Temporada 1950-1951: diversión, espectáculo y muchos goles

Es una de las temporadas más recordadas de la historia por sus registros espectaculares. En la memoria del aficionado periquito sobresale la fecha del 15 de abril de 1951, en que el RCD Espanyol venció al FC Barcelona por un contundente 6-0.

Temporada 1950-1951: diversión, espectáculo y muchos goles
El marcador de un resultado histórico

La temporada 1950-1951 empezaba con aires de renovación en el seno del club blanquiazul. Se fueron jugadores muy importantes y se ficharon a nuevos, cuyo rendimiento era una incógnita. El entrenador también era nuevo; Pepe Nogués sustituía al mítico Patricio Caicedo.

El técnico aragonés, ex portero del FC Barcelona y ex entrenador del Gimnàstic de Tarragona, empezó a trabajar con sus nuevos pupilos. Su mayor trabajo consistió en conjuntar a los nuevos fichajes y trabajar el bloque. Pero lo que destelló el equipo desde un primer momento fue espectáculo. Se jugaba con una filosofía atacante y con el espíritu de “pasárselo bien”. Esto desembocó en una gran irregularidad, pero también en partidos memorables y de muchos goles.

Grandes goleadas

El equipo disfrutaba jugando al fútbol y su carácter netamente ofensivo hacía que en sus partidos se viesen muchos goles. Así, sus encuentros más recordados de aquella temporada son las goleadas frente al Lleida (8-0), Murcia (7-0), Madrid (7-1) y Barça (6-0). Este equipo era capaz de enamorar a sus aficionados pero también era capaz de lo peor, como por ejemplo caer derrotado en el campo del modesto Alcoyano por 4-1.

Los partidos que levantaron más la moral de los aficionados fueron sin duda las goleadas a Madrid y Barça. El primero fue el último día del año 1950. Los once jugadores que lograron el 7-1 fueron: Trias, Argilés, Parra, Soto, Flotats, Diego, Grau, Piquín, Arcas, Marcet y Egea.

Y el segundo, aún más celebrado por ser el derbi, fue un 15 de abril de 1951. El mítico equipo que logró el 6-0 al eterno rival fue: Soler, Veloy, Parra, Celma, Diego, Flotats, Grau, Arcas, Marcet, Xirau y Egea.  Los goles los firmaron Marcet, Egea y Arcas y Grau por partida doble.

El partido, aparte de ser histórico por el resultado, ha pasado a la historia como el de la táctica del fuera de juego. Daucik, el entrenador del FC Barcelona, anunció durante la semana del derbi que tenía preparada una estrategia secreta para ganar el encuentro. Esta táctica era la del fuera de juego, que en aquella época era casi una novedad. Pero el técnico espanyolista, supo esta información y planteó una táctica por contrarrestar la del entrenador culé, que acabó quedando en evidencia con el resultado final. Esta goleada aún se registra como la más grande entre ambos conjuntos.     

El equipo terminó la temporada en undécimo lugar con 30 puntos. Pero la imagen dada agradó a la gente. Se vio espectáculo, buen fútbol y muchos goles. Además, fue el inicio de la leyenda de dos excelentes jugadores: el mítico defensa y capitán Argilés y Coco Marcet, uno de los jugadores más creativos que ha dado el fútbol nacional.