El reset de Villa

Hace justo dos semanas el asturiano se rompió la tibia en el partido de semifinales del Mundial de Clubs. Ahora es el momento de encontrarle la parte positiva a la lesión que le mantendrá alejado de los terrenos de juego entre 4 y 5 meses.

El reset de Villa
Villa es retirado del campo después de lesionarse.

Hoy hace justo dos semanas que Villa se rompió la tibia. Ahora, en frío, toca analizar las consecuencias de la lesión. Y es que como todo en la vida, esta lesión también puede tener su parte positiva. La parte mala ya la sabemos: Villa se perderá 4 o 5 meses de competición con su club, el Barça, y peligra su disputa de la Eurocopa.

¿Y la buena cuál es? Que Villa tiene todo este tiempo para reinventarse y volver con más ganas y confianza que nunca. Aunque el asturiano ha hecho un trabajo impecable tácticamente y se ha dejado la piel en el Barça de Guardiola, le ha faltado frescura, rapidez en los movimientos, precisión en los pases, rematar a portería con decisión. Desde fuera, da la sensación que el “Guaje” ha perdido un poco de confianza en sí mismo.

Dejando los números de lado (el papel que tiene que hacer en el Barça es diferente al que tenía que hacer en el Valencia o el que hace en la selección), Villa ha dejado de ser ese delantero depredador que se comía el mundo. Aunque en el Barça haya sido muy importante, especialmente tácticamente, el asturiano ha perdido el plus que lo diferenciaba. En el Camp Nou no se ha visto la frescura del Villa que dio un Mundial a España con sus goles o que levantó Mestalla una tarde tras otra.

El delantero asturiano necesitaba un reset. Volverse a encontrar consigo mismo. Reinventarse. Este descanso le vendrá perfecto para conseguirlo. Más con la de críticas hacia él (muchas de ellas injustas) que tenía que aguantar últimamente. Todas las lesiones son malas. Pero hay que saber encontrarles la parte positiva.