RCD Espanyol

RCD Espanyol Noticias

El Espanyol y su montón de trapos sucios

El Espanyol y su montón de trapos sucios

Las declaraciones incendiarias de un ex directivo respecto a la mala gestión en el filial son sólo un nuevo capítulo dentro de una crisis institucional a muchos niveles dentro del Espanyol. En plena carrera electoral, parecen ser muchas las tareas por realizar en un club que no puede olvidar que en lo deportivo también está muy necesitado de cambios.

Desde la reducción de la Junta Directiva y la convocatoria de elecciones por parte de Ramón Condal, las noticias sobre el Espanyol han sido muchas y a cada cual más soprendente. Casi todas ellas acerca de los tejemanejes entre la directiva y los responsables del fútbol base, a pesar de que la situación deportiva del primer equipo es una de las más preocupantes de los últimos años.

El episodio que más ampollas ha levantado y que, al parecer, más consecuencias a nivel práctico puede conllevar, es la entrevista del ex directivo Genís Vera en las páginas del diario AS. En esta entrevista carga de forma dura y concisa contra el ya protagonista de todas las batallas en Sant Adrià, Germán de la Cruz, y también contra los responsables actuales del filial blanquiazul, Cristobal Casado y Jose Luís García. Sus palabras, por encima de todo, son preocupantes ya que destapan una gestión nefasta del fútbol base del Espanyol, pilar de su funcionamiento deportivo, pero que a su vez se traslada en la forma en cómo se ha trabajado en la directiva ‘perica’, lo que ha acabado con la dimisión del Consejo y en la convocatoria de nuevas elecciones.

Además de recibir SMS amenazantes según Vera, las palabras del ex directivo del filial pueden traer consecuencias como la destitución de José Luís García y quién sabe si también la del coordinador Cristobal Casado. Se hace responsable a estas personas de la mala gestión del Espanyol B este verano, donde buena parte de la plantilla fue destituida, no se ascendió a los mejores jugadores de un juvenil campeón de Copa y para el cual se han fichado 15 jugadores, que según Vera fueron gestionados por únicamente dos representantes mientras Casado defiende que fueron ocho. Actualmente se rumorea con que se vuelva a ofrecer la coordinación del filial a Óscar Perarnau y se intente hacer llevar al Espanyol B a buen puerto, ya que ocupa una tranquila posición en el grupo III de Segunda B y con una buena gestión el único problema a corto plazo será que ocho de los nuevos fichajes no podrán permanecer en el filial por los cambios en la normativa de cara a la próxima temporada.

Las elecciones parecen algo secundario

Entre tanto revuelo, el aficionado del Espanyol parece olvidar que en un mes los accionistas son llamados a elegir al nuevo presidente y su Junta Directiva. La situación del club es bastante delicada. Además de los problemas destapados, la situación deportiva no ha dejado margen a la anterior Junta que, haciendo caso a los gritos de ‘directiva dimisión’ de la grada, decidió presentar comicios. Actualmente, y mientras se espera algún movimiento por parte de la APMAE, quien agrupa a los pequeños y medianos accionistas, parece que la carrera electoral la disputarán Joan Collet y Sergio Oliveró.

Como Sociedad Anónima, la decisión sobre el futuro del club la tienen en sus manos los máximos accionistas, Daniel Sánchez Llibre y Ramón Condal. Ambos han declarado que escucharán las diferentes propuestas, aunque todo apunta a que la candidatura de Oliveró será de un perfil más continuista que la de Collet, el cual ha barajado la posibilidad de incluir miembros a su Junta que se han mostrado críticos con la gestión de Sánchez Llibre, como es el caso de Joan Golobart. Por su parte, Oliveró anunció reuniones con diferentes estamentos del club, desde directivos hasta pequeños accionistas, pasando por representantes de La Curva, símbolo de una masa social a la que costará de convencer si se desea llevar el barco del Espanyol, que actualmente parece a la deriva, y casi más en lo institucional que en lo deportivo. Que ya es decir.