Cesc o no Cesc

Cesc o no Cesc

Cesc Fàbregas no pasa por su mejor momento futbolístico y habría que analizar los motivos, exclusivamente deportivos, que podrían estar impidiendo que vuelva a ser el jugador letal que pudimos ver en su llegada a Barcelona. Variaciones en el esquema de juego para favorecer su fútbol o su adaptación a la posición de interior, se antojan como posibles soluciones.

Cesc Fàbregas desembarcó de nuevo en Barcelona la temporada pasada procedente del Arsenal y sus impresionantes cifras goleadores al inicio del curso y su buen entendimiento especialmente con Messi, hacían presagiar que su fichaje iba a ser más que rentable para su club. Sin embargo, el de Arenys de Mar no anotó ningún gol en la segunda vuelta de la Liga y su último tanto azulgrana fue en febrero de este mismo año, en un partido de Copa del Rey frente al Valencia.

Los goles dejaron de llegar y las sensaciones de Cesc y de la afición empezaron a cambiar, pasando de la euforia y la ilusión, a la desidia y la desilusión por ver que el gran fichaje azulgrana, empezaba a diluirse y a alejarse cada vez más del nivel mostrado anteriormente.

Analizando los tantos anotados por el ex jugador del Arsenal la temporada pasada, descubrimos ciertos matices que podrían aclarar un poco esta situación y el motivo por el cual su juego ahora mismo no es el deseado.

Barcelona 2 - 0 Oporto: Supercopa de Europa

Fàbregas hace el segundo gol azulgrana pese a jugar poco más de diez minutos en el último tramo de partido. Alternó durante ese tiempo la posición de interior con la de extremo derecha.

Su gol llegó tras un pase de Messi por encima de la defensa para que Cesc llegando desde atrás, controlase el balón y batiese a Helton.

Barcelona 5 - 0 Villarreal: jornada 2

El Barcelona juega con un 3-4-3 en el que Cesc se coloca en la línea de cuatro centrocampistas actuando por el centro, pero intercambiando posiciones con Messi, que baja a recibir dejando que el catalán se coloque como delantero centro.

Como ocurrió en la acción del gol, donde recibió una asistencia del argentino como jugador más adelantado para regatear a Diego López y hacer el segundo de su equipo.

Real Sociedad 2 – 2 Barcelona: jornada 3

Ante la ausencia de Messi, Fàbregas juega de inicio escorado a la banda izquierda aunque con movilidad para intercambiar posiciones con Alexis y Pedro y para irse hacia el centro.

El gol llega con una asistencia de Xavi a espaldas de la defensa para la llegada de Cesc, que juega en primera instancia con Pedro, pero el canario no consigue batir a Bravo y es el propio Fàbregas el que remata la jugada.

Barcelona 8 - 0 Osasuna: jornada 4

El Barcelona jugó este partido con un 3-4-3 con Messi y Cesc Fàbregas alternando posiciones por el centro del ataque, uno de nueve y otro de mediapunta, con Alves entrando por la derecha y Villa por la banda izquierda.

El tanto llegó tras una pared con Messi que definió bien Cesc de primeras con la zurda ante Andrés Fernández.

Valencia 2 - 2 Barcelona: jornada 5

Otro partido que el equipo de Guardiola comenzó usando un 3-4-3, aunque en la segunda mitad optó por volver al clásico 4-3-3 con Cesc actuando en ataque por la banda izquierda.

Desde allí llegó el gol cuando recibió un balón de Messi a espaldas de la defensa para fusilar a Guaita.

Viktoria Plzen 0 - 4 Barcelona: Champions League

El Barcelona salió en esta ocasión con un 4-3-3 con Fàbregas de interior, aunque en la segunda mitad en algunos momentos cambió su posición con Messi y también llegó a jugar de extremo izquierda.

Un centro de Cuenca desde la banda derecha, sirvió para que Cesc anotase con un remate de cabeza.

Athletic 2 - 2 Barcelona: jornada 12

El 3-4-3 fue la disposición elegida por Guardiola para jugar en San Mamés, con Cesc intercambiando posición por el medio con Leo Messi y dejando libre la banda derecha para Alves.

Su tanto llegó tras un centro de Abidal desde la izquierda para que el centrocampista azulgrana rematase de cabeza en el punto de penalti como hombre más adelantado.

Barcelona 5 - 0 Levante: jornada 15

Otro partido con 3-4-3 con Cesc con mayor libertad para llegar al área y a posiciones de peligro.

El de Arenys de Mar anotó los dos primeros goles. Primero batiendo a Munúa con un tiro colocado desde la frontal tras recibir un pase de tacón de Iniesta y el segundo rematando de cabeza en el área una falta botada por Xavi.

Real Madrid 1 - 3 Barcelona: jornada 16

De nuevo el Barcelona sale con 3-4-3 con Fàbregas libre para acercarse al área y con Messi y Alexis por delante.

Su gol llegó con un remate de cabeza en el segundo palo ganándole la partida a Coentrao, aprovechando así el centro de Dani Alves desde la banda derecha.

Barcelona 4 - 0 Osasuna: octavos Copa del Rey

Otro partido jugando con tres defensas, esta vez en Copa del Rey y con Cesc como delantero centro ante la ausencia de Messi en el primer tiempo.

Anota dos goles a pase de Xavi, uno de primeras en el área con un tiro raso y otro de vaselina.

Espanyol 1 - 1 Barcelona: jornada 18

En esta ocasión, el equipo azulgrana salió con una disposición de 4-3-3 con Fàbregas acompañando en la delantera a Alexis y a Messi e intercambiando posiciones.

El gol llegó con un centro de Alves desde la banda derecha que remató Fàbregas de cabeza en la frontal.

Barcelona 2 - 0 Valencia: semifinales Copa del Rey

Con un 4-3-3, Cesc se situó en el centro del campo junto a Thiago y Xavi, aunque en la mayoría de ocasiones como jugador más adelantado de los tres.

Su gol llegó estando en posición de nueve y con una vaselina sobre Diego Alves tras recibir un pase largo de Leo Messi.

Favorecido por el 3-4-3 y sobre todo por jugar cerca del área

Con estos datos, se evidencia que el juego de Cesc Fàbregas y sobre todo sus registros anotadores, se ven favorecidos cuando el de Arenys juega cerca del área rival y donde puede asociarse con Messi, que es el jugador que más asistencias de gol le ha dado.

Se entiende a la perfección con MessiLa temporada pasada en ciertos momentos, tras las ausencias de Xavi o Iniesta por problemas físicos, Guardiola usó a Cesc de interior en el 4-3-3 habitual, de la misma forma que lo hace ahora Tito Vilanova. En esa posición debe apoyar más en labores defensivas y no tiene tanta libertad para llegar a las inmediaciones del área rival, eso unido a que de momento no ha asimilado los automatismos que conlleva jugar en esa posición en el esquema azulgrana, hacen que su aportación muchas veces no sea la deseada o al menos, no sea determinante.

Teniendo en cuenta también que de catorce goles anotados, cinco han sido de cabeza, es otro detalle a tener en cuenta para situarle cerca del área, ya que el equipo azulgrana en muchos partidos necesita de un jugador que vaya bien por alto y Cesc con una altura de casi 1,80 podría ser una amenaza para el rival en el juego aéreo.

Formaciones que podrían favorecer su juego

Teniendo en cuenta todo esto, hay ciertas disposiciones tácticas que podrían ayudarle a desarrollar mejor su juego, todas basadas en cierta medida en opciones ya usadas por el Barcelona en algún momento.

4-3-3: Cesc como delantero y Messi como interior

La primera de estas variantes consiste en colocar a Cesc Fàbregas como delantero centro, acompañado en las bandas por Alexis, Pedro o Villa. Leo Messi se colocaría como interior junto a Xavi o Iniesta, aunque sería el jugador con mayor libertad en el centro del campo para llegar a las inmediaciones del área y combinar con Cesc.

Esta posición del argentino, requeriría una mayor ayuda defensiva de los extremos en ciertos momentos del partido y del jugador que actúe como mediocentro, sea Busquets o Alex Song, ya que Messi no tiene tanto recorrido o disciplina defensiva como podrían tener Xavi o Iniesta.

  

4-3-3: Xavi e Iniesta de interiores, Cesc de delantero centro y Messi en banda derecha

En este esquema, Xavi e Iniesta ocuparían su posición natural y Cesc podría actuar de nueve, flanqueado por las bandas por Pedro, Villa o Alexis por la izquierda y por Messi en la derecha.

El argentino tendría libertad de movimientos para irse hacia el centro y combinar con Cesc, dejando también un pasillo por su banda para las subidas de Alves. También podría intercambiar su posición con Fàbregas en ciertos momentos del partido.

  

4-3-3: dos mediocentros y Cesc de mediapunta por detrás de los tres delanteros

Aquí variaría la posición de los tres jugadores del centro del campo. Se optaría por jugar con dos mediocentros y con Cesc como centrocampista más adelantado y con libertad para llegar a conectar con los tres delanteros, pudiendo intercambiar su posición con Messi.

Como mediocentros podrían jugar Busquets o Song acompañados de Xavi, Iniesta o Thiago. Si se quiere buscar una mayor contención, Busquets y Song podrían jugar juntos, pero alguno de los dos tendría que ayudar más en la transición de balón entre la defensa y el ataque. Los laterales también tendrían bastante protagonismo.

  

3-4-3: defensa de tres y libertad en ataque para Cesc

Con este esquema, se opta por jugar con tres defensas, una línea de cuatro en el centro del campo y tres delanteros, que podrían jugar con la formación que aparece en la imagen, con dos jugadores más adelantados y otro haciendo las labores de mediapunta y conectando el centro del campo con el ataque.

Cesc y Messi podrían actuar tanto como jugadores más adelantados, acompañados por Alexis, Pedro o Villa, como de mediapunta. En la línea de cuatro en el centro del campo, Xavi podría formar por el centro con Busquets, dejando la banda derecha para Alves y la izquierda para Iniesta o para Jordi Alba o Tello, si se busca una mayor profundidad o un jugador que llegue a la línea de fondo para buscar un centro al área. En la defensa de tres, Mascherano, Puyol y Piqué podrían ser los elegidos.

 

Adaptar el jugador a una posición o las posiciones para un jugador

En conclusión, podríamos decir que para volver a ver al mejor Cesc hay dos posibles vías. Una en la que el jugador consiga adaptarse a los automatismos que requiere jugar como interior para dar descanso a Iniesta o Xavi en ciertos momentos de la temporada u otra en la que el esquema del Barcelona pueda sufrir ciertas variaciones, sin ser demasiado arriesgadas o drásticas, para que el de Arenys de Mar se sienta más cómodo.

De cualquier forma, Fàbregas es un jugador con un gran potencial y un futbolista que posee una mejor finalización de cara al gol que Xavi o Iniesta, además de aportar también cosas positivas en el juego aéreo. Por lo tanto, colocarlo en una posición cercana al área y rodearlo de buenos aliados como Messi, Xavi o Iniesta, pueden ser la solución que Cesc está esperando.