Sin Falcao también hay paraíso

Sin Falcao también hay paraíso

El Atlético de Madrid derrota a un Espanyol que atraviesa el peor arranque liguero de su historia, con un único punto de dieciocho posibles. Un solitario gol de Raúl García en la primera mitad sirvió para que los colchoneros se llevasen la victoria. El equipo ‘perico’ quemó todas sus naves en la segunda mitad pero, tras el pitido final, el único barco que se hundió fue el suyo. || Foto: VAVEL

Espanyol
0 1
Atlético de Madrid

Partido decisivo en Barcelona. El Atlético de Madrid aspiraba a alargar su buena racha y conseguir su primera victoria en Cornellà, un terreno escabroso para el equipo colchonero. El Espanyol, por su parte, soñaba con repetir la hazaña de la pasada campaña, cuando goleó por 4-2 al cuadro madrileño, y dejar atrás el peor arranque liguero de su historia.

Tras el silbato inicial, el ritmo fue frenético, vertiginoso. Como si de una partida de ajedrez se tratase, cada conjunto disponía de unos pocos segundos para realizar su jugada. Así, el balón se alternaba entre una y otra área, sin que ninguno de los dos lograse sobreponerse a su rival.

El partido se convertía en un juego psicológico en el que cualquier error podía ser fatal. Sin embargo, y cada vez más, las imprecisiones fueron decantándose hacia el equipo local.

El entrenador ‘perico’, Mauricio Pochettino, entraba y salía constantemente del banquillo; los nervios eran evidentes. Una nueva derrota podía suponer el final de su etapa al frente del cuadro blanquiazul. No estaba Falcao, lesionado, pero los visitantes tampoco parecían echar de menos al 'Tigre' colombiano.

Raúl García  adelanta al Atlético

Con el paso de los minutos, el Atlético iba haciéndose con el control, hasta que llegó lo que parecía cuestión de tiempo. Alcanzada la media hora de encuentro, la tensión en Cornellà llegó a su punto más álgido: Raúl García culminó una buena jugada colchonera y mandó el centro de Juanfran al fondo de la portería defendida por Cristian Álvarez.

La dinámica no hizo sino aumentar tras el gol. Arda Turán era un auténtico quebradero de cabeza para la zaga espanyolista, Filipe Luís se prolongaba como un incisivo puñal a lo largo de su banda izquierda y Diego Costa ganaba todos y cada uno de los balones aéreos. Por su parte, el Espanyol seguía perdido, sin rumbo ni motivación. Verdú, el cerebro del equipo, no conseguía aparecer, asfixiado por la buena presión atlética.

Intentó reaccionar el conjunto blanquiazul con un disparo alto de Cristian Gómez, pero fue un simple espejismo. De hecho, estuvo más cerca el segundo gol del Atlético que el empate. En el 35, el cambio de Rui Fonte en detrimento del propio Gómez solo sirvió para que el entrenador argentino recibiese, una vez más, los pitos de la grada.

Ruge Cornellà, despierta el Espanyol

Nada cambió antes del descanso, pero sí con el regreso de los jugadores del túnel de vestuarios. El Espanyol parecía haber encontrado la garra perdida en los últimos veinte minutos del primer tiempo.

En menos de diez minutos el cuadro blanquiazul dispuso de dos claras oportunidades para devolver las tablas al electrónico: primero con un disparo de Longo detenido por Courtois y, después, con un lanzamiento de Joan Verdú que se marchó fregando el palo derecho de la portería del guardameta belga.

Vistoso, alegre y peligroso, muy peligroso. Este era el Espanyol que había ahora sobre el césped. Tiago y Mario Suárez, notables en la primera mitad, eran incapaces de retener la posesión del esférico. El discurso de Pochettino había calado hondo. El Atlético se veía obligado a perder tiempo como método para intentar frenar la ofensiva de sus rivales.

Ofensiva final… sin éxito

El equipo ‘perico’ luchó cada balón hasta el último suspiro. Tanto Stuani, ingresado tras la reanudación sustituyendo a un desaparecido Simao, como Longo tuvieron el empate en su cabeza, pero sus remates se fueron desviados por muy poco. También pudo sentenciar el Atlético a la contra, pero el resultado ya no volvió a moverse.

El Espanyol quemó todas sus naves pero, con el pitido final, el único barco que se hundió fue el suyo. A pesar de la mejoría mostrada, fue incapaz de voltear el marcador. Ni tan solo de lograr un empate.

El conjunto de Pochettino está ante el peor arranque liguero de su historia: un punto de dieciocho posibles así lo certificaban. Los colchoneros, en cambio, siguen con su buen inicio y se mantienen segundos, invictos y a solo dos puntos del liderato.

Ficha técnica:
Espanyol: C. Álvarez; Javi López, R. Rodríguez, H. Moreno, V. Álvarez; V. Sánchez, Forlín (Tejera, min. 66); Simao (Stuani, min. 46), Verdú, C. Gómez (Rui Fonte, min. 35); Longo.
Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis; Mario Suárez, Tiago; Koke (Gabi, min. 54), Arda Turan (C. Rodríguez, min. 60); Raúl García; Diego Costa (adrián, min. 82).
MARCADOR: 0-1, min. 30, Raúl García.
ÁRBITRO: Iglesias Villanueva (Colegio Gallego).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la sexta jornada de la Liga BBVA, disputado en Cornellà-El Prat ante 21.888 espectadores.