De updates y ciertos peajes del riesgo

De updates y ciertos peajes del riesgo
De updates y ciertos peajes del riesgo

El sabor añejo de los clásicos no varía por mucho que el efecto de la repetición los banalice. Cambia el elenco, los potenciales, las trayectorias. Lo que no desaparece es la rivalidad entre dos perfiles antagónicos, dos formas de entender este deporte cuyo proceso evolutivo les ha llevado a convertirse en paradigmas estilísticos del fútbol moderno.

Updates

Mourinho en Septiembre de 2010. El Barça es un producto acabado, lo que se llama un update. Tú tienes una aplicación en tu ordenador y metes un update. Lo que viene a ser una actualización. Resulta casi grotesco analizar a estas alturas las diferencias o matices que pueda tener el Barça que dirige Tito Vilanova respecto a las versiones que fue editando su amigo y homólogo Guardiola. Por eso hablemos en hipótesis, sin juzgar la causalidad de las posibles diferencias, sean estas premeditadas o consecuencia del desarrollo de los partidos.

1.) Verticalidad. Se habla mucho de ello. Hay quien dice que el Barça de Tito es más vertical que el de Pep o, siendo más exactos, más vertical que la última versión del Barça de Pep.
En realidad, la verticalidad siempre ha tenido un lugar vital y privilegiado en el patrón de juego azulgrana. Parafraseando al maestro Perarnau, lo horizontal sólo tiene sentido “si es el preludio de la verticalidad”. Esta es el final, el colofón del proceso, lo que puede variar es la forma de llegar a ella.

En los dos primeros partidos oficiales del año (Real Sociedad en Liga y Real Madrid en la ida de la Supercopa) se ha visto un Barcelona que minimiza en cierta forma los preliminares. Cierto que en la primera parte ante los blancos la retórica amaneró un tanto su juego, pero en cuanto pudo cambiar el ritmo lo hizo.

También se podía pensar, tras el debut de los catalanes en Liga, que esa sensación era debido a la permisividad de Montanier, al regalo en forma de espacios con que los donostiarras agasajaron a los culés. Creo que con el Real Madrid no cabe duda de que regalos, los justos (Valdés aparte).

2.) Lifting al terreno de juego. Siempre estirado. Cambian los nombres, no tanto las funciones. Si un día son Tello y Pedro, ellos se encargan de ensanchar (desdoblamientos del lateral de turno aparte). Si en otra ocasión es Alexis quien entra, el rol varía sólo en matices, los que aporte el perfil del futbolista. Pero la banda es innegociable.

3.) Pressing arriba y corremos. El repliegue de este equipo es más alto que el que venían ejerciendo la temporada pasada. Los espacios concedidos mayores, lo que se traduce en un mayor riesgo.

Tampoco hay miedo a correr. En ese sentido veo cierto paralelismo entre Tito y Bielsa. Guardiola era más obseso del control, de minimizar las pérdidas hasta el extremo, de estar perfectamente posicionados para la fase defensiva.
Esta novedad conlleva mayor desgaste físico.

Tampoco hay miedo a correr. En ese sentido veo cierto paralelismo entre Tito y Bielsa

4.) Espontaneidad. El corsé es menor. Más uno contra uno; atraer para, o bien intentar el desborde, o bien buscar al compañero una vez movido el peón rival. Iniesta y Messi en su salsa, haciendo valer su pacto con la gravedad.

5.) Piqué 2.0. Vaya recurso. Ver a Piqué subiendo el balón, imperial, hasta el mismo balcón del área es una imagen fiel de la propuesta blaugrana. Aparentemente caótico pero perfectamente preparado. Una locura maravillosa.

Peajes asumibles

Siempre se ha dicho que ser portero en el Barça es complicado. Además de la presión propia del puesto en un equipo de máximo nivel, el cancerbero azulgrana tiene que estar disponible como apoyo en la salida de balón.
Piqué, Mascherano, Puyol, buscan habitualmente al portero para descongestionar la primera fase creativa y atraer al rival más adelantado.
Esto conlleva el riesgo de que ocurra algo como lo de ayer. Una acción errática, una mala ejecución, un tropiezo suelen tener un fatal desenlace. Pero es asumible.
Es de justicia reconocer la gran labor de Valdés y ser conscientes de que cualquier otro portero en su situación se vería expuesto a los mismos peligros. Se llame como se llame.

La vuelta

Si es por juego, por sensaciones, veo al Barça por encima. Pero el Madrid es el campeón del K.O.
Pepe volverá al once, el pressing blanco será más crudo y los espacios se minimizarán. El guión del partido no creo que varíe en demasía. Apretura de dientes, soltar a los galgos a la mínima ocasión por parte de unos. Circulación rápida, asociación y control por parte de otros.
Un nuevo examen para el update de Tito e interés por descubrir las modificaciones que pueda aportar Mourinho. Y una vez más, ríos de tinta sobre la hegemonía o los cambios de ciclo.