Las idas y venidas de Prediger

Cuando todo parecía cerrado en la llegada del mediocentro argentino de Colón a Vigo, unas diferencias económicas entre el Celta y el club de Santa Fe complican su llegada. Los celestes estarían sondeando el mercado de nuevo.

Las idas y venidas de Prediger
Prediger, presionando al hoy malaguista Buonanotte (Foto: Télam).

Su fichaje era un hecho para una grandísima parte de la prensa española y argentina, pero a última hora su fichaje se está enfriando de manera preocupante. Sebastián Prediger, jugador de Club Atlético Colón, el gran objetivo celeste para reforzar la medular de cara al mercado invernal parece que finalmente no recalará en el club que prepara Paco Herrera, a pesar de que incluso el propio futbolista daba prácticamente por cerrada su segunda aventura europea.

Según informa el diario vigués Atlántico, cuando las negociaciones estaban muy avanzadas, han surgido importantes diferencias económicas entre ambas partes que han estancado el traspaso del "Perro". El citado medio se atreve incluso a anunciar que el Celta habría descartado de forma definitiva su fichaje y estaría de nuevo peinando el mercado en busca de una solución a la escasez de efectivos en el mediocentro. Por su parte, parece que otra de las "novias" del jugador en su país, el Racing de Avellaneda, está cada vez más cerca de incorporar al internacional albiceleste.

Tal y como ocurrió en el mercado estival, la directiva se tomará el tiempo que sea necesario para atar la pieza que más convenga a las necesidades de Paco Herrera, con lo que no es descartable que las caras nuevas del Celta no lleguen hasta bien avanzado el mes de enero.

Mientras, la rumorología en torno al club de Vigo sigue funcionando a pleno gas. Los últimos nombres que se escuchan son los del chileno Fabián Orellana, por el que supuestamente, y según la prensa granadina, la directiva habría reactivado su interés ante su falta de minutos en el conjunto de Juan Antonio Anquela; o el experimentado defensa de la Lazio Marius Stankevicius, ex de Sevilla y Valencia, por el que el Celta estaría dispuesto a pagar cerca de medio millón de euros, según informa la prensa lituana.