Hemed somete a un Espanyol adormilado

El jugador israelí del Mallorca doblegó al Espanyol con dos goles que dejaron anonadado a los pupilos de Pochettino, que pese a jugar muy ordenados, no crearon suficiente peligro para puntuar en el Iberostar Estadi. Los goleadores de la noche fueron Hemed por partida doble para el Mallorca, y Wakaso a favor del Espanyol. El equipo perico dejó escapar tres puntos en los últimos minutos del encuentro cuando parecía que el choque iba a acabar en tablas.

Hemed somete a un Espanyol adormilado
Mallorca
2 1
Espanyol
Mallorca: Aouate; Ximo, Nunes, Bigas, Antonio López; Pina (Martí, min. 81), Javi Márquez (Joao Victor, min. 55), Nsue (Marc Fernández, min 74), Pereira; Hemed y Víctor.
Espanyol: Cristian Alvarez, Javi López, Forlín, Héctor Moreno, Capdevila, Víctor Sánchez; Cristian Gómez (Tejera, min. 82), Albín, Verdú, Wakaso (Cristian Alfonso, min. 69) y Alvaro Vázquez (Rui Fonte, min. 64).
MARCADOR: 1-0, min. 2, Hemed. 1-1, min. 6, Wakaso. 2-1, min. 81, Hemed.
ÁRBITRO: Árbitro. Alberto Undiano Mallenco (C. Navarro). Amonestó a Nunes (min. 33), Nsue (min. 38) y Martí (min. 92) por parte del Mallorca. Y a Wakaso (min. 63) por parte del Espanyol.
INCIDENCIAS: Estadio. Iberostar Estadi. Primera Jornada de Liga.

Nueva temporada con vicios continuistas. El Mallorca volvió a derrotar al Espanyol en lo que ya empieza a ser tradición en tierras baleares.  Continúa la mala suerte, y no solo en las islas. El equipo blanquiazul –pese a debutar en la presente liga- arrastra un lastre desde principios de año. Los pupilos de Pochettino no han ganado aún a domicilio en lo que va de 2012, un dudoso récord que no se ha logrado batir, y que desde la cúpula perica se espera que acabe pronto.

Los aficionados iban bien preparados

En un horario más propio de una discoteca que de un acto deportivo,  el Iberostar Estadi daba cuenta de ello mostrando una gradería prácticamente vacía, donde no había sitio para los más pequeños ni para aquellos que gozan de sueño fácil. Los cerca de ocho mil valientes que visitaron el antiguo Son Moix, iban bien preparados para el intempestivo horario que se les había asignado. Café, refrescos y bebidas embriagadoras fueron preferibles a banderas, bufandas y utensilios similares. No era para menos, el partido empezó el sábado por la noche, y terminó el domingo de madrugada.

Comienzo fulminante

Mientras los aficionados sí parecían extrañados con el horario, los futbolistas no dieron la misma sensación. El choque empezó con emoción desde  el primer minuto, el israelí Tomer Hemed no tardó en dar una alegría a los presentes en el Iberostar Estadi marcando el primer gol de la temporada. La ocasión que propició el tanto bermellón se inició con una gran jugada colectiva que definió de forma exquisita el jugador israelí. Nsue centró desde la derecha y Hemed, tras controlar, disparó a la media vuelta un remate potente y ajustado. Cristian Álvarez no pudo hacer nada ante la precisión del chut del jugador mallorquín. 

Nsue y Wakaso, los hombres de peligro

Malas noticias para un Espanyol más bien apático y dormido, cuya actitud distaba mucho de la del equipo rival. Aunque a los pericos no les dio tiempo a ponerse nerviosos. Cinco minutos más tarde, un magnífico balón largo de Cristian Gómez, que cogió por sorpresa a Antonio López, fue aprovechado por Wakaso, que con un pequeño toque se acomodó el balón para definir a la perfección dentro del área ante la mirada estupefacta de Aouate, que no pudo hacer nada mas que la estatua.  Cabe destacar el espectacular pase de Cristian Gómez desde el centro de la medular, que cruzó el campo de una banda a otra para dejar totalmente solo –y próximo al área- a la pantera indomable, Mubarak Wakaso, su zurda hizo el resto.

Verdú y Pina, maestros de ceremonias

El partido, propio de pretemporada, con muchos espacios y concesiones defensivas se equilibró tras el gol blanquiazul. Los hombres de peligro fueron Nsue por el lado mallorquín, y Wakaso por el catalán. Aunque los balones los nutrían los de siempre, Joan Verdú fue el maestro de ceremonias por parte de los pericos y Pina el que ponía los balones por la banda a los extremos bermellones. Ninguno de los dos equipos ponía en serios apuros la portería contraria, ambos se limitaron a acechar desde la distancia, pero sin materializar ocasión alguna. Ximo tuvo la mejor ocasión tras un desbarajuste defensivo donde el único que mantuvo el tipo fue Cristian Álvarez, que sacó el balón con el cuerpo. En el Espanyol, Verdú y Álvaro Vázquez tuvieron las suyas, pero el primero no acertó en el control cuando encaraba a Aouate y el segundo falló el remate al primer palo.

Hemed rompió la igualdad

Tras los primeros cuarenta y cinco minutos, la segunda parte empezó con claros síntomas de cansancio en las piernas de los futbolistas. La falta de rodaje fue evidente y mermó el ritmo del partido. En cuanto a juego, el choque decayó, y pese a que el Espanyol propuso un juego ordenado y con la combinación como medio de avance, el Mallorca explotó la velocidad de Pereira y la astucia de Hemed para acechar con algo más de peligro la portería perica. Prueba de ello fueron el remate de Nunes que envió al larguero tras un córner, o el disparo del propio Hemed, que se fue cerca de la meta de Cristian Álvarez.

El Mallorca puso algo más en la segunda parte

El Espanyol contestaba de vez en cuando con algún contraataque, pero tampoco arriesgó en exceso para llevarse los tres puntos, pues el empate ya le iba bien. Cuando parecía que el electrónico se iba a quedar en tablas, a cuatro minutos del final, Joao  Pereira se sacó un potente latigazo de su pierna derecha, que se estrelló en la cruceta de la portería de Cristian Álvarez. El rechace cayó a los pies del protagonista de la noche, Tomer Hemed, que no dudó en fusilar la portería de primeras haciendo que el guardameta blanquiazul le fuese imposible reaccionar. Con el Mallorca por delante, y a tres minutos del final, el Espanyol no supo responder y volvió a desperdiciar dos puntos en los últimos minutos, algo muy usual la temporada pasada, pero que no debe repetir en la presente si quiere conseguir algo más que la permanencia.

Deja vú blanquiazul

Deja vú blanquiazul que sonará a propios y extraños, pues no sólo se dejaron escapar tres puntos; el lugar y la forma en dónde y cómo se perdieron, es ya conocida por el aficionado perico. Pues de las 15 últimas visitas al estadio bermellón, el Espanyol solo ha puntuado en cuatro, logrando dos victorias y dos empates. La última vez que los pericos ganaron en Mallorca fue hace dos temporadas, con gol de Luís García (0-1), a diferencia de la campaña pasada, cuando los de Pochettino perecieron en la jornada inaugural (1-0). Pocas valoraciones se pueden hacer en el primer partido de la temporada, las sensaciones no son malas y sobre el campo se ha podido ver un equipo combinativo y que quiere jugar bien al fútbol. Pero si el Espanyol quiere aspirar a algo más que a la salvación, deberá mejorar y mucho.

Resumen del partido