Derbi en tablas

Celta y Deportivo han empatado a un gol en Balaídos. Partido disputado y de alternativas. La expulsión, cuanto menos rigurosa, de Cabral, hizo jugar en inferioridad numérica a los locales casi toda la segunda parte. Los visitantes no tuvieron ambición para buscar la victoria y se fueron de Vigo satisfechos con el punto.

Derbi en tablas
CELTA
1 1
DEPORTIVO
CELTA: Javi Varas; Hugo Mallo, Cabral, Túñez, Roberto Lago; Oubiña, Alex López; Augusto Fernández (toni, min.80), Bermejo (Samuel, min.53), Krohn Dehli; Iago Aspas (Park, min.83).
DEPORTIVO: Aranzubía; Laure, Zé Castro, Marchena, Ayoze; Alex Bergantiños, Juan Domínguez; Bruno Gama (André Santos, min.89), Valerón (Camuñas, min.77), Pizzi; Riki (Nelson Oliveira, min.62).
MARCADOR: 1-0 Mario Bermejo, min.7; 1-1 Juan Domínguez, min.28
ÁRBITRO: Undiano Mallenco (colegio navarro). Expulsó a Cabral por doble amonestación. Además mostró tarjeta amarilla a Oubiña y Krohn Dehli, por parte del Celta. Amonestó a Zé Castro, Marchena, Juan Domínguez, Laure por parte del Deportivo.
INCIDENCIAS: partido correspondiente a la jornada ix de la liga bbva disputado en el estadio de balaídos.

Por fin llegó el derbi. El partido más esperado por las aficiones célticas y deportivistas acabó con empate a uno. Suele pasar en estos encuentros. Volvió a pasar. Mucha tensión y poco juego. Un partido muy disputado y muy trabado. Los visitantes supieron llevar el choque a su terreno y desactivaron la fase ofensiva de los locales, sobre todo en la primera mitad. 

Buen comienzo

Tras unos primero minutos de tanteo con cierto nerviosismo, en una pelota a la espalda de la defensa, tras pérdida en el medio del Deportivo, Aspas se metió en el área y, con algo de suerte, asistió a Bermejo, que solo tuvo que empujarla. Minuto 8. 1-0. El partido se ponía de cara para los locales. El Dépor se quedó tocado. Minutos de zozobra visitante que los celestes no fueron capaces de aprovechar. Dominio posicional. El Celta llevaba peligro. Bermejo era novedad en el once. Super Mario respondió a la confianza de Paco Herrera. Su aportación a este equipo es indiscutible. Hizo el gol. Trabajó en la presión. Luchó todos las pelotas aéreas con los mediocentros y centrales rivales. En una de estas peinadas generó una situación de peligro: tiro cruzado de Aspas que Aranzubía desvió a córner. El árbitro, sin embargo, decidió pitar saque de puerta. Unos minutos antes Cabral había tenido una ocasión al rematar una falta lateral.

Valerón

El Celta no pusó la puntilla y el Deportivo se vino arriba. Lo hizo a través de Juan Carlos Valerón. El canario empezó a crecer en el partido, a recibir más balones en zona de tres cuartos visitantes. Los de Herrera no estuvieron encima del mediapunta deportivista. El Flaco jugaba demasiado suelto y su equipo progresaba en torno a él. Fue en el minuto 29 cuando sacó el conejo de la chistera. Magia. Bajó una pelota en la frontal y libró a dos jugadores locales con sendos quiebros. Pausa. Asistencia de lujo a Juan Domínguez que define perfecto ante Varas. Cuando dejas pensar a un futbolista de esta categoría, aunque juegue andando, aunque tenga 37 años, lo pagas seguro.

El arbitraje

A partir de ahí la tensión creció en ambos bandos. Marchena y Aspas se las tuvieron tiesas. El veterano jugador sevillano quiso buscarle las cosquillas al de Moaña, sabedor de su temperamento, pero el diez celeste estuvo relativamente tranquilo. En el minuto 38 llegó la primera jugada polémica. Zé Castro derribó a Aspas en la frontal en una jugada de mucho peligro de los locales. Undiano Mallenco le perdonó la que sería la segunda tarjeta amarilla. Con varios encontronazos y montoneras se llegó al descanso. En la reanudación llegó la acción clave del partido. Tras una primera tarjeta amarilla clara por un codazo en un salto a Riki, tan solo dos minutos después, Undiano Mallenco no dudó en expulsar a Gustavo Cabral. Una falta clara, eso sí, en el costado derecho del ataque del Deportivo. Pero no suficiente para expulsar a un futbolista y dejar a un equipo con diez. Menos aún, cuando en una jugada calcada no amonestó por segunda vez a Zé Castro. Clara diferencia de criterios.

Segunda parte condicionada

Undiano Mallenco se había cargado el partido. Herrera cambió a Bermejo por Samuel, que debutaba en liga, para equilibrar la defensa. A partir de ahí: dos líneas de cuatro, Aspas suelto arriba y trabajo y más trabajo defensivo para intentar contener a un rival en superioridad numérica. Dominio posicional y posesión deportivista pero sin ambición. El Celta hizo un gran esfuerzo, con mucha solidaridad de sus jugadores. Álex López confirmó hoy su mejoría. Le dio dinamismo al juego celeste a pesar de la inferioridad. Se acerca a su mejor nivel. Mención especial para Hugo Mallo. El mejor partido del de Marín en mucho, muchísimo tiempo. Infranqueable en defensa. Desesperó a Pizzi y a Bruno Gama cuando se vino a la zona del dos del equipo local. En ataque estuvo muy activo. En una gran jugada combinativa con Augusto, llegó a línea de fondo y se la puso a Aspas que remató desviado en la mejor ocasión de la segunda parte. El árbitro acertó, esta vez sí, al anular un gol a Andrés Túñez por fuera de juego en una falta lateral. Minuto 74. El Deportivo por su parte pareció conformarse con el punto. Pocas ocasiones. Un remate de cabeza de Oliveira en el 71 y poco más. Los cambios de Oltra transmitieron un mensaje de conformismo a su equipo, que no terminó de lanzarse nunca a por la victoria ante un equipo que jugó con diez toda la segunda parte.

Reparto de puntos recibido con satisfacción por los dos equipos. Celestes por esa inferioridad durante más de 40 minutos. Blanquiazules porque, tras cuatro partidos sin puntuar, lograban sumar a domicilio. Es de salientar también, que no hubo ningún incidente entre aficiones. Tranquilidad absoluta. Exactamente igual entre los futbolistas que, al término del partido, se saludaron deportivamente. Las cosas seguirán igual para los dos equipos una jornada más. El Celta en zona templada con diez puntos. El Deportivo, una jornada más, en puestos de descenso con siete.

Foto: Óscar Vázquez