Otra cita con la historia 20 años después

El Fútbol Club Barcelona disputará este próximo domingo su cuarta final del Mundialito de Clubes 20 años después de su primera vez. Por el camino el Sao Paulo, el Internacional de Porto Alegre y el Estudiantes forman parte de la historia del equipo azulgrana en esta competición.

Otra cita con la historia 20 años después
El Barça posando con su primer título de Campeón del Mundo de Clubes en 2009

Era el 13 de diciembre de 1992, el Barça de Cruyff, el Dream Team tenía ante sí un nuevo reto, el de conquistar su primera Copa Intercontinental. Aquel equipo que cambió la dinámica del fútbol a inicio de los noventa venía de conquistar su primera Copa de Europa con aquel golazo de Koeman de falta directa y ahora tocaba cerrar el círculo en Japón ante el Sao Paulo. Los Guardiola, Baquero, Laudrup, Stoichkvov y compañía estaban empezando a cambiar el destino del fútbol europeo, estaban colocando las primeras piedras de un edificio que dejó a punto de caramelo Rijkaard años más tarde y cuyo final está construyendo Guardiola.

Sin embargo, aquella fecha sería otro mazazo para una afición azulgrana convencida de la invulnerabilidad de aquel fantástico Dream Team. El Sao Paulo, dirigido magistralmente por un estelar Raí se iba imponer en la final al Barça de Cruyff. El brasileño hizo los dos goles de su equipo para tumbar al gigante azulgrana por dos a uno. Stoichkov abrió el marcador con un soberbio gol al poco de iniciarse la contienda pero Raí se encargó de aguar la fiesta al Barça con sus dos goles, uno de ellos al borde del minuto 80. Un palo inesperado para el Barcelona que añoraba su primera copa Intercontinental, recientemente llamado Mundialito de Clubes. Pero la grandeza de aquel gran Barcelona le hizo recomponerse de la derrota para conquistar su tercera liga consecutiva, aunque peor suerte corrió ese mismo año en Europa.

Mucho tiempo pasó hasta volver a ver al Barça en una de estas. Pasaron los años y el equipo no era capaz de encontrar un bloque que le devolviera a la gloria. Mientras tanto su gran rival, el Real Madrid, acumulaba Ligas de Campeones y Copas Intercotinentales. No fueron años fáciles para el barcelonismo, pero todo estaba a punto de cambiar...Aparecieron Rijkaard, Eto'o y Ronaldinho y el corazón del fútbol dio un vuelco. El juego del Barça empezó a enamorar al mundo y tras una exitosa temporada en 2005/06 el equipo de Rijkaard sería campeón de Europa en París tras derrotar al Arsenal del mejor Henry en la gran final. Una segunda oportunidad a la vista. Y una segunda oportunidad perdida. El proyecto de Rijkaard se vio resquebrajado esta vez por un Internacional de Porto Alegre que explotó todas las carencias de un Barça desmotivado y con la falta de hambre de antaño. Deco, Ronaldiho y compañía pagaron la soberbia del favorito y perdieron por uno a cero una final que debieron ganar. Este golpe sería de los dolorosos. El Barça de Rijkaard no levantaría ningún otro título.

Pero llegó Guardiola y todo cambió. El Barça dio el paso adelante definitivo para convertirse en la principal referencia en el mundo del fútbol. Su inovidable 2009 forma parte de la leyenda del deporte. El equipo dirigido por Pep Guardiola en el banquillo y Lionel Messi en el campo iba a realizar una de las mayores proezas conocidas en el fútbol hasta la fecha. Y sí, iba a redondear su año en la final del Mundialito de Clubes, el 19 de diciembre de 2009. Fue Messi con el pecho, con el escudo, con el corazón de todo el barcelonismo el que dio la victoria al Barcelona frente a Estudiantes. Un gol que pasó a la historia del equipo por ser el que dio este primer título para el club. Antes de eso, Estudiantes marcó primero y rozó la gloria final pero Pedro empató el partido en el minuto 88. La suerte del campeón. La historia acababa de cambiar definitivamente.

Este domingo, casi 20 años después de aquella fatídica final ante el Sao Paulo, el Fútbol Club Barcelona disputará su cuarta final del Mundialito de Clubes ante el Santos brasileño del joven Neymar. Otra oportunidad para seguir cambiando la historia.