Atlético - Celta: puntuaciones del Celta, jornada 17

El Atlético de Madrid se llevo los tres puntos ante el Real Club Celta en el último partido del año para ambos equipos. A pesar de ser superior durante los 90 minutos, tuvo que ser un chispazo individual el que desequilibrase el choque. Un golazo de Adrián en el minuto 77 decidió el encuentro.

Atlético - Celta: puntuaciones del Celta, jornada 17
Hugo Mallo y Turan, los mejores de sus equipos, pugnan por un balón. (Foto: Susana Vera | Reuters)

(s.c.: sin calificar/ 0: muy mal/ 1: mal/ 2: regular/ 3: bien/ 4: muy bien/ 5: excelente)

El partido

En fútbol, cuando dos equipos juegan al mismo nivel de intensidad, se suele desnivelar la balanza en favor del que tiene mayor calidad. Si encima, también se supera al rival en ritmo y ganas, la diferencia se vuelve todavía más grande. Es lo que ocurrió en el partido del Calderón. El Atlético de Madrid es, por plantilla, posición en la tabla y presupuesto, mejor que el Celta. Los rojiblancos, además, jugaron con mucha más agresividad que los celestes. El 1-0 final se quedó corto, viendo las ocasiones de unos y de otros. El equipo de Simeone fue superior los 90 minutos, si bien en la primera parte el dominio fue todavía más exagerado. Un milagro el 0 - 0 en el descanso. Los locales las tuvieron en las botas de Koke, que estrelló un balón en la madera y de Diego Costa en varias ocasiones. La nota positiva del Celta vino en forma de orden y disciplina defensiva. Los centrales mejoraron con respecto a anteriores partidos y todo el equipo trabajó bien la contención aunque sin recursos ofensivos. Ni una ocasión clara en todo el choque, con balones largos a Aspas (muy solo arriba), como único recurso. Sin plan ofensivo.

En la segunda parte el Celta mejoró. Adelantó líneas y tuvo más la pelota. Pero el Atlético de Madrid demostró ser un equipo rocoso, difícil de ganar. Muchísima intensidad en todas las acciones. Los hombres del Cholo siempre creaban superioridades defensivas gracias a las ayudas constantes de sus futbolistas, lo que maniató la circulación del Celta. En ataque, un fantástico Arda Turan lideró a los locales. Los de Herrera apenas generaron peligro. Solo una incorporación de Hugo Mallo y un tiro de falta de Aspas se pueden considerar como ocasiones.

Curiosamente, a pesar del claro dominio de los locales, el partido se decidió en un chispazo individual de Adrián. Tras un rechace, el delantero asturiano empaló un zurdazo desde fuera del área que se coló por la misma escuadra de la portería de Varas. Era el minuto 77. La posibilidad de que los de Herrera arañasen un punto empezaba a tomar forma pero se esfumaba en los instantes finales. Nulo margen de reacción de los locales, a pesar de quedarse en superioridad numérica por la expulsión de Miranda. Esta no es la liga del Celta. Sí lo será el día de Reyes cuando juegue contra el Valladolid, en Balaídos a las 12:00. Otro recién ascendido para empezar el año. Ahí es donde el Celta tiene que sumar puntos que le alejen de la zona de descenso.

Puntuaciones

3 | Javi Varas

Buen partido del portero sevillano. En todo momento supo jugar a ese otro fútbol del que siempre hablaba José Antonio Camacho. El sevillano manejó bien los tempos del choque, arañándole segundos al cronómetro en todas las acciones, hasta que fue amonestado en la segunda parte. Javito se mostró seguro en el juego aéreo, blocando la pelota en varios saques de esquina. No pudo hacer nada en el gol de Adrián ya que su zurdazo entró por el tragaluz. Seguro.

3Hugo Mallo

El canterano acaba el año a un gran nivel. Buen trabajo defensivo, a pesar de tener enfrente a un Arda Turan que dio una exhibición. En la primera parte no tuvo mucha presencia ofensiva. En la segunda, sin embargo, se estiró y apareció por zonas de ataque más a menudo. Dio un susto al tener que retirarse con dolor en su tobillo tras un choque con el Cebolla Rodríguez. No obstante, cuando parecía que iba a ser sustituído, el Látigo de Marín demostró su coraje y siguió en el campo hasta el final. Suya fue la única ocasión destacable del Celta en el partido. Gran incorporación y, tras un maravilloso control orientado, se coló en el área entre dos rivales y su disparo se fue desviado. El mejor.

3Cabral

El central argentino se resarció de su error el pasado lunes en el gol de Jorge Molina. Difícil papel el que tenía ante Falcao y Diego Costa. Entre él y su compañero Túñez consiguieron sujetar al Tigre. El colombiano no consiguió rematar ni una sola vez en todo el choque. El General (esta vez sí) se mostró firme y contundente en los cruces y concentrado en los muchos balones aéreos que logró despejar. Aguerrido.

2 | Túñez

Muy buen partido del central zurdo. Cuando juega más arropado por el equipo, el santiagués luce más. No tener que hacer desplazamientos largos ni tener que girarse y correr hacia atrás, redunda en su beneficio ya que le permite esconder sus mayores carencias. Con jerarquía por arriba, completó un trabajo perfecto en el marcaje de Falcao junto a Cabral. Firme.

3 | Bellvís

No era un partido fácil para ser titular, pero el Chispa estuvo correcto. Algo nervioso al principio, Koke le ganó la espalda en varias ocasiones. Sin embargo, con el paso de los minutos, empezó a asentarse y a mostrarse cada vez más seguro en el plano defensivo. Rápido en las coberturas y solidario en las ayudas. Le faltó presencia ofensiva, pero tal como fue el partido se hacía muy difícil subir la banda. Cumplidor.

2Oubiña

Partidos contra equipos tan agresivos e intensos no son los mejores para el capitán. Se vio superado en varias ocasiones por Koke y Turan cuando jugaban por dentro. Tuvo dificultades en la salida de balón debido a la magnífica presión de los locales que ahogaron los espacios y dificultaron muchísimo el juego de Borja y, por extensión, del Celta. Superado.

2 | Natxo Insa

El mediocentro alicantino era la gran sorpresa en el once de Herrera. Trabajó a destajo, sin embargo en ningún momento fue capaz de imponerse en el medio a los jugadores rivales. Intachable su entrega y su despliegue físico. Sin embargo, dejó claras sus carencias con la pelota. Su único recurso: pase de seguridad. Incapaz de batir línea con un pase o en conducción. Jugó demasiado paralelo con Oubiña. No fue capaz de descolgarse y pisar campo contrario. Plano.

3 | Álex López

El canterano volvía después de su lesión. Jugó más liberado de trabajo defensivo, por delante de Insa y Oubiña. Muy vertical con la pelota, fue el lanzador de Aspas, al que buscó constantemente en profundidad. Trabajó sobre la salida de balón de Tiago y Gabi. Esta vez sí, recordó al futbolista determinante de la temporada pasada. Se espera que siga creciendo de cara a la segunda vuelta. Esperanzador.

2 | Augusto Fernández

Era un partido para que el argentino diera un paso al frente. Ante la baja de Filipe Luis, el flanco izquierdo del Atlético, con Cisma, parecía la zona más débil de los locales. Sin embargo el Negro no fue capaz de ganar línea de fondo ni una sola vez. Bien es cierto que no le llegaron balones y que siempre se vacía en defensa, pero es necesario que aporte más en el plano ofensivo. Volvió a evidenciar un estado físico muy discreto y fue sustituido por De Lucas. Intrascendente.

1Krohn-Dehli

Especialmente decepcionante fue el partido del Gran Danés. Cuando todo el mundo pensaba que había dejado atrás su irregularidad, ésta volvió a aparecer contra el Atlético de Madrid. Inoperante en ataque, muy impreciso con la pelota. Jugó demasiado escorado en banda y fue incapacidad de asumir responsabilidades en la salida de pelota como hizo en compromisos anteriores. A un jugador de tanta calidad, hay que pedirle más que trabajo defensivo. Bien es cierto que, tal como fue el choque, era difícil destacar pero se echó de menos más personalidad por su parte para generar opciones ofensivas. Desaparecido.

2 | Aspas

Para un futbolista que le gusta estar en contacto con la pelota el mayor tiempo posible, este partido era realmente complicado para el atacante moañés. Muy solo en la punta de lanza celeste, buscó ganarle la espalda a los centrales rojiblancos y lo consiguió en muchas ocasiones, sin embargo le faltaron apoyos para finalizar las jugadas. Su bajón físico es evidente. Lo ejemplifica el hecho de que no encaró ni buscó una jugada individual tras desmarque de ruptura ni una sola vez. Siempre da la cara y siempre lo intenta, pero no era su partido. Aislado.

Cambios

2Bermejo

Entró al campo por un Álex López agotado. Buscó aportar desde sus virtudes. Fijó a centrales y mediocentros y luchó todos los balones aéreos. Sin embargo, no fue capaz de bajarlos ni de dar salidas claras a las contras viguesas. Dio continuidad al trabajo del de Ferrol sobre la salida de balón colchonera. Otro de los futbolistas de Herrera al que se le nota un bajón en el plano físico. Los esfuerzos de las últimas semanas le están pasando factura. Sin opciones.

 

2 | Jonathan Vila

Entró por Insa a falta de un cuarto de hora para la finalización. Siguió con el trabajo oscuro del alicantino, pero no aportó nada en el plano ofensivo. Su supuesta salida de balón no apareció por ninguna parte. Su falta de agresividad sí. Es posible que mejore si tiene minutos pero, hasta el momento, cada vez que juega deja serias dudas de si tiene nivel para estar en primera división. Sin presencia.

s.c. | De Lucas

Una vez más Quique De Luxe entró en los últimos minutos del encuentro. Con tan poco margen es difícil que pueda aportar. Sin tiempo.

2 | Paco Herrera

Planteó el partido con un esquema más conservador de lo habitual. Quiso ganar el centro del campo con la presencia de Insa, sin embargo la mayor intensidad del Atlético de Madrid hizo que el técnico catalán no se saliera con la suya. El Celta es un equipo blando por definición y el técnico intentó buscar soluciones para igualar la agresividad local. Introdujo a Bermejo buscando meter unos metros más atrás al equipo rojiblanco, por un Álex López visiblemente cansado como es normal al venir de una lesión. El segundo cambio fue incomprensible para muchos ya que Jonathan Vila no ofrecía nada distinto a Insa. El de Porriño no mejoró en trabajo del alicantino. Esperó demasiado a hacer el tercer cambio. Sin suerte.