El Barcelona se impone al Manchester United en la tanda de penaltis

El partido acabó con cero a cero tras los noventa minutos reglamentarios y se decidió en una tanda de 3 penaltis por equipo. Nani estrelló el primero en el larguero y Pinto detuvo el segundo a Young para dar la victoria al conjunto azulgrana tras los aciertos de Xavi y Piqué.

El Barcelona se impone al Manchester United en la tanda de penaltis
Barcelona
0
0
Manchester United
Barcelona : Valdés (Pinto, min. 45), Alves (Montoya, min. 66), Puyol (Piqué, min. 45), Mascherano (Bartra, min. 66), Adriano (Jordi Alba, min. 66), Busquets (Ilie, min. 66), Sergi Roberto (Cesc, min. 45), Iniesta (Xavi, min. 45), Tello (Pedro, min. 45), Alexis Sánchez (Rafinha, min. 45) y Leo Messi (Afellay, min. 45)
Manchester United: De Gea, Evra, Ferdinand (Wootton, min. 82), Vidic (Carrick, min. 45), Valencia, Anderson (Powell, min. 78), Scholes, A.Young, Nani, Welbeck (Berbatov, min. 66) y Rooney (Kagawa, min. 45).
MARCADOR: En la tanda de penaltis. Nani y Ashley Young fallaron en el Manchester United y Xavi y Piqué anotaron en el Barcelona.
ÁRBITRO: Jonas Eriksson (SUE). Amonestó con tarjeta amarilla a Scholes (min. 31) y a Nani (min. 69) en el Manchester United y a Sergio Busquets (min. 69) en el Barcelona.
INCIDENCIAS: Ullevi Stadium - Göteborg. Cuarto partido de pretemporada del FC Barcelona.

Partido poco vistoso en Göteborg entre el FC Barcelona y el Manchester United, con cero a cero en el marcador durante los noventa minutos reglamentarios y sentenciado en la tanda de penaltis, en una suerte en la que el equipo catalán volvió a salir victorioso por segunda vez esta pretemporada.

Tito Vilanova no arriesgó con los recién recuperados Andreu Fontàs y David Villa, que no pisaron el césped ni un solo minuto, algo que si hizo Jordi Alba por primera vez con los colores azul y grana, aunque lo hizo saliendo desde el banquillo en la segunda mitad.

El once azulgrana estaba formado por nueve jugadores del primer equipo y tan solo dos del filial. En la portería Víctor Valdés volvió a salir de titular, en defensa Alves y Adriano en los laterales y Mascherano y Puyol como ejes de la defensa. Busquets jugó de mediocentro, aunque permutaba en ocasiones su posición con Iniesta o Sergi Roberto, que le acompañaban en la medular. En la delantera, Leo Messi volvió a ser la referencia ofensiva por el centro, flanqueado a ambos lados por Alexis Sánchez y Cristian Tello.

El equipo dirigido por Alex Ferguson cedió la iniciativa desde el principio a su rival. Cada vez que la posesión de balón tenía color azulgrana, era solo Wayne Rooney el que quedaba en terreno culé y sus compañeros esperaban el ataque del Barcelona en su campo, dificultando los acercamientos hacia la portería de De Gea presionando siempre con más de un jugador al poseedor del esférico e incluso con un férreo marcaje individual de Rio Ferdinand a Messi, persiguiéndole hasta el centro del campo y obligándole en breves ocasiones a escorarse a una banda.

Iniesta y Leo Messi llevaron el peligro en la primera mitad

En los primeros instantes de partido, Andrés Iniesta evidenció que es el único que aún guarda algo de chispa en sus botas entre sus compañeros internacionales. El manchego hizo daño a la defensa inglesa buscando combinar con Leo Messi o con Alexis Sánchez, pese a que esas acciones no inquietasen con peligro la meta de David De Gea.

Tímidamente se aproximaba el equipo inglés a las inmediaciones de Víctor Valdés, aunque ni Rooney con un cabezazo desviado, ni Nani con un disparo desde la frontal, consiguieron afinar su puntería entre los tres palos.

La ocasión más clara por parte azulgrana llegó en una combinación entre los dos jugadores con más intención en ataque, Messi elaboró una de sus habituales paredes casi imposibles y a velocidad de vértigo, para combinar con Iniesta y lanzar un disparo cruzado con la zurda que obligó a De Gea a emplearse a fondo para evitar el gol con la punta de sus dedos.

Cuando ya parecía que el encuentro no iba a deparar nada más destacable hasta el descanso, justo antes llegó un tímido, ingenuo e innecesario penalti de Tello. El sabadellense bajó hasta su propia área para defender cuando Nani tenía el esférico en su poder y como suele ocurrir en estos casos, su entrada a ras de suelo acabó con el portugués besando la hierba y con el colegiado sueco señalando el punto fatídico. Pero Víctor Valdés adivinó las intenciones de Wayne Rooney y detuvo su lanzamiento para mantener el cero a cero en la primera mitad.

Segundo tiempo con la misma tónica y tanda de tres penaltis

La segunda mitad transcurrió de la misma forma, un Barcelona con bastantes cambios teniendo la posesión de balón y buscando la portería rival, frente a un Manchester United con pocas novedades, resistiendo las tímidas embestidas azulgranas y generando algo más de peligro en ataque con la entrada del japonés Shinji Kagawa.

Precisamente fue el japonés el que estuvo a punto de inaugurar el marcador, al recibir en la frontal una dejada de Welbeck para poner en apuros a Pinto con un disparo ajustado al palo con la zurda, pero el gaditano se estiró abajo y consiguió sacarlo a córner. Un error del guardameta suplente del conjunto azulgrana en la salida de balón, estuvo a punto de costarle caro tras entregarle el balón a Nani y después de que el portugués se plantase en el área tras hacer una pared con Kagawa, pero afortunadamente para Pinto, un recién entrado Marc Bartra solventó con frialdad la acción estorbando lo justo a Nani para que no pudiese chutar a portería.

Los hombres de Vilanova también tuvieron varias ocasiones en el segundo tiempo. Alexis Sánchez tuvo la suya tras una pared con Alves en el contragolpe, pero su disparo centrado lo sacó un atento De Gea con los pies. Poco después, un centro del chileno desde la derecha encontró la cabeza de Pedro, que con un difícil remate puso en apuros al portero español del Manchester, que tuvo que emplearse a fondo para desviar a córner.

El encuentro se decidió finalmente en una tanda de tres penaltis por equipo. Nani erró el primero lanzando al larguero y Ashley Young se encontró con los guantes de Pinto en el segundo, lo que permitió que con los aciertos de Xavi y Piqué, el FC Barcelona saliese vencedor de nuevo en su cuarto partido de pretemporada, en la que Vilanova no conoce aún la derrota.