Un ambiente de altos vuelos

La oficina de abonados del R.C.Celta vive días de gran actividad de cara al derbi gallego. Aunque no se espera llegar al lleno, la directiva del club celeste confía en que las entradas se vayan vendiendo a buen ritmo, pese a que el partido esté declarado como día del club y los precios no sean los habituales.

Un ambiente de altos vuelos
La directiva del R.C.Celta aspira a crear un ambiente mágico de cara al derbi gallego (Imagen:Celtavigo.net)

Todo indica que el próximo sábado se vivirá un gran ambiente en el estadio municipal de Balaidos. La ocasión lo merece, puesto que será el lugar agraciado por el calendario para disfrutar del primer derbi gallego tras la vuelta de ambos equipos a Primera División.

La directiva del R.C.Celta planteó un reto a todos los aficionados celestes, entonar el himno oficial del club para acompañar la salida oficial de ambos equipos al césped de un estadio que tendrá ganas de fútbol sin apoyo de la megafonía. La idea de la directiva es crear uno de esos ambientes para recordar, rememorando esos días históricos para el club como fueron los octavos de final de Champions contra el Arsenal inglés o el ambiente creado en la Sevilla en la final de Copa que midió al Real Club Celta con el Real Zaragoza.

Esta medida se verá reforzada por la gran entrada que se espera a tenor del ritmo de venta de localidades en los despachos del club vigués. El R.C.Celta dispuso que los abonados que hayan retirado su carnet después del día quince del mes de julio deben retirar un suplemento de veinte o diez euros antes de las veinte horas del jueves veinticinco, pues no están exentos del Día del Club. Las entradas que no sean retiradas se sumarán a las previstas para el público en general, y se pondrán a la venta a partir del viernes en la oficina de abonados. El horario de apertura al público será de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00.

Desde A Coruña también se espera la llegada masiva de aficionados. La directiva celeste cedió al club coruñés un total de ochocientas localidades, a las que se sumaran las adquiridas por todos los seguidores del conjunto herculino que se desplacen a Vigo por sus propios medios. La peña Riazor Blues fue la única que afirmó que no viajaría a Vigo, pues sus miembros renunciaron al choque al considerar excesivos los precios y escasas las entradas cedidas por el club vigués.