FC Cartagena 1 - 1 Celta: partido suspendido en el minuto 59

Pino Zamorano decretó la suspensión del partido en el minuto 59, con tablas en el marcador, por el lanzamiento de un objeto sobre su asistente, según se recoge en el acta arbitral. Hasta entonces, buen arranque de los celtiñas y reacción de los locales tras el temprano gol vigués que se concretó en un gol de bella factura al poco de iniciarse el segundo tiempo.

FC Cartagena 1 - 1 Celta: partido suspendido en el minuto 59
Cartagena
1
1
Celta
Cartagena: Juanma, Txiki, Goni, Chus Herrero, Torres, Mariano, Héctor Font, Collantes, Lafuente, Toni Moral y Braulio.
Celta: Sergio, Hugo Mallo, Oier, Túñez, Roberto Lago, Borja Oubiña, Natxo Insa, De Lucas, Mario Bermejo, Toni e Iago Aspas (Joan Tomás, min. 45)
MARCADOR: 0-1, min. 2 Mario Bermejo. 1-1, min. 49 Toni Moral
ÁRBITRO: Pino Zamorano, del comité castellano manchego. Mostró tarjetas amarillas a los locales Torres y Toni Moral y al visitante Oier.
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada de la Liga Adelante, disputado en el Estadio Cartagonova, del que sólo se disputaron 58 minutos tras recibir el asistente el impacto de un objeto, por lo que Pino Zamorano decretó la suspensión del encuentro.

Empezó eléctrico este Real Club Celta, como queriendo liquidar el encuentro a las primeras de cambio. Y producto del buen arranque fue el tempranero gol de Mario Bermejo, a los dos minutos y medio, de cabeza, tras un certero contragolpe que contó con la pasividad de la defensa y un error monumental del portero que hizo la estatua ante el remate del delantero cántabro del Celta.

Tras este gol tempranero, el Celta casi desapareció por completo del encuentro, permitiendo a los cartageneros aproximarse al área defendida por Sergio. A los seis minutos, tras un saque de esquina ejecutado por la izquierda de Sergio, pudo sacar petróleo el Cartagena, pues el sol le jugó una mala pasada al cancerbero vigués, quien no acertó a atajar o despejar el cuero, quedando el balón muerto en el área y para fortuna de los gallegos nadie acertó a rematar. Minutos después, en el diecinueve, Braulio remató a portería, anotando, sin embargo el gol no subió al marcador tras un más que discutible fuera de juego pitado por Pino Zamorano.

El resto del primer tiempo se puede resumir en un quiero y no puedo del Cartagena, que llegaba con inmensa facilidad a la meta del Celta, que parecía un manojo de nervios de mediocentro hacia atrás, pero no terminaba de inquietar la portería viguesa. Por parte de los gallegos, sólo hacer mención de una jugada de contraataque que no supo terminar De Lucas quien solo ante el meta levantino, en un uno contra uno, sólo acertó a disparar contra el cuerpo de Juanma.

Nada más iniciado el segundo tiempo, a los cuatro minutos de la reanudación, gran gol de Toni Moral que puso el empate en el electrónico, tras un saque de falta al borde del área, de libre directo, ante lo que no pudo hacer nada Sergio. Parecía que, tras el empate, el Cartagena quería llevarse los tres puntos ante el segundo clasificado, lo cual hubiera sido una inyección de moral importante para el colista.

En el minuto 58, tras recibir el asistente el impacto de un objeto en su cabeza, Pino Zamorano, quien hasta ese momento estuvo mal en su labor, perjudicando sobre todo al Cartagena, decidió suspender el encuentro. Pino Zamora ya avisó al delegado del conjunto cartagenero sobre el lanzamiento de objetos sobre el campo en el primer tiempo, no cesando estos, por lo que su decisión fue irrevocable. Hasta entonces fue el mal protagonista del encuentro por un gol anulado en fuera de juego al local Braulio, quien partió en posición legal y dejó de pitar una clara cesión de un defensor del Celta a su portero Sergio en una jugada de ataque del Cartagena, en uno de los momentos en que más presión hacía el Cartagena en el área viguesa.

Fotografía: momento en que Pino Zamorano decreta la suspensión del partido (Agencia LOF)