Paco Herrera muestra el camino

El entrenador celeste es uno de esos extraños casos en el fútbol nacional que siempre demostró tener confianza en los jugadores más jóvenes. En su época en el Villarreal, en el Espanyol o en el Liverpool dejó tintes de esta confianza y en el R.C.Celta mantuvo su legado.

Paco Herrera muestra el camino
Borja Fernández, Yelko Pino, Santi Mina y Jordán son sólo ejemplos de la manera de actuar del actual R.C.Celta (Imagen: Ricardo Grobas / Faro de Vigo)

Paco Herrera contó en el amistoso que su equipo disputó frente al C.D.Lugo con ocho jugadores de las categorías inferiores del R.C.Celta. A los juveniles Borja Fernández, Jordán, Yelko Pino y Santi Mina se les sumaron Rubén Blanco, Joni, Antón de Vicente y David Añón.

Son los últimos ejemplos de una filosofía de club que tras comenzar en tiempos de guerra, se consolidó en tiempos de bonanza económica. Una situación que comenzó con miedo a ser pasajera, fruto de la delicada situación económica que vivía el equipo. 

En el camino se quedaron jugadores como Denís Suarez, Rodrigo, Joselu o Yordi, que dejaron las arcas de Plaza España equilibradas en una época dónde los ingresos brillaban por su ausencia. Otros jugadores como Michu o Jota, aunque no dejaron beneficio económico con su marcha, sus actuaciones si que supusieron beneficios intangibles para un equipo cada vez más gallego.

Hoy, el equipo es mayoritariamente criado en A Madroa. En cada línea, en cada posición, algún jugador ha crecido en el que ha sido su equipo de toda vida. Sergio, Tuñez, Alex López, Toni, Hugo Mallo... son sólo realidades. Otros jugadores como Levi Madinda pueden ser ejemplos de un futuro de color celeste. También existe algún otro jugador, de nombre desconocido, que dentro de unos años nos encandilará con su juego, porque, el R.C.Celta, ahora si, es un equipo de corazón celeste, un equipo de cantera.