Iniesta y Pedro, rachas opuestas

Tras el regreso del jugador albaceteño al once, el Barcelona no conoce la derrota, sumando siete victorias consecutivas entre Liga y Champions League. Por su parte, el delantero canario vive sus peores momentos desde que llegó al primer equipo y sólo ha anotado un gol en lo que va de temporada, hace ya seis meses.

Iniesta y Pedro, rachas opuestas
Iniesta y Pedro se abrazan durante un partido de Champions League

Siete victorias consecutivas han vuelto a situar al Barcelona al nivel de juego que tantos éxitos le ha reportado durante los últimos años. Siete triunfos que han permitido a los de Pep Guardiola clasificarse un año más para los cuartos de final de la Champions League y, pese a que algunos habían enterrado sus opciones, acercarse al Real Madrid en la lucha por el título liguero. Obviamente la mejoría de un equipo que siempre se ha sustentado en el juego colectivo no puede achacarse al regreso de un único jugador, pero tampoco es casualidad que la buena racha de resultados haya coincidido en el tiempo con la vuelta al once de Andrés Iniesta.

Durante el primer tramo liguero, los constantes problemas en el bíceps femoral de su pierna izquierda impidieron al manchego alcanzar su verdadero nivel de juego. Por suerte para él y para el equipo, el manchego regresó al once tras la derrota en Pamplona ante Osasuna y, desde entonces, tanto su nivel como el del Barcelona han crecido notablemente. De hecho, cuentan sus partidos por victorias. Valencia, Atlético de Madrid, Racing de Santander, Sporting de Gijón, Sevilla y Bayer Leverkusen en dos ocasiones. Víctimas de todos los tipos y maneras. De la zona alta y de la zona baja. Como local y como visitante. En Liga y en Europa.

Aunque otros hombres como Messi han acaparado todas las portadas, lo cierto es que la máquina barcelonista vuelve a funcionar gracias, en gran parte, a la aportación de una de sus piezas clave, el extraordinario futbolista de Fuentealbilla.

El preocupante bajón de Pedro

Pero no todos los miembros de la plantilla azulgrana pasan por un buen momento. El dulce regreso de Iniesta contrasta con la escasa aportación de otro jugador que en años anteriores fue de mucha utilidad para Pep Guardiola. Pedro Rodríguez no pasa por su mejor momento y, aunque aprovechando la buena dinámica del equipo va recuperando poco a poco la confianza en sí mismo, lo cierto es que su peso en el equipo ha caído desplomado durante los últimos meses.

La llegada de Alexis Sánchez, sus problemas físicos y, sobre todo, su falta de acierto de cara a la portería contraria han hecho que Pedro haya quedado relegado a un segundo plano en los partidos importantes disputados hasta ahora por los barcelonistas. Por si esto fuera poco, Vicente del Bosque ha prescindido del canario en los últimos compromisos de La Roja.

Pero lo cierto es que los números hablan por sí solos. Hasta el momento, Pedro acumula un total de 949 minutos en Liga en los que sólo ha anotado un gol. Precisamente mañana, 21 de marzo, se cumple medio año desde su único tanto esta temporada, anotado en Mestalla en un partido que finalizó con empate a dos. Desde entonces, sólo ha visto puerta en Champions League, cuatro veces, y en Copa del Rey, dos.

En la máxima competición continental, dos de sus goles fueron anotados también en el mes de septiembre, ante el Milán y el Bate Borisov, y los dos restantes en diciembre, también ante el equipo bielorruso, con el Barcelona ya clasificado para octavos. Y en el torneo copero, el primero de sus goles llegó en el 9-0 ante el Hospitalet mientras que el segundo sí que fue trascendental, en el 2-2 contra el Real Madrid en la vuelta de cuartos de final.

Pobres datos que contrastan con las cifras de las dos temporadas anteriores en las que Pedro Rodríguez fue uno de los máximos realizadores del equipo azulgrana. En la 2009-2010, el delantero nacido en Santa Cruz de Tenerife anotó un total de 24 goles, marcando en todas las competiciones disputadas por su equipo. En lo que se refiere a la Liga, su cifra anotadora fue de 12 tantos en 2112 minutos de juego. Además, el gran nivel exhibido le permitió formar parte del combinado nacional que se proclamó campeón del mundo en Sudáfrica.

Por su parte, durante la temporada pasada su acierto realizador fue prácticamente idéntico, terminando con 23 goles, trece de ellos en Liga donde acumuló 2149 minutos sobre el césped. Y, lo que es más importante, fue vital en los momentos clave de la temporada. Goles como el que inauguró el marcador en la final de la Champions o el que anotó en la vuelta de semifinales ante el Real Madrid sirvieron para su consagración definitiva.

Malos momentos para el canario que tiene tres meses por delante para recuperar el tiempo perdido y volver a convertirse en uno de los jugadores más queridos por la grada del Camp Nou. Y, de paso, para estar presente en la lista de 23 hombres que defenderán a nuestro país en la próxima Eurocopa.