Yo jugué en el Dépor: Claudio Barragán

No podíamos desaprovechar la oportunidad que nos brinda la reciente actualidad deportiva. Ésta pasa por el ascenso a la Liga Adelante logrado por la Ponferradina el pasado domingo en tierras tinerfeñas. Este éxito viene de la mano de un entrenador que la afición blanquiazul recordará con cariño, Claudio Barragán.

Yo jugué en el Dépor: Claudio Barragán
Claudio Barragan en un partido en Riazor

Claudio Barragán Escobar, nacido en Valencia en el año 1964, llega al Deportivo con 27 años en la temporada 1991-92. Al finalizar dicha campaña, el Dépor consiguió el ansiado ascenso a Primera División tras un largo periplo por las categorías inferiores del fútbol español.

La aventura de Claudio en el fútbol profesional comienza bien pronto y con tan sólo 16 años llegaba su debut en el Levante, donde compartió vestuario con Johan Cruyff. Debido a su juventud, el club decide cederlo a equipos de inferior categoría. Esta experiencia le sirve para que en la campaña 1984-85 fiche por el Elche en Segunda División.

Los problemas de rodilla habían frenado su progresión. En el Elche, sus problemas físicos desaparecen y promedia 30 partidos por temporada. Tras cuatro años de duro trabajo, Claudio logra con su equipo el ascenso a Primera. La alegría no duró mucho ya que tras su primer curso en la élite, el equipo perdió la categoría.

Las circunstancias hicieron que Claudio se trasladase a otro punto del Mediterráneo, concretamente a Mallorca, donde consiguió jugar la final de Copa del Rey ante el Atlético de Madrid en el Calderón. Corría el año 1991 y curiosamente, Alfredo Santaelena, uno de los que en un futuro sería compañero suyo en el 'Super Dépor' fue el encargado de anotar el gol que le robaba la competición al conjunto bermellón.

Llegada al Dépor

Después de dos años en la máxima categoría, el Dépor se fija en el futbolista valenciano para reforzar su fila de ataque. Con Claudio, también llegaría el búlgaro Kirov, que junto a Uralde, Villa y Stojadinovic lucharían por un puesto en la delantera del equipo blanquiazul.

Durante su primer curso en tierras gallegas, el artillero blanquiazul se hizo con la titularidad y logró disputar un total de casi 3.000 minutos en los que anota diez tantos. La temporada fue inmejorable a nivel particular y también pensando en el colectivo ya que el Deportivo salvó la categoría tras salir vencedor de la promoción por la permanencia ante el histórico Real Betis Balompié.

Aunque en el momento del fichaje por parte del Deportivo le hubiesen hablado del proyecto que estaba forjándose, nunca Claudio se imaginó lo que luego pudo disfrutar como jugador de ese gran equipo.

En el verano de 1992, Lendoiro prepara un equipo competitivo con metas muy ambiciosas e incorpora a Mauro Silva y Bebeto, dos futbolistas que a posteriori escribirían las primeras páginas de Oro de los herculinos.
Junto al delantero 'brasileiro', Claudio Barragán formó una de las duplas atacantes más recordadas de la historia blanquiazul. Entre los dos anotaron la mareante cifra de 42 goles de los 67 que consiguió marcar el equipo. Esos goles sirvieron al club para terminar la temporada en el tercer puesto a cuatro puntos del primer clasificado, el Real Madrid. Claudio aportó, sobre todo, su trabajo para que Bebeto tuviese mucho más libre el camino del gol. Dicha temporada, el delantero valenciano firmó dos dobletes frente al Burgos y Logroñés.

El éxito de su segundo curso en el equipo se antojaba difícil de superar tanto a nivel individual como colectivo. Pudo ser un año histórico para el club y para el fútbol español si el lanzamiento de penalti mas recordado en Coruña se hubiese alojado entre los tres palos. Finalmente, el equipo dirigido, por aquel entonces, por Arsenio Iglesias se clasificó en la segunda posición entrando así en competición europea por primera vez en su historia. Esa temporada, el Deportivo se reforzó con Javier Manjarín y Pedro Riesco. Aún así, y a pesar de la competencia, Claudio Barragán logra mantener el puesto en el once titular.

Quedaba una temporada la cual tuvo un gran colofón: la obtención, con suspense, de la Copa del Rey frente al Valencia. Este logro tuvo la peculiaridad que necesitó de dos desplazamientos a Madrid, tras la suspensión del partido debido a una tormenta de agua en la capital.

Internacional en la Fase de Clasificación para el Campeonato del Mundo U.S.A 94           

La gran temporada realizada con el club blanquiazul abrió la puerta de la Selección Nacional a Claudio Barragán. Javier Clemente convocó al 'segundo punta' del Deportivo de la Coruña un total de seis ocasiones en los que Claudio no logró anotar ningún gol pero consiguió la clasificación al Mundial y pudiendo presumir que el Combinado Español no salio derrotado siempre que el fue convocado.

Adiós no, Claudio, ¡hasta luego!

La llegada de  J. B. Toshack supone la salida del jugador valenciano, ante la perspectiva de no contar para el nuevo entrenador de la entidad blanquiazul. Aprovecha la oportunidad que le brinda el mercado y ficha por el Salamanca, "Cuando volví a Riazor, antes de terminar el partido ya estaba llorando de lo que me hizo sentir la afición del Dépor." donde a pesar de no conseguir mantener al equipo en Primera División, logra anotar once goles. Esa misma temporada, llegó el día en el que volvió a pisar Riazor pero como jugador visitante. Fue el 17 de Septiembre de 1995. Era la tercera jornada de liga y una de las que Claudio nunca olvidará. “Recuerdo cuando volví a Riazor con el Salamanca. Antes de terminar el partido ya estaba llorando de lo que me hizo sentir la afición del Dépor. Todo el campo estaba coreando mi nombre y hasta mis compañeros y el técnico Juanma Lillo se emocionaron. Y con el Elche, jugando contra el Fabril una fase de ascenso, el año que subimos contra el Barakaldo, ocurrió lo mismo. Mis compañeros en el Elche como Eloy, Jaume o Héctor alucinaron en colores”

Arranca su época de entrenador

Con 35 años, Claudio Barragán decidió 'colgar las botas'. En ese momento, arranca una nueva etapa, pero esta vez como entrenador. Es en el año 2008, cuando logra su primer trabajo como máximo responsable de la parcela técnica. Es precisamente en el Elche. El 12 de noviembre de 2008 pisa Riazor por primera vez como técnico. Una vez más, Claudio palpó de primera mano el cariño de la afición herculina.

Ahora, en un equipo humilde, Claudio demuestra cada día un afán de superación que se ha visto reflejado tras el ascenso con la Ponferradina a la división de Plata del fútbol español tan sólo un año más tarde de haber certificado su descenso.

Desde VAVEL.com deseamos mucha suerte a Claudio Barragán en su nueva andadura en la Liga Adelante.