El Levante remonta a un Espanyol bipolar en el último suspiro

Una de cal y otra de arena. Así podría resumirse el partido del Espanyol de esta tarde en el Ciutat de Valencia. A pesar de irse al descanso con una ventaja de dos goles, el conjunto de Pochettino se dejó empatar tras la reanudación en apenas dos minutos y, ya en el tiempo añadido y estando el Levante con un hombre menos, Raúl Rodríguez se marcó un gol en propia para poner el 3-2 definitivo en el electrónico e impedir que los ‘pericos’ puntuasen por primera vez esta temporada.

El Levante remonta a un Espanyol bipolar en el último suspiro
Levante
3 2
Espanyol
Levante: Munúa; Lell, Héctor Rodas, Ballesteros, Juanfran; Iborra, Diop (Michel, min. 46), Juanlu, Barkero, El Zhar (Rubén, min. 81); Gekas (Ángel, min. 81).
Espanyol: Cristian Álvarez; Javi López, R. Rodríguez, Forlín, Capdevila; V. Sánchez, Tejera (Moreno, min. 76); Wakaso (Simao, min. 51), Verdú (Stuani, min. 57), Rui Fonte; Longo.
MARCADOR: 0-1, min. 21, Longo; 0-2, min. 25, Tejera; 1-2, min. 55, Juanlu; 2-2, min. 56, Lell; 3-2, min. 93, Michel.
ÁRBITRO: Teixeira Vitienes (Colegio Cántabro). Amonestó a Diop, Munúa, Juanfran (Levante), Wakaso, Capdevila, Rui Fonte, Cristian Alvarez, Tejera y Víctor Sánchez (Espanyol). Expulsó a Iborra por doble amonestación (min. 82).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la tercera jornada de Liga BBVA, disputado en el 'Ciutat de Valencia' ante 12.873 espectadores. Primera victoria de la temporada del Levante.

“¡Algo ha cambiado, este equipo parece otro!”, deberían pensar los aficionados ‘pericos’ después de ver la primera parte de su equipo en el Ciutat de Valencia. Un Espanyol motivado, con ganas, buenas intenciones y puntería. Mucha puntería. Dos goles -golazos- del debutante Longo, delantero de 20 años cedido por el Inter, y de Tejera en el minuto 21 y 25 respectivamente parecían demostrar que el conjunto de Mauricio Pochettino se había puesto las pilas tras las dos desastrosas primeras jornadas y les encaminaba hacia la senda de la victoria.

El encuentro empezó con polémica. Teixeira Vitienes no señaló un claro penalti de Rodas sobre Rui Fonte nada más sonar el pitido inicial. Con todo, el Espanyol supo reponerse -y de qué manera- y, a pesar del duro juego de los ‘granotas’, pudo mostrar su mejor versión sobre el césped, inédita esta temporada. Con Verdú en la sala de máquinas, secundado por Tejera, el conjunto catalán dominaba la posesión y obligaba al Levante a recurrir al contragolpe para buscar sus oportunidades.

Inauguró el marcador Samuele Longo con un buen disparo desde dentro del área y amplió diferencias poco después Tejera, con un zurdazo desde la frontal imparable para Munúa. No contentos con ello, los jugadores blanquiazules lo siguieron intentando y a punto estuvo Rui Fonte de marcar el tercero con un taconazo que se fue al lateral de la red. Habría sido la guinda a una primera parte casi perfecta.

Sin embargo, el idílico cuento de hadas del Espanyol acabó convirtiéndose una auténtica pesadilla. Tras la reanudación, el Levante se bastó de dos minutos para poner la igualada en el electrónico. Si los goles ‘pericos’ fueron bonitos, el de Juanlu no se quedó corto. El jugador malagueño recibió un balón en la frontal y lo envió al fondo de la red por toda la escuadra.

El equipo de Pochettino no tuvo ni tiempo de reponerse. Un minuto más tarde, Christian Lell marcaría su primer tanto en la liga BBVA. Se internó y cayó en el área y, mientras pedía un penalti -inexistente-, el esférico le cayó rebotado, se levantó rápidamente y marcó a la media vuelta, ante la atónita mirada de los centrales del Espanyol que no se lo podrían creer. El Levante había empatado en el encuentro.

Aún así, no pareció importarle mucho al equipo catalán, que dio por bueno el punto en el Ciutat. Al menos eso se deducía de su actitud sobre el verde. Espesos y sin ideas. En nada se parecía al Espanyol de la primera parte. Con la baja de Verdú por problemas físicos y la sustitución de Tejera, estos problemas se acrecentaron aún más. No obstante, lo peor estaba por llegar.

Si bien la expulsión -clara- por segunda amarilla a Iborra en el minuto 81 parecía darle un respiro a los ‘pericos’, al final resultó no ser más que una ilusión. En el último suspiro del partido, un centro de Míchel rebotó en Raúl Rodríguez y el cuero acabó en el fondo de las mallas. El Espanyol, con un hombre más, se había dejado remontar el partido.

“Empezamos como nunca y acabamos como siempre”, pensarían los aficionados blanquiazules a la conclusión del encuentro. Desafortunadamente para ellos, ese “como siempre” implica la tercera derrota en tres partidos. Aunque la liga acaba de empezar, la situación del Espanyol empieza a ser ya bastante preocupante.