Arda Turan se merienda al Espanyol

El Atlético de Madrid ha vencido al Espanyol por 3-1 tras una actuación sensacional del turco Arda Turan. Sus dos golazos en la segunda parte, en apenas dos minutos, desnivelaron un choque igualado en el que también marcaron los defensores Godín y Dídac. Con esta victoria, los atléticos recuperan el goalaverage particular con el Espanyol y, además, les aleja a tres puntos.

Arda Turan se merienda al Espanyol
Atlético
3 1
Espanyol
Atlético: Courtois; Juanfran, Godin, Domínguez, Filipe; Gabi (Mario, min. 46), Tiago, Salvio, Diego (Adrián, mi. 72), Arda (Koke, min. 80) y; Falcao.
Espanyol: C. Álvarez, Javi López, H. Moreno, R. Rodríguez, Dídac, Baena (Álvaro, min. 71), Romaric (C. Gómez, min 46), Verdú, Coutinho, Uche (W.Pandiani, min. 84) y S. García.
MARCADOR: 1-0 Godín (min. 8), 1-1 Dídac (min. 18), 2-1 Arda Turan (min. 59), 3-1 Arda Turan (min. 61).
ÁRBITRO: Clos Gómez (colegio aragonés) amonestó a Gabi (min. 15), Godín (min. 47), Falcao (min. 74) por parte del Atlético y a Héctor Moreno (min. 77) por parte del Espanyol.
INCIDENCIAS: Partido disputado en el Estadio Vicente Calderón (aforo para 54.851 espectadores) correspondiente a la jornada 35 de la Liga BBVA.

“El fútbol es un estado de ánimo”, decía Jorge Valdano; y el Atlético vive uno realmente bueno que le impulsa a mutar. Mutar, sí, porque este equipo poco o nada tiene que ver con aquel insulso que deambuló sobre el césped de Cornellá en la primera vuelta. Este es un equipo con alma y que sabe a lo que juega. Más allá de la diferencia de puntos que ha conseguido Simeone y que no logró Manzano, al actual conjunto colchonero no se le puede achacar la falta de hambre y de agallas de la cual pecaba hace apenas unos meses. La gente dirá que Simeone tiene “prensa”, pero lo que tiene son argumentos para lograr algo importante con el conjunto colchonero.

Si la noche del sábado nos dejó un duelo madrileño y catalán con el título como objetivo, la tarde del domingo nos trajo otro partido con historia entre un equipo de la capital (Atlético) y otro de Barcelona (Espanyol) con la mente puesta en Europa. Tras la exhibición de los rojiblancos el jueves en Europa League, precisamente, tocaba cambiar de tercio y volver a la competición casera, en la cual muestra una cara eventualmente insegura a la par que poco constante. De inicio, los blanquiazules contaban con una ventaja sin siquiera empezar a jugar. La ausencia en el once del Atlético de Adrián es devastadora cuando un equipo está habituado a dejarse caer sobre los hombros de un jugador tan genial. Los periquitos, por su parte, mostraban las novedades de Coutinho y Romaric, que regresaban a la titularidad en el equipo de Pochettino, tras la victoria aplastante de la semana pasada ante el Valencia.

Godín y Dídac marcaron antes del descanso

El primer tiempo se dividió en tres fases. Para empezar, los primeros diez minutos, el Vicente Calderón, en perfecta comunión con su equipo tras lo acontecido el jueves, vio a un Atlético con mucha intensidad, robando y atosigando al Espanyol. Las ocasiones caían del lado local y los visitantes apenas olían el balón. De este modo, que llegara el gol era cuestión de tiempo. Exactamente fueron 8 los minutos que tardó el equipo de Simeone en ponerse por delante, emulando al inicio del choque de la primera vuelta, donde los locales aquel día acogotaron al Atlético para desnivelar muy pronto el choque. Tras un córner botado desde la parte derecha, Godín aprovechó un bloqueo para entrar al remate de cabeza picando el balón lejos de las aspiraciones de Cristian. Precisamente, el portero argentino cayó lesionado en esta jugada, pero aguantó sobre el césped del Calderón.

Paradójicamente, el gol distrajo a los atléticos y dieron un paso atrás sin llegarse a sentir incómodos por el Espanyol, que sufría la ausencia de acciones de mérito de sus jugadores más virtuosos como son Coutinho, Sergio y Verdú. Por ello, el partido tendió a espesarse y a perder ritmo, hasta que algún jugador decidiese mover el árbol para ver caer el fruto. En realidad, fue a cuentagotas. Hasta que Sergio García decidió despertar a su equipo y el partido cambió. De este modo se pasó de la segunda a la tercera fase, la que fue desde el gol Atlético al gol espanyolista, periodo en el cual ambos conjuntos deambularon sobre el césped. Desde el tanto blanquiazul hasta el descanso, los periquitos llevaron el peso del encuentro espoleados por Sergio García. Activo y presente en todas y cada una de las acciones de peligro de los catalanes. El delantero fue el más dinámico de su equipo y de sus botas surgió la primera gran acción de peligro que fue el gol del empate. De un saque de banda, Sergio García convirtió en oro la jugada, marchándose por línea de fondo de Gabi y de Domínguez; asistiendo de forma precisa a la llegada de Dídac.

Sergio García suma ocho asistencias

Este Atlético parecía otro distinto al visto en el estadio del Espanyol, sin embargo, hay cosas que no cambian esté el entrenador que esté. Los rojiblancos, que se habían conformado con el tanto inicial del central, dieron alas al Espanyol que, a pesar de todo, no habían mostrado el mínimo peligro. Esa acción puntual de Sergio García sirvió para que el jugador periquito sumara su octava asistencia en lo que va de Liga y, de paso, para meter a su equipo en el partido. Curioso cómo encontraron el gol antes de entrar de lleno en el partido, cuando éste suele ser resultado de la constancia.

La hora de Arda

Tras el descanso el partido no siguió por los mismos derroteros y se volvió muy parejo, aunque con el Atlético más preciso en sus acciones. Así fue, al menos, hasta que Arda decidió decantar el choque. Antes de eso, la entrada de Mario Suárez por Gabi mejoró al equipo de Simeone y encontró en Arda Turan a un duende capaz de hacer magia. De dos acciones antagónicas, el turco sacó petróleo e hizo dos goles consecutivos que decidieron el partido. El primer gol llegó tras un remate en una media chilena que enganchó en el segundo palo tras un gran centro de Juanfran. Cristian Álvarez no pudo hacer nada tras la genialidad del turco que marcó con contundencia para volver a adelantar a los rojiblancos.

Le debió parecer poca cosa al turco el sensacional gol que firmó, ya que no quiso tardar en mejorarlo. O al menos igualarlo. Un gol distinto, pero no exento de la calidad que Arda posee. Un pase al hueco encontró a Turan como receptor y se adentró en el área con el balón controlado, con un tacón y dos amagos se deshizo de la defensa periquita y se colocó el balón en la pierna menos buena, la zurda. Su disparo buscó el primer palo y la madera le sonrió con un rebote que dibujó una parábola diabólica para acabar entrenando en la portería que defendía Álvarez. El Atlético, de los pies de Arda encontraba más premio del esperado y por lo visto en la primera parte. Es lo que tiene alinear a un jugador como Turan, que cuando tiene el día iluminado desequilibra un partido complicado.

El turco marcó en dos minutos dos golazos

A partir de este doble golpe el Espanyol solo pensaba en el goalaverage frente al Atlético que tras el 4-2 de la ida, el 3-1 beneficiaba a los rojiblancos en el hipotético caso de un empate a puntos tras la última jornada liguera. Lo intentó y arriesgó Pochettino en sus cambios, pero los goles de Arda desencajaron al Espanyol y no consiguieron reorganizarse para engancharse de nuevo en el partido. El Atlético había cerrado el choque con dos chispazos de talento.

Ese gol no llegó, ni siquiera gozaron de ocasiones para lograrlo, y el Atlético se llevó los puntos que eran muy importantes en su camino por meterse en Europa para disputar competición continental en la temporada 2012/2013. Con un Arda Turan en estado de gracia, los rojiblancos alejan a los espanyolistas a tres puntos y con ello, el sueño de estos de lograr lo que hoy parece más cercano para los atléticos: entrar en Europa League. Con cuatro jornadas por delante, el Espanyol lo tiene muy complicado, pero la distancia alimenta el ligero optimismo por lograr la meta.

Así lo vivimos en VAVEL.

Puntuaciones de los jugadores del Atlético.

Puntuaciones de los jugadores del Espanyol.