Koke cumple su 50º partido en liga con el Atlético

Koke cumple su 50º partido en liga con el Atlético

El canterano rojiblanco alcanza el medio centenar de encuentros oficiales en el campeonato doméstico al comienzo de su segunda temporada como jugador de la primera plantilla. Debutó bajo las órdenes de Abel, Quique confió en su potencial, Manzano le adentró en la dinámica de los ‘mayores’, y el ‘Cholo’ le ha otorgado un rol de futbolista importante. Fijo en la actual Sub-21, sus logros rojiblancos son inversamente proporcionales a su suerte con ‘la Roja’, que le ha dado la espalda y con la que quiere coronarse en la próxima Euro2013.

Jorge Resurrección Merodio ‘Koke’ (Madrid, 8 de enero de 1992) es uno de los, afortunadamente, varios canteranos de moda de nuestro fútbol. Perteneciente a la cantera rojiblanca desde hace más de un década, el futbolista vallecano es un claro ejemplo de lucha y trabajo por detrás de los focos, alejado de las portadas ansiosa. Hace apenas unos días se cumplió el tercer aniversario de su debut en Primera División, un 20 de septiembre de 2009 ante el FC Barcelona en el Camp Nou. Casi nada. Disfrutó de los últimos veinte minutos de juego en un choque de ingrato recuerdo para su equipo (5-2) pero eterno para la memoria del mediocentro madrileño. Abel Resino comandaba por aquel entonces la nave rojiblanca, poco después ocupada por Quique Sánchez Flores, encargado de empujar al centrocampista con oportunidades ligueras a lo largo de la 2010-2011. Su nombre iba entrando en las quinielas de la parroquia atlética, si bien Assunçao, Tiago o la falsa figura defensiva de Raúl García no convencía a los aficionados. Consiguió dorsal (19) la pasada campaña con el primer equipo a las órdenes de Gregorio Manzano, que le utilizó bastante en la famosa rotación del técnico jienense. Pero fue ‘el Cholo’ quien ha situado al actual ‘6’ colchonero en la primera línea, con mando y posición en el centro del campo. Su salto de calidad y mejora diaria, unido a la baja de Diego Ribas y rol reconvertido de Arda, han convertido a Koke en un habitual con ganas de hacer ruido.

Lejos queda ya el famoso juego de Keko-Koke-Koke-Keko, en referencia a los dos canteranos atléticos que compartieron periodo hace algunas temporadas en el club del Manzanares. Se dio, por aquel entonces, la curiosa circunstancia de que quien parecía despuntar era el escurridizo extremo de Brunete, fijo en las categorías inferiores de ‘la Roja’, siendo Koke un nombre de segunda fila menos atractivo a priori por su posición y pequeño currículum hasta esa fecha forjado. Prometía Keko, también un tal Ignacio Camacho, en el que se tenían puestas muchas espereanzas pero, lo que son las cosas, tres años después de su aparición en primera línea, cumplirá hoy su partido número cincuenta con la elástica rojiblanca en liga si Simeone decide alinearle en el equipo, y el sexagésimo noveno encuentro oficial sumando partidos coperos y de competición europea.

Con la UEFA Europa League 2012 y posterior Supercopa de Europa bajo el brazo, Koke apunta alto, y sólo los galones de Gabi y Mario le separan de una capitanía no muy lejana. Sentimiento, calidad, trabajo que van dando sus frutos a nivel individual y colectivo. En cambio, su pequeña cruz aparece si a la Selección Española se hace referencia. Internacional con todas las categorías inferiores de España, no ha conseguido ni un solo título con ‘la Roja’, pero ha acariciado unos cuantos. Semifinalista en el Mundial Sub-17 (Nigeria, 2009), Subcampeón de Europa Sub-19 (2010), cuartofinalista en el Mundial Sub-20 (Colombia, 2011) y representante español en la fase de grupos de los Juegos Olímpicos (Londres, 2012). Circunstancias varias impidieron adjuntar a su brillante expediente un título con el equipo nacional, y su oportunidad pasa por hacerlo con la Sub-21 de Lopetegui en el próximo Campeonato de Europa de Israel. Fijo en las convocatorias del técnico vasco, Koke luchará junto al resto del equipo por un puesto en la fase final en la repesca del próximo de octubre frente a Dinamarca. Una oportunidad, quien sabe si única, de colgarse un entorchado merecido para un trabajador incansable del centro del campo, bien conocedor del trabajo y filosofía de las selecciones desde hace años.

Muy cercano al centenar de partido oficiales con su equipo de siempre, el futuro cercano advierte una gran cantidad de minutos y oportunidades para un jugador cada día con más llegada y mejor golpeo de pelota. A pesar de formar parte del grupo de ‘los bajitos’, se estrenó en primera ante el Sevilla (febrero 2011) con un gran cabezazo tras asistencia de Forlán. Año y medio después, poco a poco va aportando goles con cierta cadencia y es el encargado de botar las faltas y los saques de esquina del equipo. Un elemento que le aporta mayo empaque dentro del grupo. Y bien agradecido, por ejemplo, lo tiene Falcao, matador ante pases de semejante calibre. Posiblemente, superará rápido los 2 goles y 4 asistencias de la 2011-2012, y ya ha anotado esta temporada frente al Rayo Vallecano (4-3) hace diez días. Agradecimiento y paciencia merece Jorge Resurrección, la mayor aparición de la cantera rojiblanca junto a De Gea y Domínguez tras la fantástica etapa de Fernando Torres. Una progresión sin límite para el disfrute de la hinchada del Atlético de Madrid. Adelante Koke, vía libre.