El Barcelona cierra la pretemporada con una victoria en Rumanía

El equipo de Vilanova cierra la pretemporada con su quinta victoria en cinco partidos venciendo al Dinamo de Bucarest con un gol tempranero de Messi y un tanto espectacular de Afellay en el descuento. David Villa volvió a los terrenos de juego y disputó casi veinte minutos en la segunda mitad al igual que Fontàs.

El Barcelona cierra la pretemporada con una victoria en Rumanía
D.Bucarest
0
2
FC Barcelona
D.Bucarest: Naumovski, Nica (Galchev, min. 85), Grigore (Scutaru, min. 85), Koulibaly (Luchin, min. 67), Munteanu, Mansali, Ba, Matei (Rus, min. 67), Curtean (Axente, min. 56) y Tucudean.
FC Barcelona: Valdés, Alves (Montoya, min. 45), Piqué (Mascherano, min. 45), Bartra (Fontàs, min. 63), Jordi Alba (Adriano, min. 45), Busquets (Sergi Roberto, min. 45 - Villa, min. 72), Xavi (Ilie, min. 63), Cesc (Iniesta, min. 45), Alexis Sánchez (Afellay, min. 45), Pedro (Tello, min. 63) y Messi (Rafinha, min. 77).
MARCADOR: 0-1, min. 4, Leo Messi. 0-2, min. 92, Afellay.
ÁRBITRO: Adrian Viorel Cojocaru (RUM). Amonestó con tarjeta amarilla a Ba (min. 74) en el Dinamo de Bucarest.
INCIDENCIAS: Stadionul Dinamo. Quinto y último partido de pretemporada del FC Barcelona contra el Dinamo de Bucarest.

El FC Barcelona cerró su pretemporada con su quinta victoria en cinco partidos y lo hizo en Rumanía ante el Dinamo de Bucarest, en un partido con un ritmo bastante lento y aburrido que en ocasiones fue un monólogo de posesión azulgrana.

Con la baja de última hora de Carles Puyol, que no pudo recuperarse a tiempo de la sobrecarga que sufre en el muslo izquierdo desde que jugó ante el Manchester United, Tito Vilanova apostó por Marc Bartra y Gerard Piqué como ejes de su defensa de cuatro, protegiendo la meta de Valdés y acompañados en los laterales por Dani Alves y Jordi Alba, que debutaba así en un once inicial con su nuevo equipo. Busquets jugó en el mediocentro acompañado por Xavi y Cesc Fàbregas y en el ataque, Pedro, Alexis Sánchez y Leo Messi en punta.

Desde el inicio el equipo catalán mareaba a su rival moviendo el balón de lado a lado del terreno de juego. Ningún jugador azulgrana mantenía el cuero en su pies más de diez segundos, ayudados por las constantes ayudas y la movilidad de todos sus compañeros.

Casi sin querer llegó el primer tanto del encuentro. Alexis Sánchez haciendo como siempre alarde de su brega sobre el césped, recuperó un balón en la frontal aprovechando la indecisión de Munteanu y la cedió a Messi, el argentino controló, la orientó hacia su pierna buena y lanzó un disparo cruzado y raso que pasó entre las piernas de Grigore y besó las redes de la meta defendida por Naumovski.

El tanto azulgrana propició que el encuentro se convirtiera casi en un monólogo del equipo catalán, un rondo en todo el terreno de juego que no conseguía detener el conjunto local, aunque esa superioridad no se traducía en peligro sobre la portería del Dinamo, ya que en ataque faltaban ideas y algo más de físico, que a estas alturas de pretemporada todavía se está buscando.

Messi y Alexis Sánchez fueron los delanteros azulgranas que con mayor peligro merodeaban la portería de Naumovski, pero tan solo un disparo del argentino que el portero consiguió desviar a córner, acabó encontrando los tres palos de la meta rumana.

Menos trabajo aún tuvo Víctor Valdés, ya que solo Tucudean buscó el disparo en una acción individual, pero la presión de Bartra hizo que su chut saliese desviado.

Algo más de protagonismo del equipo rumano en la segunda mitad

Ya en el segundo tiempo, los rumanos intentaron hacerse con el balón para buscar la portería rival con algo más de acierto o con más frecuencia que en la primera mitad. Precisamente fue el Dinamo el que tuvo las primeras ocasiones tras la reanudación y la mejor llegó en un saque de esquina. Munteanu lo botó desde la izquierda y Tucudean ganó la partida a tres defensas azulgranas para rematar de cabeza sobre la portería de Valdés, que estuvo atento y consiguió desviar el esférico de nuevo a córner.

La entrada de Andrés Iniesta en el descanso dio un toque de frescura al ataque azulgrana y de sus botas llegaban las ocasiones de peligro. El manchego estuvo cerca de aumentar la renta de su equipo tras recibir un pase de Messi en la frontal e intentar batir a Naumovski de vaselina, pero su intento acabó sobrepasando la portería rumana por encima del larguero. En otra ocasión lo intentó con un disparo en el área al primer palo que se estrelló con el lateral de la red y lo hizo tras una pared con David Villa, que jugó sus primeros minutos de la pretemporada en Bucarest para volver así a pisar los terrenos de juego desde que se lesionase en diciembre en el Mundial de Clubes.

Cuando el partido estaba ya en su recta final y con dos minutos de descuento casi cumplidos, llegó el segundo gol del partido. Javier Mascherano comandaba la salida de balón azulgrana desde el centro del campo cuando avistó el desmarque de Ibrahim Afellay, el argentino lanzó un gran envío por encima de la defensa y Afellay controló el balón y aprovechando el bote, lo picó sobre Naumovski para cerrar el partido con un golazo.

Foto: Pere Puntí - MD