Falcao rescata al Atlético de Madrid y lo mantiene en la lucha por el liderato

El colombiano consigue un gol de falta directa en el descuento que permite al Atlético seguir metiendo presión al Barcelona una jornada más. El equipo sufrió la ausencia de Arda Turán y mantuvo un nivel de intensidad algo menor que pudo haberle costado caro.

Falcao rescata al Atlético de Madrid y lo mantiene en la lucha por el liderato
Real Sociedad
0 1
Atlético de Madrid
Real Sociedad: Zubikarai; Estrada, Mikel González, Íñigo Martínez, De la Bella; Illarramendi, Bergara; Xabi Prieto (Chori Castro min. 66), Griezmann (Ifrán min. 84); Agirretxe (Ruben Pardo min. 79).
Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Filipe; Mario Suárez, Gabi; Raúl García (Cristian Rodríguez min. 62), Koke (Emre min. 81), Adrián (Diego Costa min. 86); Falcao.
MARCADOR: 0-1, min. 90, Falcao.
ÁRBITRO: Ayza Gámez (Colegio Valenciano). Amonestó a Bergara, De la Bella, Íñigo Martínez, Estrada, Illarramendi, Filipe Luis y Godín.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la octava jornada de la Liga BBVA. Estadio de Anoeta, San Sebatián. A pesar de la lluvia el césped se mantuvo en perfectas condiciones.

Falcao sigue en estado de gracia, y mientras siga con esta actitud el Atlético no tendrá techo. Hoy, en el partido más sufrido de lo que va de liga le ha bastado con una falta en la frontal para definir el partido en el descuento (sí, ahora también mete goles de falta, lo que le faltaba). Pero los 90 minutos anteriores habían sido muy duros para el Atlético.

Se presentaba el partido como un encuentro difícil, con la ausencia de Arda Turan y el parón liguero rondando el ambiente. Y la Real Sociedad lo dejó claro a los 10 segundos de partido, cuando tuvo su primera ocasión en los pies de Agirretxe. Al Atlético le faltó intensidad, tanto en ataque como en defensa. Esto provocó que el primer disparo a puerta no llegase hasta el minuto 12 de partido, mientras que otras veces antes de ese minuto ya había tenido oportunidades clarísimas de gol, y los había conseguido. Pero el partido de hoy iba a ser distinto. Con una presión a partir de la linea divisoria del centro del campo y un 4-1-4-1 que situaba a Mario Suárez librando y a Koke apoyando a Gabi en la misma línea, los de Simeone basculaban de un lado a otro dejándole la posesión a los donostiarras (tanto fue así que hubo momentos donde se llego a un porcentaje de 63 a 37 favorable a la Real Sociedad). El Atlético robaba relativamente fácil el balón, pero muy lejos de la portería rival, por lo que volvía a perderlo. Sin embargo, el equipo no estaba incómodo sin balón.

En la segunda parte la actitud de los jugadores cambió y la intensidad vovió a ser la misma que en otros partidos. El equipo robaba arriba y acababa las jugadas rápido, sin dejar al rival volver a colocarse. Pero este nivel sólo se mantuvo hasta el minuto 65, y a partir de entonces otra vez la misma canción que en la primera parte. Falcao, muy lejos de la portería contraría, tenía que arrancar a 50 metros de su objetivo, y eso frenaba muchas opciones de encontrar descolocado al rival. Al equipo le faltaba frescura y Simeone se dio cuenta: el Cebolla Rodríguez ocupó el puesto de un Raúl García muy sacrificado pero desubicado en la banda derecha. Sin embargo, la velocidad del uruguayo no fue suficiente para que el Atlético adelantase líneas y presionase más arriba, y cuando lo intentó, los contraataques lanzados por Griezmann y Vela encontraban siempre la espalda de la defensa. El equipo estaba roto.

La entrada de Emre y Diego Costa ayudó a que el equipo mantuviera las líneas más juntas, y de paso el brasileño presionaba la salida de balón de la Real Sociedad, dejando a Falcao mayor libertad a la hora de defender. Cuando el partido parecía abocado al empate, una falta en la frontal del área provocada por el Cebolla se convirtió en la última oportunidad para el Atlético. Falcao, que viene practicando los lanzamientos de falta desde hace algo más de un mes, situó la pelota y la colocó en el lugar exacto al que Zubikarai no iba a llegar.

0-1 y el Atlético consigue 3 puntos que probablemente en años anteriores se le hubieran escapado completa o parcialmente. Otros años no estaba Falcao, ni un líder como Simeone, que aunque hoy no haya conseguido inculcar el espíritu de otros partidos, mantiene esa sensación de que el equipo es completamente distinto al del año pasado, a pesar de seguir con la gran mayoría de los jugadores que conquistaron la Europa League en mayo. El techo de este equipo lo decidirán Falcao y la suerte del campeón.