miembros de Señales de Humo, aunque impone al Atlético de Madrid las costas ocasionados por el recurso de apelación. 

"Que la Sentencia, además de no ser firme, sólo estima parcialmente la demanda que fue presentada contra el club, y que había sido previamente desestimada en su integridad por el Juzgado de Primera Instancia nº 74 de Madrid desestima la pretensión de los demandantes de declarar nulas las operaciones posteriores a dichas ampliaciones de capital del año 2003, las cuales nunca fueron impugnadas", apuntan en la sentencia. 

En 2002 hubo ya varios embargos

No es la primera ocasión que instituciones encargadas de impartir justicia embargar bienes a la institución rojiblanca. En abril durante 2002, durante la investigación dirigida por el juez Del Olmo, la Audiencia Nacional decretó el embargo de los bienes de Jesús Gil, de su hijo Miguel Angel y de Enrique Cerezo para hacer frente a la responsabilidad civil a la que podrían ser condenados en el juicio por las irregularidades cometidas durante la transformación en sociedad anónima deportiva del Atlético de Madrid. También fueron bloqueados los saldos de diversas cuentas bancarias por el 'caso atlético'.

Entre los bienes embargados destacaron acciones del Club Atlético de Madrid S.A.D. registradas a nombre de Jesús Gil y Gil, Enrique Cerezo Torres y Promotora Inmobiliaria Alhambra S.A., derechos de crédito ostentados por Promociones Futbolísticas S.A. contra el Club Atlético de Madrid o dos viviendas en Madrid a nombre de Miguel Angel Gil Marín, entre otros. 

En febrero de 2003 la sentencia de la Audiencia Nacional condenó a Jesús Gil a 3 años y medio de prisión e instaba a depositar en dicha las acciones del club de las que es propietario. Jesús Gil anunció que recurriría la decisión ante el Tribunal Supremo. Meses más tarde, la Sección I de lo Penal de la Audiencia Nacional decide desembargar las acciones retenidas del Atlético de Madrid, por lo que la familia Gil y Enrique Cerezo vuelven a poseer el control de la entidad. Una semana más tarde a dicha medida, el Tribunal de Cuentas, que reclamaba al exalcalde de Marbella, Jesús Gil, más de 96 millones de euros en concepto de responsabilidad civil, solicitaba a la Audiencia Nacional que suspendiera el levantamiento del embargo que pesaba sobre las acciones del Atlético de Madrid de las que es titular.