El Barcelona sobrevive remontando en el Reyno

El equipo de Tito Vilanova no brilló y durante gran parte del partido no supo confrontar el sólido planteamiento de Osasuna. Mendilibar volvió a poner en apuros a los azulgranas que empataron gracias a un destello de Messi y sólo pudieron ganar tras la expulsión de Puñal.

El Barcelona sobrevive remontando en el Reyno
Osasuna
1
2
Barcelona
Osasuna: NDRÉS, BERTRÁN, ARRIBAS, FLAÑO; DAMIÁ, PUÑAL; LOÉ, CEJUDO (LOLO, M.79), SISI (TIMOR, M.78); LLORENTE (NINO, M.68).
Barcelona: VALDÉS; ALVES, PUYOL, PIQUÉ, ALBA; BUSQUETS, FÁBREGAS (PEDRO, M.63), INIESTA (XAVI, M. 70), ALEXIS; MESSI, TELLO (VILLA, M.75).
MARCADOR: 1-0, M.16: LLORENTE; 1-1, M. 75: MESSI; 1-2, M. 80: MESSI
ÁRBITRO: MUÑIZ FERNÁNDEZ (ASTURIANO), MOSTRÓ TARJETA AMARILLA A SISI, LOLO, LAMAH, LOE, FLAÑO Y DAMIA (OSASUNA) ASÍ COMO A PIQUÉ, PUYOL Y BUSQUETS (BARCELONA). EXPULSÓ POR ROJA DIRECTA A PUÑAL Y A TITO VILANOVA
INCIDENCIAS: PARTIDO DE LA SEGUNDA JORNADA DE LIGA CELEBRADO EN EL REYNO DE NAVARRA ANTE 15.691 ESPECTADORES

Llegaba advertido el FC Barcelona al Reyno de Navarra recordando errores pasados que hace sólo unos meses le costaron cualquier posibilidad de pelear el título liguero. Habían insistido los jugadores y especialmente Tito Vilanova a lo largo de las semanas sobre las dificultades siempre presentes en sus visitas a Pamplona así como en la especial habilidad de su técnico Mendilibar para encontrar las debilidades azulgranas.

Aún así, el equipo culé pasó ochenta minutos atrapado en las redes navarras que tan inteligentemente volvió a disponer su entrenador sobre el terreno de juego.

Si algún día, dentro de unos meses, Vilanova levanta su primer trofeo de campeón de Liga, volverán a su memoria, a buen seguro, los tres puntos cosechados hoy.

Salió Osasuna a morder con tanta ambición que en apenas medio minuto Valdés ya se había visto obligado a olvidar el fallo del clásico y a volver a vestirse el traje de salvador con su parada al potente disparo de Cejudo.

El FC Barcelona trataba de estirarse con la profundidad que partía de las botas de Iniesta hacia Tello o Alexis pero la presión navarra era axfisiante y por momentos los Piqué y compañía se vieron en verdaderas dificultades para sacar el balón.

Fue justo en fútbol con el despliegue físico de Osasuna que encontró el gol en el minuto 17 tras un centro pasado de Lamah que Jordi Alba no cierra correctamente y que termina con un acrobático remate del goleador Llorente en el segundo palo. El delantero, fiel a su binomio perfecto con Mendilibar recordó a los barcelonistas los viejos fantasmas del pasado.

El único peligro del Barça en esos minutos llegaba con las internadas de Alexis y Tello que buscaban el emparejamiento con los laterales como recurso individual ante la falta de engranaje del mecanismo combinativo, mérito sin duda de la presión de Osasuna y del trabajo físico de Puñal y Cejudo.

Avanzaba la primera parte y a pesar del empuje de los atacantes del Barça el dos a cero se saboreó en las gradas del antiguo Sadar cuando su equipo dispuso de una doble oportunidad a la media hora de juego que primero Valdés y luego Piqué acertaron a resolver.

El resto de la primera parte fue el peligro de Messi en dos jugadas individuales y la insistencia de Iniesta y Tello que no terminaron de encontrar situaciones claras de gol.

En la reanudación los jugadores azulgranas quisieron zanjar cualquier duda sobre su ambición y Osasuna, sin perder la cara al partido en ningún momento dio un paso atrás guardando sus armas al contragolpe buscado a través de la presión constante. Fruto de esa presión la circulación de balón del FC Barcelona se ralentizaba ayudada por el poco protagonismo de Fábregas y los escasos espacios que dejaban los navarros.

Se dio cuenta de ello Tito que movió el banquillo para poner en escena a Pedro. Lo sorprendente del cambió es que sentaba al desaparecido Cesc y cambiaba la idea original para situar a Alexis en punta, al propio Pedro y a Tello en las bandas y retrasaba a Leo Messi para buscar la asociación de talentos con Iniesta.

Ni con esas mejoró el juego del Barça que seguía permitiendo además con numerosas pérdidas de balón la salida explosiva de Osasuna que tuvo varias oportunidades para sentenciar el choque, especialmente a través de Nino sólo ante Valdés estrellaba el balón en la cepa del poste en el minuto setenta.

Xavi entró sustituyendo a Iniesta y para cuando Villa hizo lo propio con Tello el árbitro ya había enseñado en camino de los vestuarios a un Tito Vilanova que pagó su inexperiencia por una protesta que quizá no debió cobrarse tal precio.

Messi al rescate

Una peligrosa contra llevada por Pedro dio origen al gol del empate del FC Barcelona en el minuto setenta y cinco. Cuando el extremo canario parecía haberse entretenido demasiado consiguió combinar con Alexis que con un toque sutil habilitó en el área a Leo Messi para que el argentino no faltase a su cita con el gol. La jugada, que partió de un choque fortuito entre el colegiado y Puñal, y en la que se protestó la polémica posición de Alexis, terminó con el mediocentro de Osasuna expulsado tras las protestas al árbitro.

A partir de ahí el partido cayó del lado del FC Barcelona que cinco minutos después confirmaba la remontada en una subida del recién fichado Jordi Alba que tras levantar la cabeza colocó un centro raso sobre la segunda línea que Messi de nuevo aprovechó para terminar de hundir las esperanzas navarras.

El equipo azulgrana, más espeso y lento de lo habitual, sin brillantez y con algo de fortuna salvaba así su sufrida visita a un campo maldito con tres puntos que parecen sumar más con mal arranque del Real Madrid pero que no demuestran la escasa distancia que les separó hoy del encomiable equipo de Mendilibar.