Sin fútbol también gana

El mal partido realizado por el equipo de Mel no impidió que el conjunto verdiblanco se llevara los tres puntos a Sevilla. Un buen gol de Jorge Molina y la suerte permitieron al Betis llevarse la victoria en Vigo. Adrián salvo el empate en los últimos minutos aunque el protagonista fue Bermejo tras fallar una ocasión muy clara sin portero con el tiempocumplido. El Betis, con esta victoria, terminará el año en puestos europeos. (Foto: marca.com).

Sin fútbol también gana
Celta de Vigo
0 1
Real Betis
Celta de Vigo: Javi Varas; Hugo Mallo, Cabral, Túñez, Roberto Lago (Belvis, min. 46); Oubiña; Augusto Fernández (De Lucas, min. 84) Mario Bermejo, Krohn-Dehli; Park (Toni, min. 46) e Iago Aspas.
Real Betis: Adrián; Chica, Mario, Amaya, Nacho; Cañas, Beñat (Rubén Pérez, min. 80), Salva Sevilla (Nosa, min. 66); Campbell, Juan Carlos (Jorge Molina, min. 55) y Rubén Castro.
MARCADOR: 0-1, min. 80, Jorge Molina.
ÁRBITRO: González González (Comité Castellano-leonés). Amonestó a Amaya y Juan Carlos por parte del Betis, y a los celtiñas Toni, Oubiña y Mario Bermejo.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 16ª jornada de la Liga BBVA disputado en el Estadio de Balaídos.

El Betis ha firmado en Vigo uno de los peores partidos de lo que lleva de liga, sin contar el desastre en el derbi. Aún así ha vuelto a ganar y es que a este Betis se le empiezan a ver hechuras de equipo ganador, de equipo de Europa, aunque desde el club se tapen los oídos cuando se pronuncia esa palabra. El conjunto verdiblanco, con cinco victorias lejos de Heliópolis, gana cuando juega bien y cuando juega mal, como hoy. Se podría tildar de milagro que el Betis se llevará los tres puntos a Sevilla viendo la última ocasión que falla Bermejo a puerta vacía con el tiempo cumplido. Pero no se puede obviar la mano de Pepe Mel que volvió a darle un plus al equipo con el cambio de Jorge Molina, autor del gol que le ha dado la victoria al Betis en tierras gallegas.

No se disfrutó de una buena primera parte en Balaídos con dos conjuntos muy espesos que apenas gozaron de oportunidades claras de gol. Solo Iago Aspas metió el miedo en el cuerpo a los de Mel con una escapada en velocidad y posterior disparo que salió rozando el palo izquierdo de Adrián. El Celta tuvo más la posesión pero sin pisar el área bética con peligro y con muchas imprecisiones en el último pase. El conjunto verdiblanco tampoco estuvo acertado en sus contragolpes debido, en gran parte, a las numerosas pérdidas de Salva Sevilla, muy desacertado en toda la primera mitad. Las alas, con Campbell y Juan Carlos, recién salido de su lesión, no fueron capaces de desbordar a los laterales celtiñas. Solo el de siempre, Rubén Castro, fue capaz de inquietar tímidamente la meta de Javi Varas con una vaselina que se le quedó demasiado corta y que atrapó sin problemas el portero cedido por el Sevilla. Beñat debía aparecer mucho más en la segunda parte para que el juego verdiblanco viera la luz.

Una segunda parte trepidante

El Celta quiso meter una marcha más en la segunda parte y disfrutó de dos córner consecutivos en los primeros minutos. Esa intención de darle más ritmo al partido se difuminó pronto y los protagonistas volvieron al guión de la primera parte, mucha igualdad y con poco fútbol. Beñat avisó a su víctima favorita, Javi Varas, con una falta lateral que despejó bien el meta sevillano. Aspas respondió por parte del Celta rematando un centro desde la derecha al lateral de la red. Esa ocasión del jugador más peligroso del equipo gallego le dio alas al Celta que durante unos minutos dio un paso más en busca del partido. Sin embargo, los numerosos errores en el último pase hacían que los atacantes celtiñas no se plantaran con peligro en la portería de Adrián.

Pepe Mel movió el banquillo para buscar más presencia en el área del Celta e introdujo en el campo a Jorge Molina por un desfondado Juan Carlos. Como el día del Getafe el cambió le vino bien al equipo y fue el propio delantero de Alcoy el que, a la media vuelta tras un control de espaldas a la portería, ponía en ventaja al conjunto verdiblanco con un gran tanto. El gol hizo reaccionar al Celta que intentó empatar hasta el pitido final pero se encontró con un inspirado Adrián y la mala suerte. Augusto mandó el balón alto tras recoger un rechace en el área chica. El central Tuñez también tuvo el empate en un cabezazo a bocajarro que sacó Adrián de manera prodigiosa. Pero la ocasión más clara la protagonizó Mario Bermejo que recoge un rechace y manda el balón al palo cuando se encontraba a centímetros de una portería vacía, sin bien el control se le fue largo y se quedó sin ángulo. 

Con un Balaídos helado tras el fallo de Mario Bermejo se llegó al final de un encuentro que deja al Betis con 28 puntos y quinto clasificado, empatado a puntos con el cuarto clasificado, el Málaga. Además, los de Mel se garantizan terminar el año en puestos europeos pase lo que pase en el último partido del 2012 ante el Mallorca de Caparrós.

Así lo vivimos en VAVEL.