El mundo aún no se acaba para el Espanyol

Último y penúltimo clasificado se daban cita esta fría noche de jueves en Cornellà-El Prat. Los ‘pericos’ recibían al Deportivo de la Coruña con la necesidad vital, para ambos, de conseguir los tres puntos. No obstante, solo uno podía salir vencedor y ese fue el cuadro de Javier Aguirre. En el primer tiempo, Simao adelantó a los suyos de cabeza y, ya en el 88’, Stuani cerró el partido. Así, el Espanyol sale del descenso, mientras que el conjunto de Oltra se hunde todavía más en el fondo de la tabla. || Foto: Liga BBVA

El mundo aún no se acaba para el Espanyol
Foto: Liga BBVA
Espanyol
2 0
Deportivo
Espanyol: Casilla; J. López, Colotto, H. Moreno, Capdevila; Víctor S (Raúl Baena, min. 46), Forlín; Simao, Verdú, Wakaso (Stuani, min.77); S. García.
Deportivo: Lux; M. Pablo, Marchena, Aythami, Evaldo; Álex (Santos, min.71), Aguilar; Pizzi, Gama, Salomao (Valerón, min.33), Riki (N.Oliveira, min.60).
MARCADOR: 1-0, min.30, Simao; 2-0, min.88, Stuani.
ÁRBITRO: Carlos Velasco Carballo (Colegiado Madrileño).
INCIDENCIAS: Partido correspondiente a la 17ª jornada de la Liga BBVA, disputado en Cornellà-El Prat.

Aunque más desarrollados, los seres humanos seguimos siendo animales. Los futbolistas, por mucho que algunos intenten divinizarlos, también. Y, como en todos los animales, el instinto más fuerte es el de supervivencia. En los futbolistas, también.

El partido de esta noche entre el Espanyol y el Deportivo era, en el fondo, un partido por la supervivencia. La supervivencia del más apto, que diría Darwin. Último y penúltimo. No valían excusas, tampoco empates. Solo podía ganar uno y ese fue, por más ímpetu y menos errores, el conjunto ‘perico’.

Una cabeza de oro

Desde el primer minuto esa voluntad de superioridad quedó patente sobre el césped. El cuadro de Aguirre, que todavía no conoce la derrota, intentaba hacerse con el dominio del encuentro. Los coruñeses, por su parte, buscaban salir al contragolpe aprovechando la velocidad de su línea de tres cuartos, formada por los portugueses Pizzi, Bruno Gama y Diogo Salomao.

El Espanyol golpeó primero. A los tres minutos, Sergio García hizo saltar de sus asientos a los cerca de cien aficionados deportivistas presentes en Cornellà-El Prat con un remate cruzado. El origen: una combinación entre el delantero del Bon Pastor y Joan Verdú. Fue justamente de la conexión entre estos dos exazulgranas de donde surgieron las mejores oportunidades ‘pericas’ del partido.

Hubo que esperar hasta el minuto 15 para ver la primera réplica deportivista. Una buena ocasión de Abel Aguilar, desbaratada in extremis por Kiko Casilla, de nuevo salvador en los (pocos) momentos clave. Un primer tiempo con ritmo y ocasiones, aunque plagado de errores.

Muchas oportunidades y pocos goles, al menos hasta el minuto 30. Entonces, Simao aprovechó un rechazo de puños deGermán Lux a la salida de un córner para cabecear el cuero por encima del guardameta y adelantar a los suyos. La estrategia volvía a ser clave para los locales.

Tuya y mía

Antes del descanso, ambos equipos quemaron sus mejores naves. El Deportivo tuvo el empate en las botas de Riki. Poco después, Sergio García pudo sentenciar el choque. Al final, ni uno ni otro consiguieron alterar el marcador en un final de primer tiempo “de infarto”.

Tras la reanudación, fueron los visitantes quienes llevaron la iniciativa, aunque sin mucho éxito. El cuadro de Oltra era previsible, fallón. Solo una buena ocasión para empatar, muy clara, de Nelson Oliveira a falta de cinco minutos para el final. El delantero portugués, que entró sustituyendo a un malherido Riki, se fue en velocidad de Capdevila y obligó a Casilla a intervenir de nuevo.

No se acaba el mundo

Ya en el 88’, cuando todo, o casi todo, el público daba por bueno el resultado, el ‘máscara’ Stuani redondeó la noche y marcó el segundo, de la tranquilidad. Con este resultado, el Espanyol sale del descenso. La fórmula Aguirre, de juego defensivo y estratégico, surte efecto: cuatro partidos, tres empates y, por fin, una victoria. No pudo decir lo mismo el Deportivo, que cosecha una nueva derrota que deja a Oltra en la cuerda floja y al equipo en una situación muy delicada.

Si la profecía maya se cumple y el mundo se acaba el 21 de diciembre, al menos los ‘pericos’ se despedirán fuera de los puestos de descenso. Como rezaba una pancarta en Cornellà: "Gracias Mediapro por dar al Espanyol antes de que se acabe el mundo".