El Atlético de Madrid derrota al Betis en un partido loco y se coloca segundo

El conjunto de Simeone venció al equipo andaluz con sufrimiento. Agra adelantó a los locales transcurridos 25 minutos, pero Falcao empató segundos después. Al filo del descanso, los locales se pusieron de nuevo por delante gracias a un gol de Juan Carlos. La reacción del Atleti llegó al principio de la segunda parte con dos goles en diez minutos (Falcao, de penalti, y Diego Costa). Raúl García, tras completar un gran encuentro, cerró el partido en los últimos segundos.

El Atlético de Madrid derrota al Betis en un partido loco y se coloca segundo
Betis
2 4
Atlético de Madrid
Betis: Nelson, Perquis, Mario, Nacho; Ruben Perez, Beñat; Agra, Pozuelo, Juan Carlos; R.Castro.
Atlético de Madrid: Asenjo, Juanfran, Miranda, Godín, Filipe, Mario, Gabi, Arda, Cristian Rodríguez, Raúl García y Falcao.
MARCADOR: 1-0, min. 25, Agra. 1-1, min. 27, Falcao. 2-1, min 45+, Juan Carlos. 2-2, min. 47, Falcao (pen). 2-3, min. 53, Diego Costa. 2-4, min. 90, Raúl García.
ÁRBITRO: Álvarez Izquierdo (ESP). Amonestó a Nelson (min. 3), Juanfran (min. 23), Cristian Rodríguez (min. 53). Expulsó a Perquis (min. 47) y Campbell (min. 90)
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga BBVA, aplazado por la disputa de la final de la Supercopa de Europa. Estadio Benito Villamarín. Tres cuartos de entrada. Terreno de juego en buenas condiciones.

El Atlético de Madrid ha cambiado. O mejor dicho, lo han cambiado. Y el culpable tiene nombre propio: Diego Pablo Simeone. El argentino ha conseguido que sus jugadores se adapten a todo tipo de situaciones, algo fundamental en los grandes equipos. Ahora, la escuadra colchonera es capaz de sufrir, de remontar, de aguantar y, en última instancia, de acabar venciendo, el objetivo último de este deporte. 

Falcao, OK; Courtois, KO

El colombiano finalmente fue de la partida, tal y como anunció Simeone en la rueda de prensa previa al choque frente al Betis. Por su parte, Courtois no se recuperó totalmente de sus problemas en la rodilla y se quedó fuera de la convocatoria. Asenjo le suplió en la portería. Del resto del once rojiblanco destacó la presencia de Cristian “Cebolla” Rodríguez en el costado izquierdo. 

El encuentro comenzó sin apenas ritmo ni ocasiones. Ambos equipos se mostraban mucho respeto, lógico por otra parte, ya que se jugaban meterse en posición de Liga de Campeones. Pese a ser dos conjuntos que se caracterizan por sus excelentes contras cuando se generan espacios, en los primeros compases no quedó patente. Un disparo de Gabi tras una falta sobre Cebolla fue lo más potable en la primera media hora. La falta de fluidez era tan evidente que hasta Falcao tenía que aparecer en las inmediaciones del área para generar algo de fútbol, escaso en las botas de sus compañeros. 
 
Sin embargo, fue el Betis quien dió un paso adelante. A falta de 20 minutos para llegar al final de la primera mitad, un balón envenenado lanzado por Agra desde la banda izquierda acabó en el fondo de la portería defendida por Asenjo. Ningún futbolista, ni del Betis ni del Atlético de Madrid, tocó la pelota, por lo que el esférico entró suavemente en el rectángulo colchonero. Pero pudo ser peor. Dos minutos más tarde, el equipo local tuvo una gran oportunidad para matar el partido, pero Rubén Castro la malogró en beneficio de Asenjo, que esta vez sí estuvo acertado.
 
Reacción atlética, dominio aplastante...y gol del Betis
 
El Atlético estaba fuera del partido, pero la reacción no se hizo esperar. Raúl García intentó amenazar la portería bética con un disparo, en principio, sin peligro. En principio porque en la escuadra rojiblanca se encuentra Radamel Falcao, uno de los delanteros más furtivos y hambrientos de todo el panorama europeo y mundial. Pues bien, esa pelota que iba demasiado cruzada Falcao la convirtió, como si se tratara de panes y peces, en una perfecta asistencia llegando al segundo palo para rematar e igualar el encuentro. 1-1.
 
 
En apenas cinco minutos el guión había dado un giro de 360 grados, como poco. El Atleti mandaba y el Betis se veía desbordado por los continuos ataques de su rival, que apenas tenía piedad. Raúl García, Cebolla Rodríguez, Arda, Cebolla Rodríguez...las ocasiones se sucedían y los hombres de Pepe Mel se sentían incapaces de tapar el goteo. El guardameta local, Casto, estaba marcándose una actuación memorable, que culminó con un paradón a Falcao tras un latigazo del colombiano en el área chica. 
 
Pero como suele pasar - y como se suele decir-, los designios del fútbol son inescrutables. Lo impensable sucedió y el Betis, fortuna mediante, se adelantó al filo del descanso gracias a un tiro de José Carlos que tuvo la suerte de rebotar en Juanfran. Dárselo al bético es tan arriesgado como atribuírselo al colchonero. Ustedes deciden. 
 
Con el jarro de agua fría, los jugadores atléticos abandonaron el campo en busca de una explicación (difícil de encontrar, por otra parte) para lo sucedido en los primeros cuarenta y cinco minutos. Tal vez Simeone la encontró y se la enseñó a sus hombres. O tal vez no. Con respuesta o sin ella, el Atlético salió con el hambre y la motivación intacta dispuesto a remontar el choque. Y lo consiguió. 
 
Un equipo práctico en los segundos 45 minutos
 
A los 120 segundos de volver al césped, el malfario que se había apoderado del equipo madrileño pasó como por arte de magia al conjunto andaluz. Así fue que Perquis, tan inocente como inexperto, derribó a Falcao en el área y acabó expulsado. Penalti, expulsión y gol. En este orden.  Drama. Pero lo peor para los locales estaba aún por llegar. Seis minutos más tarde la remontada se consumió. El protagonista, Diego Costa, que había saltado al terreno de juego sustituyendo al otro protagonista: Falcao. Un balón muerto en el área prolongado por Miranda de cabeza llegó al brasileño, que en el segundo palo remató a gol sin apenas oposición. La justicia, según aparecía en la forma de celebrar los goles, se hacía evidente. 2-3, aunque con más de 35 minutos por delante. 
 
El Atlético se encontraba tranquilo sobre el campo. Dominaba la situación y no veía peligrar el resultado. Ese apaciguamiento se hizo cien por cien efectivo en el momento en que Campbell fue expulsado por doble amarilla a trece minutos del pitido final. A partir de entonces, control más que absoluto y gol de la tranquilidad en el descuento, obra de Raúl García, que realizó un enorme despliegue en todos los sentidos durante los 90 minutos. 
 
Con esta victoria, el Atlético de Madrid se sitúa segundo en el Campeonato Nacional de Liga, teniendo sólo por delante al Barcelona, que lleva pleno de puntos y victorias. Algo ha cambiado a la orilla del Manzanares. 
 
Así lo vivimos en VAVEL.com
 
 
FOTOS: EFE Y CLUBATLETICODEMADRID.COM